martes, septiembre 08, 2009

El país del mes que viene

Normalmente no suelo utilizar esta bitácora para recomendar libros, pero de vez en cuando me veo obligado a hacer una excepción. El motivo actual es que recientemente ha pasado por mis manos el libro de Ray Bradbury The October Country, traducido en España como El país de octubre, una recopilación de cuentos macabros del autor de Crónicas Marcianas y Farenheit 451. Sé muy bien que Bradbury es un autor que no necesita que se le recomiende, pero aún así no puedo dejar de mencionarlo, no sólo por el sencillo hecho de haber disfrutado de todos y cada uno de los veinte relatos que componen el libro, sino que también me sirve como excusa para traer a colación la obra de un autor que con el tiempo ha conseguido la nada difícil tarea de trascender su calificativo inicial de escritor "popular" y al que yo, personalmente, considero mucho mejor cuentista que novelista, por mucho que su famosa obra distópica sea siempre la más citada a la hora de calificar su aportación a la literatura fantástica.
Si tuviese que elegir un cuadro de honor de los cuentos de El país de octubre, estos serían "El siguiente en la fila", "El pequeño asesino", "La guadaña" y "La maravillosa muerte de Dudley Stone". Los dos primeros son indudablemente los más macabros y los que mejor podrían enmarcarse dentro del género de terror, y en particular "El pequeño asesino", que cuenta la historia de una mujer obsesionada con la idea de que su recién nacido hijo conspira para matarla, destaca por la lograda atmósfera y la inquietante narración que consigue con lo que en el fondo es un argumento sencillo. Es también uno de esos relatos que muestran la marcada influencia que Bradbury ejercería en famosos escritores de terror de décadas posteriores como Stephen King.
Por pura casualidad, ese cuento lo leí mientras hacía cola para ver Grace (2009) en el Fantasy Filmfest. Todavía me pregunto si este hecho habrá influido en mi valoración final de dicha película.