lunes, diciembre 21, 2009

Reseña: May (2002)

May (2002), primer largometraje para cine del ya conocido por todos Lucky McKee, es una de esas películas que todos adoramos descubrir. Es también una película de terror que, si bien mantiene visibles sus influencias, no se parece a ninguna otra. Finalmente, representa también un gran salto cualitativo tanto para su director como para su protagonista, Angela Bettis, quien ya había sido vista en varias películas mainstream pero sólo obtuvo realmente notoriedad tras su trabajo en esta película, sin duda una de sus mejores actuaciones.

El argumento del que parte es ya arquetípico en el cine de terror, especialmente tras Carrie (1976). La protagonista, May, es una joven asistente de veterinaria sumamente retraída por su complejo de patito feo y un ojo vago que da a su rostro sin gafas una asimetría bastante perturbadora. La película nos da poca información sobre la niñez de la protagonista, pero la que nos da es más que suficiente para señalar como una de las causas de su timidez a la influencia de su cursi madre, que regala a la joven una muñeca encerrada en una caja de cristal, a la que May definirá como su inaccesible e intocable mejor amiga. Esta muñeca cumple además una función metafórica acerca de la psique de la propia May apreciable en la manera como el cristal que la protege se va resquebrajando poco a poco a lo largo de la película. La muñeca, la caja que se rompe, la afición de su dueña por la costura y otros detalles refuerzan a lo largo de la película una obsesión con la idea del ser incompleto, hecho que se manifiesta a través de elementos simbólicos como el perro al que le falta una pata o el grupo de niños ciegos, así como (evidentemente) el ojo defectuoso del personaje principal. Esto lleva a la chica a manifestar una fuerte obsesión por las partes, segmentando mentalmente a los seres humanos que la rodean al basar su empatía hacia ellos en partes específicas de sus cuerpos (las manos de uno, los brazos de otro, el cuello de otra).

El desencadenante del conflicto en este caso es el amor; May sólo desea que alguien la quiera, y para ello se deja llevar por situaciones que inevitablemente llevan a la decepción, ya sea dejándose entusiasmar por el chico del que se enamora (parco pero funcional Jeremy Sisto) como permitiéndose ser seducida por su desequilibrada compañera de trabajo (una muy sobresaliente Anna Faris, actriz principalmente conocida por ser la protagonista de saga de Scary Movie y que a mí personalmente me encanta).

La tensión entre todos estos personajes va creciendo constantemente hasta desembocar en un increíble final en el que asistimos a la transformación de May así como a la exteriorización de su perturbada psique, volviendo una vez más al arquetipo de su muñeca prisionera, así como una recreación nada sutil de la figura cultural del monstruo de Frankenstein, a la que la película hace varias referencias a lo largo de su metraje. Todo esto manejado con muy buen pulso por parte de McKee, que reserva todo el impacto y la truculencia para el final pero cuya principal virtud está en la de hacer que el público termine tomándole cariño a May y a realmente sufrir con ella. Todo esto, claro está, no sería posible sin el trabajo de Angela Bettis en el personaje, perfecta mezcla de fragilidad y rareza que sin embargo no desentona con un desenlace particularmente violento que culmina en una imagen final francamente desconcertante pero también inmejorable.

Aunque no sea una película para todos los gustos, lo cierto es que May sí es una de las apuestas más originales que nos ha llegado de esta reciente camada de directores de cine de terror de espíritu indie. Los siguientes trabajos de Lucky McKee, El bosque maldito (2006) y Red (2008), no han tenido tanta repercusión, lo que ha devuelto al director de momento al mundo del cortometraje. Sin embargo, siempre es bueno volver a su primer largo para entender por qué sigue siendo uno de esos nuevos valores de los cuales podemos esperar mucho más en un futuro no muy lejano.

8 comentarios:

Cinemagnificus dijo...

La pude ver en su año en el Festival de Cine Fantástico de mi ciudad, Málaga, y la verdad es que no me desagradó. Buen peli de terror.

Cinemagnificus dijo...

PD: El día de los muertos del pobre del Miner no me gustó en cambio nada. Me quedo con el remake de Snyder.

Ver tanto zombie saltando gratuítamente y ese argumento tan soso me mató y aburrió mortalmente XD

ceskpunk dijo...

Excelente blog.
muy buenas reseñas y contenido
ojala puedas comentar mas sobre los estrenos de este año.
felices fiestas

Sir Laguna dijo...

Mi pelicula de horror favorita de todos los tiempos, no ecagero, me puedo repetir May una y otra vez y cada vez la amo mas.

Mi reseña de May

Mi reflexion

R y Mc dijo...

De lo mejor que he visto en años. Hace mucho que la vi y creo que voy a recuperarla ya mismo. A pesar de la distancia, la recuerdo como algo extraño y brillante. Recuerdo que tuvo un impacto muy positivo sobre mi. Recomendadísima a todos los que no hayan tenido el placer.

R.

francisco Acuña dijo...

excelente pelicula,,,de lo mejor del cine de teror contemporaneo, una lastima que Lucky McKee se aya ido a menos despues de esta pelicula...
saludos!

Cannonball dijo...

"El bosque maldito" es puro Argento

Hombre Lobo dijo...

Ya. Siempre digo que si alguien me hubiese dicho que era un remake de "Suspiria", me lo hubiese creído.