lunes, julio 06, 2009

Reseña: Viernes 13 parte 8 (1989)

Continuando con nuestra disección de la saga de Viernes 13, llegamos a Viernes 13 parte 8: Jason toma Manhattan (1989), realizada en el ocaso de la década de los ochenta y destruyendo en gran medida todas las bondades de las cintas anteriores. Se trata de una película en la que se hace evidente que el camino seguido por sus creadores ya no daba para más, y únicamente el regreso de Kane Hodder como Jason se alza como el solitario acierto de la que probablemente sea la peor y más desganada de las entregas de esta prolífica franquicia de terror.

Quizás para soplar nueva vida a una máquina taquillera que se notaba algo cansada tras siete películas, los responsables de Viernes 13 parte 8 decidieron tomar un camino distinto en esta ocasión. Ya habíamos comentado anteriormente que estas últimas entregas de la Paramount partían de "situaciones" a menudo disparatadas para ambientar las matanzas del asesino de la máscara de hockey, y esta es la prueba perfecta de ello al intentar responder la pregunta de qué haría Jason fuera del ambiente de Crystal Lake y desatando su furia en la gran ciudad de Nueva York. Sin embargo, por motivos de presupuesto (y muy a pesar del engañoso título), la Gran Manzana sólo aparece en la última media hora de la película, mientras todo el resto transcurre a bordo de un crucero lleno de jóvenes graduandos que pasarán a engrosar la voluminosa lista de víctimas de nuestro carnicero favorito.

El guión es probablemente uno de los más desastrosos que la saga ha tenido, comenzando por el sorprendentemente escaso número de jóvenes que componen un crucero en el que supuestamente participa toda una clase. Encima, los estereotipos de las víctimas no están muy bien definidos, algo que se agrava teniendo en cuenta que la mayoría de ellos la palma muy rápidamente. Además, esta octava entrega pierde terreno frente a las anteriores al ofrecernos muy pocos momentos de erotismo juvenil y unas muertes timoratas, muy poco imaginativas y bastante aburridas. Como contraste a esto el Jason de Kane Hodder parece distinto: si bien posee todos los manierismos físicos que Kane había conseguido en la séptima entrega de la saga, este Jason se comporta de forma más inteligente, y parece en cierta medida disfrutar con el miedo de sus víctimas. De todas formas este es un detalle anecdótico en medio de un sinfín de despropósitos; los actores en ningún momento parecen estar metidos en la película (la mayoría de ellos simplemente sueltan los diálogos sin ganas), la protagonista tiene continuamente visiones que no tienen una aparente razón de ser o explicación, y Jason parece tener una inusitada capacidad para teletransportarse (esto no es ninguna exageración, lo digo en su sentido más literal: ¡en verdad se teletransporta!).

Ya comentábamos arriba que la última media hora de la película es la única que transcurre en Nueva York, pero incluso esto está realizado de forma bastante pobre y simplemente se limita a una persecución a lo largo de las calles que culmina en el metro y el alcantarillado. Sumemos a eso un final surrealista, una subtrama romántica increíblemente forzada y un desarrollo que va en continuo piloto automático y tenemos sin duda una de las peores entregas de Viernes 13, tras la cual los derechos de explotación de Jason pasarían a las manos de New Line Cinema para una nueva etapa.

Como nota curiosa, y ya para terminar, tenemos dos detalles; el primero es la presencia de la actriz hawaiana Kelly Hu (ni por asomo tan guapa como la veríamos después), que participa aquí en su primera película. El segundo detalle a destacar es que el cocinero que Jason arroja contra un espejo en el último acto de la cinta es el stuntman Ken Kirzinger, quien años más tarde interpretaría a Jason cuando este se enfrentara a Freddy Krueger.



Nota: aparte de la actuación de Kane, lo único que sí puedo rescatar es la canción "The Darkest Side of the Night", de Metropolis, que abre y cierra la película. Muy buena.

9 comentarios:

Sir Laguna dijo...

La peor de la saga? incluso peor que la parte 5?

Tengo que vermela, la tengo en fila para vermela desde hace un buen rato y nunca lo hago.

Hombre Lobo dijo...

Es terrible incluso para los estándares más bajos. La verdad es que hay que ser MUY fan de Viernes 13 (pero a un nivel casi religioso) para encontrar algo positivo que decir de esta película. Al final, creo que lo único que se puede decir es que "es Jason", siempre y cuando dicha frase se acompañe de una subida de hombros.

Jaime Grijalba dijo...

es peor que la parte 9!!!
bueno, no es decir mucho, yo la parte 9 la encontré buena por lo menos a nivele técnicos. lo único malo es ese librito que sale y ese guante del final.

Hombre Lobo dijo...

No se trata, de todas formas, de hacer un ranking acerca de cual es la peor, sino de las virtudes/defectos de esta película en particular. Llevaba años sin verla y juro que no la recordaba tan terrible, tan contenida a nivel de violencia y tan desganada a nivel de desarrollo. Insisto: hay que ser muy forofo de la saga para defenderla. Y lo de Jason teletransportándose es MUY fuerte.

MonoRojo dijo...

Completamente de acuerdo contigo con lo de la teletransportacion, aunque suene comico no se entiendo como Jason caminando de esa forma tan pausada puede aparecer en un instante frente a la victima que lo ha visto a una distancia considerable...

Esta en mi lista de las peores de la saga, como siempre digo me quedo con las 4 primeras

GUSTAVO dijo...

La vi el año pasado luego de verla hace años, y la verdad es que me resulto malisima.Lo que mas me defraudo es el poco tiempo que esta en Manhattan, y basicamente se mueve por los suburbios.
Saludos.

http://cinemaparadisouy.blogspot.com

Sam_Loomis dijo...

Coincido contigo. Soy fan de la serie de Viernes 13 pero... ésta es la peor. Todo se puede resumir viendo la escena donde Jason persigue a Kellu Hu por todo el maldito crucero con una secuencia larguísima para al final... asfixiarla apretándole el cuello!!!!!

Malditas muertes sin gore, y aburridas. El filme más mediocre de la serie.

¡Saludos!

Kain Hellraiser dijo...

Lo único bueno de esta película es la muerte del negro boxeador!

zombidromo dijo...

Jajaja muy gracioso como decian: la caida del boxeador contra JAson, y la escena donde JAson patea la grabadora de los punks, para que luego les muestre su rostro descompuesto y estos corran.... jajaja