martes, octubre 13, 2009

Reseña # 298: Carrie (1976)

En un caso similar al que ha sufrido Stanley Kubrick con El resplandor (1980), Carrie (1976) ha sido por algunos descartada como poco más que un ejercicio de estilo más o menos extravagante en la carrera de su director, en este caso Brian de Palma, pero al igual que la anteriormente citada película, se trata de uno de esos clásicos inconfundibles del cine de terror que proporcionaría a dicho género algunas de sus imágenes más reconocibles. Otro punto en común es que ambas están basadas en la obra temprana del escritor Stephen King, y de hecho Carrie fue la primera adaptación cinematográfica que se hizo de dicho autor, quien para aquel entonces estaba prácticamente viendo nacer su éxito. En el caso que hoy nos ocupa, de Palma triunfa no sólo por ser el gran director que efectivamente es, sino también por ser un excelente manipulador que sabe jugar con las emociones del público a lo largo de toda la trama.

Esta ya es conocida por todos a estas alturas: Carrie White es una joven de dieciséis años estigmatizada por ser el bicho raro de su colegio, una joven frágil cuya voluntad ha permanecido durante años aplastada no sólo por la crueldad de sus compañeras sino también por los abusos de su propia madre, una fanática religiosa que mantiene la casa como un oscuro templo cristiano y maltrata constantemente a su hija al ver en ella la encarnación de su pecado. La (tardía) llegada de la primera menstruación de Carrie, sin embargo, pone en marcha una trama de superación aparentemente liberadora que se mezcla con el descubrimiento por parte de la joven de sus hasta entonces ocultos poderes telequinéticos, que finalmente usará para vengarse de todos aquellos que la han hecho sufrir.

La novela de Stephen King en la que se basa es mucho más compleja a nivel formal que la cinta de Brian de Palma; el libro está narrado en desorden cronológico alternando narración convencional con recortes de periódico, entrevistas y otros documentos que hacen que el lector ya sepa de antemano el final. Asimismo, al tema de la telequinesis se le da una mucho mayor importancia y constituye uno de los ángulos clave del argumento. La película en este sentido es diferente: su narrativa es completamente lineal, lo que hace que el público sienta una gran compasión hacia Carrie al verla tan indefensa ante sus compañeras y el monstruo que le ha tocado como madre, y el tema de sus poderes se manifiesta en pocas (aunque decisivas) ocasiones. Nada de esto, sin embargo, perjudica la narración. A De Palma no parece interesarle el ángulo paracientífico de la historia sino contar el argumento desde el punto de vista de la chica, haciendo de su película una historia juvenil sincera y amena que precisamente por eso resulta tan desgarradora en su final. Todas las experiencias de la protagonista están narradas en clave de ensueño, especialmente su ida al baile de graduación, en la que como espectadores no podemos menos que alegrarnos porque esta joven a menudo reducida al papel de víctima encuentre finalmente la felicidad.

Todo esto me resulta curioso porque a menudo lo que se ha destacado de la película es su lado más terrorífico (apreciado incluso en las imágenes que adornan esta reseña). A la ensoñación del baile de graduación se contrapone la oscuridad de la casa de Carrie, un habitáculo sombrío dominado por el imaginario cristiano y la presencia de una madre que parece salida de un cuento gótico (es tan exagerado el tono de este personaje y su ambiente que la actriz, Piper Laurie, pensaba que la historia era una comedia), pero De Palma intercala estos momentos con secuencias de un humor que brilla por su candidez, como la secuencia en que los chicos alquilan un traje o aquella que muestra el castigo que la profesora de gimnasia impone a las chicas. Algunos de los aspectos más oscuros del libro de King han sido suprimidos, como por ejemplo la lucha de poder que se da entre el acaudalado padre de la principal enemiga de Carrie y el director del colegio, o el personaje de Billy Nolan (un jovencísimo John Travolta), que en el libro es un delincuente peligroso y en la película no es más que un idiota fácilmente manipulable por la arpía de su novia.

El tono que da el director a la película está marcado asimismo por las actuaciones, todas ellas grandiosas. La Carrie de Sissy Spacek es perfecta (sinceramente no podría imaginar a otra actriz haciendo este personaje), no sólo por su tono de actuación sino también por su figura, dotada de una rareza física que, sin dejar de tener atractivo, contrasta marcadamente con las otras chicas. Entre estas se encuentran Amy Irving como la única de las jóvenes que llega a sentir compasión por Carrie, así como una joven Nancy Allen (futura esposa de De Palma y reconocible para muchos como la compañera policía de Alex Murphy en Robocop (1987), de Paul Verhoeven) que está genial en el papel de mala y a la cual el director otorga un ángulo de crueldad que tiene mucho que ver con gratificación sexual. John Travolta está muy bien a pesar de que su personaje no tiene aquí el peso de su contraparte literario, y William Katt estaría perfecto incluso si su personaje de querubín de bucles rubios no dijera ni una palabra. Pero quien ha dejado la mayor impresión en el público es Piper Laurie como la madre de Carrie, que interpreta aquí a una maníaca religiosa (figura recurrente en la obra de King) que impone miedo y autoridad aún cuando en muchas ocasiones cae en la caricatura.

