sábado, junio 19, 2010

Reseña: Captivity (2007)

En esta ocasión creo que las expectativas eran comprensibles. Poniéndonos serios, la pregunta es cómo no puede ser buena una cinta dirigida por Roland Joffé, responsable de una de mis películas favoritas, La misión (1986), y con guión escrito nada menos que por Larry Cohen. El caso es que Captivity (2007) las tenía todas consigo para ser un trabajo, si no destacable, al menos eficiente. La realidad se impone como un balde de agua fría, ya que la cinta es en verdad un thriller bastante convencional hecho con dos objetivos: por un lado la exhibición de su protagonista, Elisha Cuthbert, y por el otro la explotación del popular esquema de torturas masificado por películas como Saw (2004) o Hostel (2005). Si tenemos en cuenta que ambas de estas (secuelas incluídas) son, al igual que la película de que hablamos hoy, propiedad de Lionsgate, llegamos a la conclusión de que la avaricia los ha llevado por mal camino.

En un esquema ya visto muchas veces, Captivity no es más que la historia de una supermodelo secuestrada por un misterioso y anónimo personaje que procede a torturarla física y psicológicamente durante la hora y media de metraje. Con el tiempo, la chica descubrirá que no está sola en su cautiverio, y que las intenciones de su captor son más complejas de lo que en principio parecen. Lástima que la película en realidad no lo sea; de hecho, tras los primeros quince minutos ya deberías saber exactamente cómo va a terminar, y lo predecible de su desarrollo ni siquiera está compensado por un auténtico trabajo de explotación. Después de todo, Elisha Cuthbert es una estrella juvenil en alza, y difícilmente le iban a poner las cosas muy duras en una cinta que en el fondo no es más que material de relleno entre los muchos estrenos similares de este subgénero de jovencitos torturados.

Sabiendo esto, la versión “Unrated” contiene varias escenas explícitas de torturas que fueron agregadas posteriormente a la película por orden del estudio. Dichas escenas no fueron rodadas por Roland Joffé, cosa que se nota porque no calzan para nada con el resto de la cinta y se sienten como añadidos artificiales que difícilmente se justifican y, en definitiva, tampoco son para tanto. A decir verdad, lo más conocido de Captivity, a fecha de hoy, sigue siendo la polémica surgida en torno a su material publicitario inicial. Estas falsas truculencias no salvan una película que es, hay que decirlo, tremendamente aburrida, en la que para colmo surge de la nada una sub-trama romántica (¡!) metida simplemente porque sí en aquella situación angustiosa que vive la protagonista, y que deja la película a la altura de un burdo telethriller de los más baratos.

Realmente no hay mucho más que pueda decir de Captivity aparte de apoyar su posible candidatura a lo peor de la década pasada. No hay mayores cosas que decir de una película plana y monótona, que ni siquiera sabe aprovechar el innegable morbo de su protagonista femenina en la que sin duda es una de sus actuaciones más recatadas, con lo que más que supermodelo parece una colegiala en apuros. Encima, tener en cuenta los responsables que están detrás de esta producción sólo hace de esta una experiencia mucho más lamentable.

4 comentarios:

tokig dijo...

Es una clara decepción por la historia y la forma como se desarrolla. A pesar de saber de antemano que debido al nombre de su protagonista, la película no se esperaba que fuese muy fuerte, en realidad eso se perdona si el ritmo y el suspenso estuviesen bien manejados. Es un apena porque me gusta mucho el trabajo que hace Larry cohen como guionista. Totalmente de acuerdo con tu critica...

No he visto la versión Urated pero la verdad no me dan ganas de hacerlo...

Saludos

Sir Laguna dijo...

Es una de esas peliculas que tengo en la lista de "para ver" desde hace tiempo pero siempre busco alguna excusa para no hacerlo.

Eso si... tiene a Elisha Cuthbert y eso me hara verla eventualmente.

Cinemagnificus dijo...

La verdad es que ya están rayando bastante con todo el rollo tortura cutre (hay pelis buenas del "género", pero la mayoría son mediocrísimas cuando no horrendas).

Precisamente, vengo de comentar hace poco las sagas completas de Saw y Hostel XD

Cinemagnificus dijo...

PD: Me uno a los que reclaman que Predator II es una buena peli o por lo menos una peli aceptable. A mi me parece una secuela más o menos digna. Y no hay mucha gente que piense igual: tú eres de los pocos :)