martes, junio 23, 2009

Reseña: Drag Me to Hell (2009)

Así que como parte de mi proceso de adaptación a un nuevo ambiente, he podido ver Drag Me to Hell (2009), la nueva película de Sam Raimi y una de las apuestas fuertes de este año para su productora Ghost House Pictures. Una cosa sí que está clara: las intenciones de sus responsables apuntan hacia un público nostálgico muy específico, algo que queda patente desde el primer fotograma, que abre con el logo que Universal utilizaba en los años ochenta y que aquí parece hacernos retroceder en el tiempo. Esta curiosidad meramente anecdótica se queda en puras intenciones, ya que al final, la película termina siendo la última víctima de las irreales expectativas albergadas por el cinéfilo promedio, crimen del cual por supuesto yo también soy culpable.

Para aquellos que se hayan perdido todos los avances y noticias que han rodeado este proyecto desde sus inicios, Drag Me to Hell cuenta la historia de una jovencita pueblerina que trabaja en un banco y se topa con las malas pulgas de una anciana gitana que le echa una maldición encima por haberle negado un aplazamiento de su hipoteca (el absurdo de una situación en la cual una mujer que controla fuerzas demoníacas sea capaz de sucumbir ante mundanos problemas financieros es parte de la gracia que tiene la trama). A lo largo de tres días, la chica debe encontrar la manera de liberarse de la maldición antes de que el demonio invocado por la vieja llegue y la arrastre literalmente al infierno. Esta es la premisa y este es básicamente el desarrollo de una trama por lo demás bastante básica y líneal, reflejada en un guión bastante sencillo con el que, definitivamente, nadie se rompió la cabeza.

Sé que muchas personas (incluyéndome) esperaban que esta película marcase el regreso triunfal de Sam Raimi al género de horror y se convirtiese en la prueba definitiva de que todavía quedaba en él la fuerza de películas como The Evil Dead (1981), Evil Dead 2 (1987) o El ejército de las tinieblas (1993). Tras verla, sólo puedo deciros que si esperáis que sea tan buena como dichas películas, lo lleváis claro, y será mejor que os bajéis de esa nube cuanto antes porque si no os llevaréis una gran decepción; Drag Me to Hell no está del todo mal, es una película divertida y entretenida con algún que otro momento bueno pero en conjunto resulta bastante olvidable, y mucho me temo que si no hubiese estado el nombre de Sam Raimi detrás de ella, el destino de esta cinta hubiese sido el pase directo a formato casero, pero eso es algo que nunca sabremos.

Aparte de su excesiva linealidad y su esquema progresivamente repetitivo, otro problema de la película es que pierde completamente el delicado equilibrio que hay entre el horror y la comedia. Había escuchado de muchas personas decir que este balance estaba presente, pero con toda sinceridad no lo he visto así. De hecho, el tono de la cinta se me hizo algo confuso, como si la película no supiese realmente si quiere ser de miedo o de risa, y fuera tanteando ciegamente ambos géneros sin, dicho sea de paso, tener mucho éxito en ninguno de los dos. Los sustos son casi todos trucos de feria, es decir, repentinas subidas de volumen o imágenes que aparecen de golpe, y el humor es, a decir verdad, bastante facilón (casi todos los chistes se reducen a introducir forzosamente distintos objetos en la boca de la protagonista), incluso para los estándares de este director que en el pasado ha hecho cosas abismalmente mejores.

Una cosa curiosa y que no comento mucho por aquí es que la banda sonora de la película es bastante buena, e incluye además una partitura originalmente escrita para El exorcista (1973) y que nunca se llegó a utilizar. Por lo demás, Drag Me to Hell califica con un ligero aprobado como un entretenimiento pasajero pero sin mucho más que destacar o reseñar. Evidentemente no estará entre las mejores películas de este año y muy probablemente la olvidaréis poco después de haberla visto, pero está claro que en estos tiempos de sobrexposición mediática, ninguna película, por muy buena que sea, puede cumplir con sus expectativas. No quisiera que os quedárais con la impresión de que no me ha gustado porque no es así, e incluso recomendaría verla en un cine si se aparca de antemano toda expectativa y se acepta el hecho de que no os va a impresionar ni dejará de ser un estreno menor. Es, digámoslo de otra forma, una película a la que a lo sumo se puede calificar de intrascendente, agravada únicamente por el hecho de que Sam Raimi es alguien de quien se esperaba mucho más.

