sábado, julio 04, 2009

Reseña: Suicide Circle (2002)

Suicide Circle (2002) abre con una escena inmejorable: de repente, en medio del bullicio de la vida cotidiana, cincuenta colegialas se arrojan alegremente a las vías de una concurrida estación de metro de Tokio, causando el pánico entre los transeúntes e iniciando a la vez una ola de suicidios en masa que afecta a todo el país. Dicha primera escena sería por si sola suficiente motivo para hacer de esta una de las películas más conocidas de la reciente inundación japonesa de cine de género, pero en realidad hay más. De hecho, si hubiera que enmarcarla dentro de algún contexto, podemos decir que la película forma una dupla perfecta con Battle Royale (2001), en el sentido de que ambas ofrecen una visión sociológica del Japón actual hecha a través del mundo de los jóvenes, si bien hay que reconocer que la anteriormente citada película de Kinji Fukasaku resulta mucho más accesible para el público gracias a su ambientación pseudo-futurista y su argumento más centrado en la acción, cosas que Suicide Circle ciertamente no tiene.

A decir verdad, y siendo cosa rara en este tipo de producciones, la trama de investigación de la película (en la que la policía investiga la posibilidad de un "culto de suicidas" debido a la presencia de un misterioso rollo hecho con trozos de la piel de las víctimas) no es el centro del argumento sino otro más de sus múltiples puntos de vista, que incluyen además una joven cercana a uno de los suicidas y un grupo de ciberactivistas con preferencia por las teorías conspiratorias, además de algunos elementos típicos de los thrillers detectivescos como pueden ser los falsos culpables, todo esto aderezado con los ocasionales números musicales de un grupo juvenil que interrumpe la acción de la película con sus edulcoradas canciones de J-pop.

Es precisamente la presencia de este grupo (que actúa más que como simple lei-motiv de la película) lo que nos da la clave de aquello que el director Sion Sono intenta explicarnos: la mirada crítica a una sociedad adormecida por la frivolidad (expresada principalmente a través de la pseudo-cultura de rápido consumo) y que sucumbe rápidamente a una moda en la cual la propia vida deja de tener valor (si no te matas no molas), algo que explica la actitud despreocupada e irreflexiva con que los jóvenes de la cinta acaban con sus vidas. Todo esto, sin embargo, está expuesto en una narrativa poco convencional, en la que las escenas de "impacto" como aquella del inicio no abundan. De hecho, la trama se hace en ocasiones confusa, dando vueltas en elementos argumentales que no llevan a ninguna parte (principalmente porque, como ya decíamos arriba, la resolución del misterio no es su principal objetivo) y varios puntos que no se aclaran y quedan suspendidos en un final bastanta ambiguo.

Por todo esto, Suicide Circle es una película que encuentro difícil de recomendar abiertamente, aunque no tengo duda de que sea muy buena e interesante más por el tema que trata que por su ejecución, tan confusa que a veces no sabes exactamente cual es el auténtico tono de la cinta. Esto, paradójicamente, es una de sus mayores fortalezas, y es precisamente su ambigüedad formal la que le ayuda a evitar lo que hubiese sido el camino fácil: la explotación gore-festiva de jovencitas en uniforme escolar. Espectadores más analíticos y acostumbrados a una narrativa más precisa pueden, eso sí, encontrar algo de frustración en su poco esclarecedor final. Para estos existe, sin embargo, una secuela (que no he visto) del mismo director llamada Noriko's Dinner Table (2005), la cual supuestamente aclara varios de los misterios de esta película. No estoy muy seguro de que esto sea algo positivo ya que para mí la cinta está bien tal y como es y no necesita de mayores explicaciones, pero aparentemente ya está por estrenarse la tercera. Porque ya se sabe que ahora todo viene en trilogías.

9 comentarios:

kuroi yume dijo...

es una película que se cierra a un análisis convencional, sí. yo aún sigo recibiendo anónimos que se atreven a reseñarla en los comentarios... que no le pase nada.

Hombre Lobo dijo...

Evidentemente, de hecho esta reseña la he tenido dando vueltas en la cabeza por mucho tiempo y no hallaba la forma de comenzarla.

