viernes, septiembre 11, 2009

Reseña: Grace (2009)

Debido a que se trata de una de las cintas más anticipadas de este año, la mayoría de los que lean esto seguramente ya saben de qué se trata Grace (2009): la historia de una mujer que, tras quedar finalmente embarazada tras numerosos intentos fallidos, tiene un accidente en el que su bebé muere dentro de ella, a pesar de lo cual logra dar a luz y "revivir" misteriosamente a su niña. La causa de la misteriosa reanimación del bebé nunca es explicada, así que la película se centra en la evolución de esta curiosa criatura no-muerta y sus no tan convencionales necesidades alimentarias.

Grace es también una película muy interesante con un tratamiento distinto a lo que normalmente cabría esperar en una historia de terror como esta. A menudo, al hablar de ella, se resaltan los aspectos puramente de impacto y casi nunca se mencionan los para nada sutiles comentarios que la historia hace en cuanto a la obsesión por la "vida" que manifiestan los personajes ya desde el principio; la protagonista, rodeada por completo de un estilo de vida burgués y obsesionada con temas de ecología, naturalismo y filosofía New Age, es presentada al espectador como la antítesis de aquel horror que se desatará más adelante. Es curioso, en este sentido, que muchos de los momentos más interesantes de la película ocurran antes del nacimiento del bebé, cuando podemos apreciar de forma bastante obvia la curiosa mirada que la cinta dedica al carácter irracional y muchas veces obsesivo de la maternidad, representado no sólo en la mujer protagonista sino también en el grandioso personaje de su suegra, uno de los mejores de la película. Como vemos, este es un elenco dominado completamente por mujeres: los personajes masculinos son (nunca mejor dicho) meros accesorios, válidos únicamente en cuanto a su capacidad para materializar en la mujer el rol de Madre. Este aspecto de la cinta me pareció uno de sus mayores aciertos y uno de los elementos más interesantes del guión.

Una vez que nace el bebé, sin embargo, la película se convierte en algo mucho más convencional y, hay que decirlo, un tanto repetitivo. Quiero decir, un vez que está establecido qué es lo que necesita la pequeña para alimentarse y cual es su verdadera naturaleza, la cinta no hace sino machacar una y otra vez la misma idea. Al parecer, el guionista y director Paul Solet se da cuenta de que, si bien la premisa de la película es singularmente atractiva, es también lo único que tiene a su favor y no le queda más remedio que poner al espectador una y otra vez ante situaciones que ya le ha contado.

Esto se explica muy fácilmente una vez que nos enteramos, gracias a la ficha de la película en IMDB, que Grace es en realidad la adaptación a formato largo de un cortometraje de seis minutos que el mismo Paul Solet había estrenado tres años atrás. Y es que ese es precisamente el problema: pienso que el concepto de la película, si bien atractivo, no da para noventa minutos, y en general se siente bastante estirado para alcanzar el tiempo mínimo de un largometraje. Con todo y eso, es una película curiosa que se caracteriza por tener un tono bastante oscuro y cruel para con sus personajes, aparte de que el ambiente creado por Solet y la evolución que muestra desde ese entorno aséptico y luminoso del New Age a la tétrica y sucia atmósfera que impregna el último acto de la cinta es encomiable.

Al final, Grace es un trabajo muy recomendable, quizás más por lo que quiere decir que por sus virtudes como película. A pesar de todo esto, el corto epílogo de la historia parece ser un saludo respetuoso al estilo desenfadado de los antiguos tebeos de terror, algo que, si bien resulta un tanto inverosímil, al menos es coherente con el retrato demoníaco de la maternidad que Paul Solet intenta hacer.

4 comentarios:

Srta.Marta dijo...

sabes algo de la serie "Dead Set, muerte en directo"... hoy me encontré por casualidad el capítulo 2 en el Plus y coñe, no tiene mala pinta no?

Cinemagnificus dijo...

No la he visto, así que la buscaré si la recomiendas.

Anónimo dijo...

Entretiene por unos minutos, mientras va pasando la película uno espera más. No creo que este dentro del genero de terror por lo cual es buena para ver a los que nos impresiona demasiado el mismo. La adrenalina y emoción transcurren al final de la película. Básicamente la consideré una película de miedo para un joven de 16 años que quiera ver algo de suspenso.

El Vizconde Valmont dijo...

Por fin una película de terror para adultos. El director consigue darle a la peli una atmósfera inquietante y sutil, lograda no sólo en los momentos "sangrientos", sino también en los puramente cotidianos ("costumbristas", que diría algún crítico). Los personajes "normales" resultan ser los más enfermizos y angustiosos, y el espectador llega a sentir cierto alivio cuando la mami (que está para clavarle el diente) tiene por fin preparado el biberón para dar de comer a su hijita, cuyos angustiosos lamentos nos tienen en vilo.
Otro de los aciertos del film es que, cuando se ha resuelto el misterio de qué es lo que le priba a la nenita para alimentarse, y cuando uno ya se espera la sucesión de asesinatos más o menos repetitivos u originales en busca de un desenlace orgiástico-gore-carnavalesco, el guión nos ofrece un desarrollo mucho más psicológico y elegante que culmina con la pelea final entre las que desde el principio son las principales y auténticas protagonista y antagonista del film.
En fin, que entre tanta bobaliconada y tanta peli "de culto" mamarracha (las del ochenta se llevan la palma), por fin he podido disfrutar de una magnífica joya del género, que viene siendo como descubrir una aguja en un pajar.
Por cierto, me ha extrañado que nadie se fiajara en que el nombre de la familia es "Mathesson", como el del genial autor de "Soy leyenda".
Saludos.