11 comentarios:

Criss Cross dijo...

Y sin embargo le tengo algo de esperanzas. Aunque si, la premisa debe ser sencilla y lineal es muy creativa y se dista de la porno tortura dominante del cine de hoy.

Por supuesto, muy pendiente de esta exclusivisima reseña. A porposito ... acaso EVIL DEAD: DEAD BY DAWN no tenía a una pobre chica con un ojo ... en su boca. Jeje, no puedo decir nada hasta no verla, pero si algo te puedo dsicutir es que estoy de acuerdisimo en que EVILE DEAD y EVILA DEAD2: DEAD BY DAWN son geniales películas ... aunque ARMY OF DARKNESS me parezca muy por debajito de todo lo demas.

Aunque sea estoy agradecido de Raimi haya vuelto a su raices.

¡Saludos!

Capitán Spaulding dijo...

vaya, pues la tercera de Evil Dead, no sé por qué, es mi favorita (aunque no digo que sea la mejor, que yo las meto a las tres en el mismo saco y listos).
Pregunta de examen, puedo saber dónde/cómo has visto esta película? Si es una fuente de dudosa legalidad, no dudes (valga la redundancia) en enviarme un mail o algo... gracias! (me muero por verla, se nota? y me da igual que sea más o menos floja. Es RAIMI, es TERROR, y son 4 DUROS!)

Saludos!

Hombre Lobo dijo...

Cris Cross: en la película hay muchas referencias a la trilogía de Evil Dead, aunque son más bien anecdóticas y tampoco valdría la pena destacarlas. En cuanto a sus expectativas, es como le digo: la película es divertida pero sin más. Es una película menor que cuando mucho llega a ser disfrutable. Insisto mucho en esto: si la peli no tuviera el nombre de Sam Raimi, iba directo-a-dvd seguro.

Capitán Spaulding: no se preocupe que no ha habido medios pseudo-legales. Lo que pasa es que ahora vivo en Berlín, y aquí la película se estrenó hace dos semanas. Pero bueno, mi recomendación es que la vea pero no se haga muchas ilusiones con que va a ser una de las películas del año ni nada por el estilo, porque a eso no llega.

Recomiendo leer la reseña que hay en Dimensión Fantástica (no hay spoilers):

http://dimensionfantastica.blogspot.com/2009/05/arrastrame-al-infierno-sam-raimi-drag.html

La verdad es que no coincidio mucho con la valoración final que da de la película, pero todo lo que dice sobre ella es cierto.

Saludos!

Jaime Grijalba dijo...

La pelìcula, para mì, es una obra maestra màs de Raimi, un golpe al sistema hollywoodense, el final es lo menos y más esperable al mismo tiempo (jamás me había pasado), fue casi como en Skeleton Key ¿cómo permitieron ese final?, me pregunté pensando en la industria.
O sea, ¿nada memorable? esa escena cuando va a buscar cosas que vender va a quedar en mi retina POR AÑOS, fue susto y risa a la vez.

Sam_Loomis dijo...

Pues yo la espero con muchísimas ansias, aunque aquí tardará bastante más tiempo en llegar al parecer. Sam Raimi es uno de los grandes, y he oído en su mayoría críticas muy positivas de ésta película. Espero que no me defraude.

¡Saludos!

IZM dijo...

He comemzado hace muy poco a interesarme seriamente por el cine de terror, siempre he sido aficionado pero me he puesto "a estudiar", y siempre me quedo con la misma sensación, reviso filmografia de "maestro" del terror, la disfruto, veo último estreno y me quedo con cara de tonto. No es una mala película pero no se puede vivir del nombre del director eternamente.

Herodes dijo...

Yo quedé bastante decepcionado con esta cinta. Coincido en que es entretenida pero hasta ahí.

