miércoles, julio 22, 2009

Reseña: The Unborn (2009)

Llegando tarde a los predios de esta página, The Unborn (2009), conocida en España como La semilla del Mal (título que ha sido puesto a por lo menos una decena de películas en los últimos años) es el cuarto largometraje dirigido por David S. Goyer, un eficaz artífice que ha demostrado tener grandes ideas como guionista, pero que por algún motivo no parece tener tanta suerte cada vez que se coloca en la silla del director. Su último esfuerzo hasta la fecha es un efectista relato sobrenatural de posesiones demoníacas que desde el momento de su estreno se granjeó un sinfín de malas críticas. No pude verla en su momento y he tenido que esperar su salida en formato doméstico para comprobar si, efectivamente, era tan terrible como se comentaba, y la respuesta es un contudente sí, incluso peor.

Lo más lamentable de todo es que sus primeros minutos prometen algo bueno (ya el hecho de que comenzara de una vez, sin créditos, llamó mi atención) pero al poco rato ya se empieza a notar que esta película pasó por las manos de un grueso comité decidido a elaborar una "rentable" historia de terror a base de un copiar/pegar de otras cintas. Asimismo el argumento no es nada nuevo, por más que la gente saque a relucir aquello del Dybbuk (espíritu maligno del folklore judío). En el fondo, tanto este elemento como la subtrama de Auschwitz son completamente secundarios, ya que esta es, en todos los sentidos, una historia de posesiones diabólicas de toda la vida (sorpresa: el nombrar los fenómenos en hebreo no la convierte en algo original).

Lo que no es para nada secundario es la presencia de la joven actriz Odette Yustman, la guapísima damisela en peligro de Cloverfield (2008), y que aquí tiene el protagonismo absoluto. Su incorporación delata a The Unborn como un mero vehículo de lucimiento (nunca mejor dicho) para los atributos físicos de la chica, explotada de principio a fin por el ojo de la cámara. Por desgracia ni siquiera ella logra distraer nuestra atención de la montaña de lugares comunes que se nos echan encima, desde la aparición de niños chungos (ese pozo hace tiempo seco para el cine de terror) hasta el descubrimiento de un secreto del pasado que tiene que ver con las apariciones sobrenaturales del presente, aparte de la mejor-amiga-negra que por supuesto no tendrá un buen destino. En fin, nada que no hayamos visto cientos de veces, incluso esa calculadísima y trillada fotografía azul-tirando-a-negro diseñada entre otras cosas para resaltar la blancura de las braguitas de la protagonista.

Mención aparte merece el clímax de la película, ocupado por un exorcismo "multi-clerical" que, sinceramente, da pena, no sólo por lo abiertamente risible de todo el asunto sino por el choque que representa ver aquí a Gary Oldman, cuya inexplicable presencia en esta película sólo puede deberse a graves problemas financieros o a algunas fotos comprometedoras en propiedad de Platinum Dunes, porque de otra manera no lo entiendo. Al principio uno cree, al verlo, que la película dentro de todo no puede estar tan mal, pero no: Gary Oldman se pasa la mayor parte de su participación (que por cierto es muy marginal) tomándose su papel a cachondeo sin creerse una sola de las rocambolescas escenas en las que aparece, especialmente durante ese desastroso tramo final en el que la película alcanza una confusión que sólo se puede calificar de demencial, sin decidirse entre una historia de posesiones diabólicas con gratuitas exposiciones de ocultismo judaico (ninguno de ellos pertinente para la trama, en realidad, y sólo incluídos como vulgar explotación de exotismo cultural) o un cuento de espíritus maléficos con fuertes ecos del japoterror.

Atención además a esa revelación final en el epílogo, que no sólo es completamente absurda sino que encima se contradice con todo lo que ha venido ocurriendo en la película desde el primer fotograma. Y ese es sólo el punto final de una cinta caótica y llena de contradicciones por todas partes, un producto teledirigido en el que ninguno de sus participantes se cree nada de lo que ocurre. Vamos, lamentable.

8 comentarios:

Lucksaw dijo...

LA verdad es que es sumamenta lamentable viniendo de Goyer, que parece maldito una vez se sienta en la butaca del director. Y con esto ya queda fuera de su carrera directorial...

Algunos aspectos son rescatables, pero son los menos que lo más y eso es lo que tira por la borda todo.

¿Acaso soy la única persona que rescata ese final que NO me esperaba y cerró con al menos un poquito de dignidad esta trama rocambolesca?

Hombre Lobo dijo...

Lucksaw: por supuesto que el final no te lo esperabas, ya que no tiene ningún sentido dado el orden de los acontecimientos de la película.

Para mí eso ya fue simplemente el último y mayor de los despropósitos.

GUSTAVO dijo...

La pelicula es lamentable, y lo peor de todo es que el comienzo le da a uno un poco de esperanza...
Saludos!

http://www.cinemaparadisouy.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Que pelicula ch....quisiera usar todo el vocabulario de malas palabras. Comenzé riendome con el perrito. Pero es una pérdida de tiempo ¿Es que acaso va tan rápido esta peli que uno no asimila casi nada?
Si fuera hombre la vería solo por la chica. Y al ser mujer y no interesarme el film, me fije en su chaqueta de cuero que esta espectacular. Eso significa que perdi la concentración de la peli al ser tan pero tan mala, ya que en esos detalles bobos no suelo fijarme.

Carrieta White

Sr. Delmónico dijo...

Vamos, que fue demasiado ese 1.5, en realidad era un .5. No te limites a encontrar algo que resaltar cuando la película es apestosa, como en este caso. Saludos

Ximena Cuenca dijo...

jajaja, okey, ni me atreveré a considerarla siquiera para bajar!

Ya desde el trailer anuncia que es la "transformers" del horror.

Anónimo dijo...

malita malita..aunque en este caso yo sí la vi en el cine y pienso que , si lo que quieres ver es una pelicula de 'terror' en el cine y no andamos muy exigentes..aun así es pésima, pero bueno! algo me mantuvo entretenido, la cosa va rapidísima que hasta cierto punto puede resultar algo aceptable debido a que no hay mucho que contar,los efectos me parecieron innecesarios asi como muchas escenas, ya lo de los niños chungos es muy subjetivo si te gusta o no, a mi no me molesta,claro este tampoco sería un buen ejemplo de uno que me guste.

R y Mc dijo...

Pude ver en tus ojos la absoluta indignación que te causó esta película. Pasando totalmente de ella, naturalmente. Dios... cuánto dinero MAL invertido.

R.