sábado, junio 27, 2009

Reseña: House on Haunted Hill (1999)

Siguiendo los pasos del cineasta/cirquero William Castle y tras un período largo en la televisión, el siempre curioso William Malone volvió al mundo del largometraje con este remake de House on Haunted Hill (1999), el cual se estrenó en fechas muy cercanas a otras dos revisiones de casas embrujadas amparadas en la tecnología digital de efectos especiales como principal gancho: The Haunting (1999) y 13 fantasmas (2001). Pero a diferencia de estas dos películas, la cinta de Malone halla su propio camino y consigue ser un trabajo mucho más interesante que el original de Castle, al que particularmente considero una caspa bastante aburrida y convencional cuyo único aliciente hoy en día es la presencia de Vincent Price en el elenco. En cambio, esta versión realizada cuarenta años después sabe mantener la misma esencia lúdica de su predecesora permitiendo al mismo tiempo ese derroche de imaginación visual que tienen las películas de su director. Es, con todo y sus innegables defectos, una cinta muy interesante que ha terminado por crecer en mi apreciación tras visionados posteriores. Aquí trataremos de explicar por qué.

Para empezar, Malone tira por la ventana toda la ambiguedad y ligereza de la película original para hacer de su versión un auténtico cuento de fantasmas en el que la naturaleza sobrenatural de la historia es evidenciada desde el principio: en esta ocasión los fantasmas son reales, y real es la maldición de la casa en la que Stephen Price (Geoffrey Rush en un papel que no sólo es heredero evidente de Vincent Price sino también, tal como muestra su condición de acaudalado dueño de parque de atracciones, parodia del propio William Castle) invita a seis desconocidos a pasar una velada en la casa de la colina embrujada ofreciendo un jugoso premio en metálico para los sobrevivientes. Price sospecha que algo anda mal cuando los participantes que acuden al juego no son los mismos que él ha invitado, pero al quedarse todos encerrados dentro de la casa no le queda más remedio que aguantar durante toda la noche al tiempo que todos intentan no caer presa de los vengativos espíritus.

La trama aquí es lo de menos, ya que es bastante básica dentro de lo que son los cuentos de fantasmas, y Malone sigue en gran medida el planteamiento de la cinta de Castle cometiendo, sin embargo, algunos desaciertos, siendo uno de los principales la presencia del cómico Chris Katan, cuyo personaje, si bien también era un poco sui generis en la versión original, parece aquí ya directamente sacado de una película distinta. El resto del elenco es destacable; Geoffrey Rush está grandioso en su papel (aunque sin la carismática presencia de Vincent Price) y la inclusión de ese trío de espectaculares mujeres que conforman Ali Larter, Bridgette Wilson y Famke Janssen (cada una de ellas por separado ya sube varios enteros a una película, así que imaginaros tenerlas a las tres simultáneamente) es un acierto tremendo. Por desgracia, ninguno de ellos tiene mucho que hacer, ya que la mayor parte del argumento parece simplemente ocurrir sin que los personajes hagan realmente nada, con lo que su participación es principalmente pasiva.

La verdadera protagonista de la película, sin embargo, es la estética, un ambiente de pesadilla en la que Malone emula la atmósfera de feria de las películas de William Castle, pero dotada de su particular visión plástica del horror a través de formas increíbles, juegos de luces completamente irreales, ángulos y colores antinaturales, y, en general, un escenario sacado más bien de una secuencia de sueños grotescos. La mayor parte de estos efectos (por no decir su totalidad) están realizados por vía digital, pero a diferencia de sus dos reinvenciones contemporáneas, House on Haunted Hill integra perfectamente dicha tecnología y la hace parte de la realidad de la película, sobre todo en la indescriptible aparición de una entidad que en cierta manera representa la manifestación física del Mal que anida en la casa. Todo esto dota a la película de una visión mucho más oscura y contundente que la de Castle, redondeando un trabajo que durante mucho tiempo ha sido ninguneado pero que desde aquí intentamos reinvindicar.

Lo que en definitiva termina por malograr la película de Malone es, sin duda, el tramo final del argumento, demasiado apresurado y rematado por un Deus Ex Machina que sólo se puede tomar a cachondeo por lo absurdo e incoherente que resulta con el resto de la película. En cuanto a lo demás, este remake de House on Haunted Hill es una película argumentalmente fallida pero visualmente impresionante, y que sin la presencia y particular visión de su director no hubiese sido más que un triste catálogo de efectos especiales, como tantos otros de sus congéneres.

6 comentarios:

Sam_Loomis dijo...

Malone es un artista visual muy competente. Su película "Feardotcom" es un desastre de historia, pero su cinematografía y dirección están muy bien hechas. Lo mismo con "House on Haunted Hill", aunque no he visto ninguna de las dos en bastante tiempo.

Saludos

Hombre Lobo dijo...

Amigo Loomis, de "Miedopuntocom" puede pasar con tranquilidad. Esa sí que es indefendible. Esta, en cambio, le recomendaría que la viera de nuevo. Quizás al ser una trama mucho más sencilla con un contenido sobrenatural mucho más claro eso le haga ganar puntos. Al menos, conmigo, funciona. Y repito: mucho más divertida que la original.

Un gran saludo.

Black Queen dijo...

Yo la vi en el cine un domingo por la tarde-noche y salí con la desagradable sensación de haber desperdiciado mis últimos minutos de ocio del fin de semana antes de tener que volver a trabajar.

tokig dijo...

- yo solo la he visto una vez y he de decir que me gusta, Malone me parece un tipo competente, él cual si tuviese un guion bien elaborado tendría muchos mejores dividendos...Feardotcom es muy mala....

saludos

Sir Laguna dijo...

Que interesante, la pelicula original me gusto y no pensaba ver esta, pero me ha picado la curiosidad.

Por cierto, el capitulo de Malone para Masters of Horror a mi me gusto. No es la gran cosa, pero vale echarle una mirada.

Hombre Lobo dijo...

Imagino que te refieres a "The Fair-Haired Child". A mí también me gustó, de hecho, me pareció uno de los mejores de la serie a nivel de historia.

Si es que Malone es un director interesante. Revisa esta película. Fuera de la presencia de Vincent Price, va mucho más allá de la original.