El problema es que esperaba mucho de esta cinta ya que por un lado era el regreso de Raimi al género que lo hizo famoso y aparte era su oportunidad de superar el pésimo desempeño que tuvo en Spiderman 3.

Uno de los problemas que le vi fue que la idea central a pesar de que prometía es pobremente desarrollada y además nunca sentí que la protagonista tuviera muchas ganas de liberarse de la maldición. El humor tampoco me agradó mucho y aunque hay varios gags interesantes la verdad es que la gran mayoría falla.

Otro punto que me saltó mucho fue la protagonista y es que se me hizo demasiado sosa, lo que me llevó a pensar lo diferente que hubiera sido si Ellen Page no hubiera cancelado su participación.

Digo, tampoco es una desastre y se deja ver pero las expectativas eran demasiado altas y al final no pudo conellas.

Lucksaw dijo...

La verdad que sin haber visto nada del horror de Raimi me satisfizo totalmente esta película, como lo notarás en mi review:

http://lucksaw.blogspot.com/2009/08/arrastrame-al-infierno-drag-me-to-hell.html

Muy buen desempeño actoral, muchos sustos/risas y mucha mala leche. Creo que entra entre lo mejorcito de este año en materia de horror.

Sr. Delmónico dijo...

Creo que si vas predispuesto al cine te vas a llevar una desilusión, aceptémoslo: Raimi pasará mucho tiempo antes de darnos algo de la calidad de Evil Dead... y si es que lo logra. Por lo demás, estoy en desacuerdo completamente en aquello de que la película no tiene un rumbo definido entre la comedia o el terror.

Los chistes, chascarrillos, o como le quieras llamar hacen de esta película una obra más que interesante, a mí ningín chiste me parció simplón ni fuera de lugar, y te los nombro:

1.-Cuando Clay le dice al vidente-me llamo Clay pero seguramente ya lo sabías. Es alguien incrédulo, hasta yo actuaría así en una de esas casa de lecturas del tarot.

2.- Cuando Christine sube el vidrio de la ventanilla y le dice a la gitana: Te gané perra.

3.- Cuando llama al gato para ofrecerlo a la Lamia.

4.- Cuando ilsulta a la gitana en su tumba.

Fuera de lugar y no define el rumbo por estos, los más notables, chistes?

Comparto al 50% con Jaime Grijalba, no es una obra maestra a la altura de Evil Dead, pero tampoco es lo que tu reseña cuenta.

Además, el estilo Sam Raimi, con todo lo que ello implica fotográficamente en la cinta, no se perdió con los años y eso es ganancia.

Bien es cierto que el guión es lineal, inofensivo y hasta trillado, se quedaron cortos con la historia, pero en cuanto a cinta general no creo que sea olvidable.

Y sí, también pienso lo que Jaime Grijalba, ese final, para una película con mucha publicidad no era factible por un estudio y se hizo, aunque también hay que ser justos y decir que 20 minutos antes de que termina la cinta, ya sabemos qué va a pasar con el objeto vinculador de la maldición y hacia qué final nos lleva Sam Raimi.

En fin, sencilla, lineal, entretenida... pero nunca olvidable y nunca sin rumbo definido, ah y lo que es mejor, me atrevo a decir, a falta de 4 meses para que culmine este 2009, que será de lo mejor del año en terror.

Saludos.

The Wolf dijo...

Hola, respeto mucho las opiniones de todos y sobre todo acepto que quizá yo esté en pañales en el género respecto a ustedes, sólo quiero comentarles que ésta película en cuestión es muy parecida a una de Stephen King de nombre "Thinner" (1996). No es como tal una copia descarada pero si contiene muchos elementos de la obra del "maestro del terror" si pueden darse la oprtunidad de verla encontraran ciertas similitudes, "Drag me to hell" no es del todo mala en mi opinión y también considero que es más una película de humor negro que de terror como tal.

Rainbow in the dark dijo...

Esta película es una MARAVILLA!!!!! está claro que no es Evil Dead, pero demuestra sobradamente que Raimi sigue estando dispuesto a hacer buen cine, una magnífica noticia para los fans del género!!