jueves, septiembre 17, 2009

Reseña: Ju-on: The Curse (2000)

Todo el que pasa por aquí conoce ampliamente mi parcialidad hacia la saga The Grudge, del japonés Takashi Shimizu. Sin embargo, y a pesar de que considero la primera entrega cinematográfica una de las mejores películas de terror orientales que nos han llegado, no fue sino hasta mucho después que pude ver los dos telefilmes originales que le dieron vida, aquellos en los que la historia de Toshio y su madre Kayako vio la luz por primera vez. El que nos ocupa hoy es el primero de esos telefilmes, estrenado hace ya casi una década y titulado Ju-on: The Curse (2000). A pesar de la popularidad de la saga, esta película no es fácil de localizar en Occidente (a menos no de forma oficial), y es una lástima porque este es uno de los productos televisivos que más me han impresionado en cuanto al género de terror, con todo y sus evidentes limitaciones, o quizás gracias a ellas.

La historia empieza de la misma forma que ya conocemos: un hombre asesina a su esposa y a su pequeño hijo y, poco después, los fantasmas de estos comienzan a acosar a todo aquel que ponga pie en la casa donde tuvieron su triste fin. La residencia en cuestión es la misma que en las otras películas, y el esquema es similar también, con la cinta dividida en segmentos narrados en desorden cronológico. El argumento, sin embargo, no es el mismo que en la cinta del 2003, en el sentido de que esta vez son otras las víctimas y otro el conflicto, que va intercambiándose entre el maestro de escuela de Toshio y una familia que se muda a la casa varios años más tarde. La trama con el maestro es muy importante porque ayuda a explicar el origen del crimen que dio inicio a la maldición. Dicho argumento está ausente en la película japonesa del 2003, pero sí sería reciclado hasta cierto punto en el personaje de Bill Pullman del remake americano del 2004.

El resto es bastante similar en cuanto a estilo, y resulta impresionante lo que logra Shimizu teniendo en cuenta los limitados recursos técnicos de la película. Incluso la mayoría de las escenas ocurren de día, algo diametralmente opuesto a lo que ocurre en las entregas cinematográficas. Muy a menudo vemos muertes surrealistas que ciertamente no son tan impactantes como las de sus contrapartes en cine, pero que ya contienen el germen de la saga en cuanto a la idea de que el fantasma puede venir de cualquier parte. El suspense creado por cada escena está muy logrado, y puede que esto sea una apreciación subjetiva, pero la película consigue su objetivo emocional de meter miedo incluso con cosas tan sencillas como planos de lugares solitarios o un aprovechamiento de los silencios francamente envidiable. La cinta incluso se permite un momento gore bastante desagradable que, por cierto, también fue incluído en el remake americano, pero que en esta resulta mucho más impactante.

De hecho, mi única queja hacia la película es de orden narrativo. Ya habíamos contado más arriba que la historia está narrada en desorden cronológico, pero Shimizu comete el error (en mi opinión al menos) de tomar el segmento más impactante (aquel que cierra el argumento enlazando con los orígenes de la maldición) y no colocarlo al final, optando más bien por seguir con un nuevo segmento a manera de epílogo destinado a dar continuidad a la obra a través de una posible segunda parte. El resultado es un anticlímax considerable que resta efectividad al conjunto. En todo lo demás, Ju-on: The Curse es una gran película, quizás no tan poderosa como su remake cinematográfico, pero sí mucho más contundente que la mayoría de los trabajos hechos para televisión. Para fieles seguidores de la saga resulta indispensable.

8 comentarios:

Capitán Spaulding dijo...

Creo que estamos hablando de la que por España se conoció como "Ju-On: La Maldición", que iba con el rótulo de "la película que dio origen a la saga" o algo así. Por lo que he leído es la misma película, aunque la vi hace años, y ya hay tantas que uno acaba por perderse! de todos modos, si es la misma, estoy totalmente de acuerdo en todo, incluido el "pero" de montar de manera errónea la historia y eliminar totalmente el posible clímax. Aunque aun así, la última fotografía si no recuerdo mal (ya digo, la vi hace siglos), en que SPOILER la chica mira a la cámara fijamente antes de fundir a negro FIN SPOILER, aún la tengo guardada en la memoria...
Por cierto (para fardar un poco): la tengo original, comprada en España en la Fnac y por el módico precio de unos 11'95, si no recuerdo mal. Aunque ahora fijo que está descatalogada...

Saludos

Dakko dijo...

Hola.
No es exactamente la primera aparición de Kayako y Toshio en televisión, antes existieron 2 cortos de Shimizu, mostrandolos respectibamente a cada uno de ellos.
En mi blog los puedes ver.
En cuanto a tu reseña, bueno, estoy deacuerdo en gran parte, tambien hay que decir que la historia es para la TV y no tiene demasiados recursos, pero es igual de efectiva, el guión desordenado es parte de la película, te lleva a su antojo y luego a unir la piezas...

Con motivo del 10º aniversario de Ju-on, no se si lo sabes, se crearon dos películas más para la saga, no las dirije Shimizu, pero constan con su supervisión, duran 1 hora cada una y es un gran homenaje, con toda la esencia de la saga.
Una de ellas también la puedes encontrar en mi blog, la otra aún no parece haber sido subtitulada al español, pero, es cuestión de tiempo...
Salu2.

Hombre Lobo dijo...

Capitán Spaulding: intentaré hacerme con esa edición. ¿Trae sólo este telefilme o también su secuela?

Dakko: ya conozco los dos cortos (incluso fueron reseñados aquí hace un tiempo). Debí matizar entonces que me refería a la primera vez que Toshio y Kayako aparecen en un largometraje (además de con nombre propio). En la reseña precisamente comento que me parece una gran película a pesar de los limitados recursos que tiene, y el desorden temporal es también positivo, sólo digo que el final es anticlimático porque no cierra con el segmento que (lógicamente) lleva la tensión argumental hasta el punto más alto. Esto nada tiene que ver con el orden cronológico de los hechos, más bien con la intensidad de lo que ocurre. En ese sentido, hubiese quedado mucho mejor abrir y cerrar la película con la trama del maestro, en lugar de ese epílogo que, a decir verdad, corta un poco el rollo al introducir incluso personajes nuevos.

También conozco las dos películas que homenajean la saga. Prepararé la reseña un día de estos.

Un saludo.

Capitán Spaulding dijo...

es sólo la 1a película. Además, que yo sepa, en España se han editado las dos versiones cinematográficas, y todos sus remakes americanos, que no he visto

Hombre Lobo dijo...

Lo preguntaba porque este telefilme tiene también una secuela propia, estrenada también en el 2000 (tenía usted razón, uno se hace un lío con todo esto). No está mal, pero le advierto que es un poco timo porque la primera mitad es metraje reciclado de esta de la que hablamos ahora. En fin, la reseña viene pronto también.

Cinemagnificus dijo...

Pues no tenía ni idea de que la saga había tenido versión televisiva. A buscarla.

Black Queen dijo...

¿Dónde puedo encontrar estas dos pelis? ¡¡¡DONDE!!!

Davo Valdés dijo...

Excelente reseña como siempre. Aun no he podido revisarla, pero ahora con lo que he leído no puedo esperar más.
Gracias por la visita a The Redrum Blog. Ya he leído todas las reseñas de Viernes 13. Ahora no he dejado tantos comentarios por la Universidad pero he como siempre leo seguido tu blog.
Saludos.