La secuencia final en el baile de graduación es sin duda lo mejor de la película y una de las secuencias más recordadas del cine de terror. Está, como casi todo en la obra de De Palma, perfectamente rodada, y en ella el director emplea varios de los trucos que aprendió de su maestro Hitchcock y uno que otro de su propia cosecha: largos planos secuencia que terminan en un objeto, encuadres en los que la cámara destaca dos rostros colocados en planos diferentes, travelings circulares e incluso una pantalla dividida que ya había utilizado en películas anteriores y que obedece a una necesidad por parte de De Palma de tener la atención del público en dos puntos simultáneos. El gran uso de luces y música y el código de colores (azul/rojo) que separa la ensoñación de Carrie de su cruel venganza es también muy recordado, así como la imagen de la joven de ojos enormes completamente cubierta de sangre y sembrando la muerte entre las llamas, o la posterior confrontación final con su madre. Una vez más, las limitaciones de medios de la película impiden la masacre con la que finaliza el libro de King, pero eso no resta fuerza al resultado final; ni siquiera momentos como el derrumbe de la casa (que resulta confuso en la película al no tener realmente una justificación) impiden que el espectador se emocione y sufra con el destino de Carrie y aquellos que le rodean.

Y por supuesto todo está coronado con un susto final que ha sido imitado y plagiado infinidad de veces a lo largo de los años, pero que aquí no hace sino poner de manifiesto que Carrie es una película imprescindible entre las adaptaciones de Stephen King o el cine de terror en general.

13 comentarios:

jab dijo...

¡Si! Magnifica elección para empezar estás tres reseñas de aniversario. Todo un clasicazo que, a pesar de no llevar puntuación, estaria justamente colocado en su salón de la fama, señor lobo.

Como anécdota, comentar que por aquella época, Brian de Palma y Lucas, compañeros de quinta cinéfila,hicieron pruebas a los 4 actores protagonistas de las 2 peliculas que estaban preparando. Así, William Katt(el futuro"gran heroe americano")hizo pruebas para el papel de Luke Skywalker y Carrie Fisher(la princesa Leia) para el de Carrie, aunque decidió decantarse por la peli de Lucas porque en la de dePalma hubiese tenido que salir desnuda.

Cinemagnificus dijo...

Puta obra maestra!!!!!!!!!!!! La adoro. De las mejores adaptaciones de King y para mi de sus mejores libros.

Por cierto, hoy he puesto una peli de terror bastante polemica, no por su mensaje o contenido, sino por su forma: El proyecto de la susodicha Bruja de Blair, que todavia divide a los amantes del terror XD Me gustaria saber tu opi sobre la peli, porque de tu criterio en este genero me fio mucho :D

Anónimo dijo...

Amo Carrie. lei el libro y la peli. Por cierto me quedo con esta última. Excelente obra de terror.


Carrieta

Sir Laguna dijo...

"Sinceramente no podría imaginar a otra actriz haciendo este personaje"

Y que opinaste del remake con mi amadisima Angela Bettis?

Dissonancer dijo...

peliculon la de carrie, aunque en su remake el susto final es insuperable.

por cierto en tu genial galeria de imprescindibles no me olvidaria del gran tom savini, solo por el dia de los muertos ya merece un pedestal.

tambien greg cannom (que participo junto a baker en el thriller de M.J y junto a este y rob Bottin en auallidos creo que tambien).

acabo de conocer tu blog, y no se si habras hablado de ella, pero una de las peliculas mas crueles que hay es los hombres detras del sol.

me reitero en felicitarte por el blog, uno d elo mas compeltos en cuanto a cine de terror que he visto.

saludos y sigue asi, por favor

Hombre Lobo dijo...

Sir Laguna, he visto esa versión de la que hablas y es lamentable, incluso para lo estándares de un telefilme. Y Ángela Bettis, a pesar de que me gusta como actriz, no pega como Carrie para nada.

Vamos, que pasa lo mismo que con El resplandor: existiendo esta versión, cualquier otra que se presente tiene que hacer un esfuerzo tremendo.

Dissonancer dijo...

al resplandor, que daño le hizo el doblaje dios...

Anónimo dijo...

adelante muchisimo la pelicula por que me aburrio bety la fea y al final sali decepcionado que la sangre de carrie era sangre de vaca, puff, que chafa prefiero bloodfest; ni siquiera me parece buena la matanza de texas de hooper (solo son gritosa y una motosierra ni sangre ni nada de nada).

Anónimo dijo...

sobre el respalandor cualquier versión la puede superar solo que le recorten los escenas donde no pasa nada y ya esta una excelente pelicula en 10 minutos. Resplandor es igual a ZZZZZZZZZZZZZZZZZZ.

Anónimo dijo...

¿la bruja de blair ?ajajajajajajajajajajajajajajajaja
¿terror? ajajajajajajajajajajajajaja

pobres occidentales que jamas han visto cine de terror. ni hanibal lecter ni jason ni nadie podra siquiera ponerse al nivel de las buenas peliculas japonesas gore de los ochentas; viva GUINEA´S PIG y no menos de eso, ni el exorcista, la verdad.

Hombre Lobo dijo...

Este anónimo es el mejor troll que he tenido jamás. Que risas.

Anónimo dijo...

desde luego, vaya troll XDD

y guinea pig pues hombre, tiene sus titulos divertidos, mermaid in a manhole es muy poetica y la del tio que se quiere suicidar es un parto.

pero vamos comprar estilos como la bruja de blair con devils experiment... XDDDDD

ademas las pelis de terror japonesas ya aburren. se ha sobresaturado el mercado.

en fin, sin mas que se anima y responde XD

Sr. Delmónico dijo...

Sí, muy buena película. Pero qué acaso Don Lobo no estamos ante una película que es lo que es gracias a su director? Esas actuaciones, ángulos de cámaras, dirección de arte... las habría hecho posible otro director? Tal vez haya sido algo interesante si el director hubiese sido Tobe Hooper, pero estariamos hablando de una buena dósis de sangre y ya. Definitivamente es lo que es porque hay un cerebro llamado Bryan de Palma... pienso yo.

Saludos.

pd.
Qué frustación trae ese anónimo, jajajaja, de vez en vez es bueno tener un bufón entre tanta sangre para reir un rato.