miércoles, diciembre 09, 2009

Reseña: El diario de los muertos (2007)

Quinta película de muertos vivientes rodada por George Romero, El diario de los muertos (2007) supuso un cambio considerable en la manera como tenía el director de contar este tipo de historias, e incluso un adelanto de esa breve moda de películas de terror con estética documental. En su momento no fue muy bien recibida, en parte porque muchos (incluyéndome) esperaban que Romero continuara con la evolución post-apocalíptica de La tierra de los muertos (2005). En vez de eso, el ya veterano director decide volver a sus inicios y contar de nuevo el despertar de la epidemia, esta vez en la época actual y desde la perspectiva de un grupo de jóvenes que preparan un improvisado documental acerca del fin del mundo. La película de hecho está construída como si fuese dicho documental, titulado La muerte de la muerte, y no se limita a presentar el material rodado sino encima editado, pulido, con música incidental (para meter miedo) y la voz en off de uno de los personajes. Es una cinta muy diferente a lo que Romero nos tiene acostumbrados, y recuerdo que cuando la vi por primera vez la odié, pero tras verla nuevamente considero que es mucho más interesante de lo que creía, y que sus fallos se deben principalmente a las concesiones hechas de cara a las expectativas del público que deseaba otra cinta de zombis como las anteriores.

Existen grandes momentos como el inicio y el final de la película en la que Romero nos remite a su tratamiento apocalíptico de historias anteriores, así como una ingeniosa (a pesar de evidente) sátira hacia el cine de terror presentada a través del rodaje de la auténtica "película" originalmente rodada por los protagonistas (incluyendo su desarrollo final durante el desenlace). Sin embargo, y a pesar de sus aciertos, el principal problema de El diario de los muertos es que el comentario sociológico de Romero está esta vez no sólo demasiado evidenciado, sino que encima es explicado literalmente en las intervenciones en off de la protagonista, incluso en momentos en los que nadie, por muy palurdo que fuese, podría no apreciarlo. La idea de que el mundo se acaba y la reacción típicamente humana es documentar el Apocalipsis con la sola intención de subirlo a Youtube es una idea lo suficientemente fuerte como para no necesitar explicaciones de ningún tipo, por lo que la constante mención de este hecho por parte de los personajes no hace sino subrayar lo obvio.

Ese es básicamente el mayor inconveniente, ya que el resto está bastante equilibrado, incluyendo el uso del humor. A menudo, a la hora de hablar de esta película, se resaltan momentos ridículos como la secuencia del granjero amish que el grupo encuentra en su viaje pero se ignoran por completo secuencias muy buenas como el encuentro de los jóvenes con un grupo de guerrilleros urbanos y su contraste más adelante con los miembros de la Guardia Nacional. Reconozco, eso sí, algunos instantes que exigen mucho por parte del espectador en cuanto a suspensión de la incredulidad, como la negativa por parte de aquel que lleva la cámara de dejar de grabar ni siquiera para ayudar a seres queridos en peligro.

En definitiva, El diario de los muertos es una película que aunque está por debajo de otras entradas romerianas en torno al tema de lo zombi, sí resulta al menos mucho más interesante que las decenas de títulos similares que nos han llovido en los últimos años aprovechando el resurgir del cine de muertos vivientes. Puede que me pierda un poco mi subjetividad, pero sinceramente pienso que incluso a lo peor de George Romero se le puede sacar más jugo que a gran parte de lo que sus imitadores estrenan día a día.

5 comentarios:

jab dijo...

No la he visto, pero siempre me ha generado mucha curiosidad.
Sobre lo que comentas de seguir grabando y no ayudar a los amigos, recuerdo que en la decana de este subgenero de falsos documentales,"Holocausto canibal", aún era peor. En aquella peli (Spoiler) la novia del cámara era raptada por los canibales y sufria una violación multiple mientras el chico lo grababa todo a unos metros de distancia. Quizás parte de la crítica esté ahí, en el "sigue grabando, por tu puta madre". Pero está claro que a veces el recurso es altamente inverosimil

R y Mc dijo...

Uf... Si pensaste (en un primer momento) que ésta era mala... ¿que opinas de la última película de Romero? Sin duda, lo peor que ha hecho. Al menos desde mi punto de vista. Mi primera impresión de The Diary of the Dead fue bastante mejor. Una de las decepciones del Festival de Sitges de este año, la verdad :-(

R.

MonoRojo dijo...

Simplemente fue olvidable, no encuento nada rescatable en esta cinta, a mi parecer fue tropiezo en la carrera de romeo, una decepción, esperaba una resurgir de aquel cine visceral pero con críticas tan inteligentes y acertadas que hacen mucha falta en estos tiempos...

El Vizconde Valmont dijo...

Estoy bastante de acuerdo con la entrada del autor, sobre todo cuando dice que el comentario sociológico está demasiado evidenciado. Rara sería una peli de zombis en la que no nos lo quisieran meter con calzador. Bastante cacota.

Anónimo dijo...

Siempre he pensado que una película que no pasa por la gran taquilla (salas de cine) indica un síntoma de caliad deficiente ya que no es comercialmente admisible en nuestro mercado capitalista desaprovechar una ocasión así para amasar un extra de $.