Y he leído su reseña. Por lo visto, para usted "Suicide Circle" es lo mismo que para mí la saga de "Underworld".

Sir Laguna dijo...

Como ya bien saben (y si no, lo suponen) es una de mis peliculas favoritas... y mis intentos de analizarla han sido muchos y poco fructiferos.

Mi reseña es esta: http://cinedehorror2.blogspot.com/2008/10/jisatsu-circle.html

Y el analisis que creo que mejor me ha salido (y que se aleja un poco de tu interpretacion) es el siguiente http://cinedehorror.blogspot.com/2007/07/lagunas-choice-1-suicide-club.html.

Con respecto a "Noriko's Dinner Table", ya la vi y no me gusto. Es aun mas densa (aunque de contenido mas social) y no responde nada... es mas, lo complica todo aun mas! (y en realidad, tiene poco que ver con la trama de Suicide Circle salvo pocas referencias). La "tercera parte" al menos espiritualmente, es "Strange Circus" que es muy buena y brutal... en mi humilde opinion.

Hombre Lobo dijo...

Sir Laguna, acabo de leer sus comentarios y la verdad es que son interesantes. Si es que lo mejor que tiene esta película son las múltiples lecturas que puede ofrecer. Dicho esto, mi único reparo es que (por lo menos yo) no he visto esa tristeza de la que habla. De hecho, incluso diría que esta no es realmente una película sobre el suicidio, ni tampoco sobre la soledad o el aislamiento (pienso que esos temas están mejor tratados en cintas como "Pulse" o "Dark Water"), sino sobre la frivolidad.

Digo eso sobre todo porque, recientemente, volví a ver las secuencias de los suicidios, y no veo tristeza, sino todo lo contrario: las muertes de los jóvenes en estas películas son "alegres", y lo son de forma sincera. Lo interesante de los suicidios aquí no me parecen los suicidios en sí mismos, sino el hecho de que se vean como una moda: los jóvenes se matan porque, si no lo hacen, no molan, y allí está el auténtico horror de lo que nos cuentan.

Por eso también la película tiene ese tono tan extraño que ni es horror ni es comedia. Pero claro, esto es sólo una interpretación. Imagino que la cinta tendrá muchas otras.

Un gran saludo.

Alexander dijo...

Por lo que leo aquí, definitivamente tengo que ver esa película.

R3sTl3sS.Dr3aM dijo...

yo en algun momento lei un manga llamado jisatsu circle hmmm... no sabia que existia en pelicula me tedre que conseguir esta pelicula por que el manga me gusto mucho.

Eso si no se si el manga es posterior o anterior a la pelicula,
pero por si alguien quiere leer el manga aqui puenden lerlo esta completo.
http://submanga.com/Jisatsu_Circle/1/8436

Saludos me gusta mucho este blog

Hombre Lobo dijo...

Tengo entendido que el manga es posterior, y que de hecho se hizo debido al éxito de la película en su país de origen. No lo había leído, así que le echaré un vistazo.

David P. "Davicine" dijo...

Conocía la película pero no el manga que por aquí se comenta... tendré que buscarlo...

un saludo, y genial crítica

Ximena Cuenca dijo...

Gracias a este post conocí la película y la primera escena sin duda es brutal.

Coincido con la crítica que realizas del filme, es muy acertada. También leí el manga y me pareció bueno, aunque la historia difiere de la película (y sí, se realizó después del filme).

Sin duda, Japón tiene una de las tasas de suicidio más altas del mundo y este película es producto de eso. No podría decir que el tema se toma con ligereza y más bien apuesta a una crítica dura.

Sobre el final, creo que es muy atinado que esté tan abierto pues bien a bien, en Japón la gente se está matando por razones que los sociólogos aún no logran desenmarañar bien a bien. El hecho que la banda pop haga canciones respecto a hechos violentos que pronto se olvidarán en el imaginario colectivo, demuestra mucho la sociedad actual de lo efímero, lo superficial.

Muy buena recomendación, la disfruté mucho aunque me haya dejado un sabor amargo.

Saludos