lunes, marzo 27, 2006

Reseña: Hostel (2005)

Con su segundo largometraje, Eli Roth se consolida como una de las mayores promesas del panorama terrorífico actual. Si Cabin Fever (2002) nos mostró el sorprendente debut de este director americano, Hostel (2005) es un decisivo paso más en lo que se augura como una próspera y fructífera carrera de la que los fanáticos del horror puro sacaremos más de un momento de un disfrute. Asimismo, su joven productora Raw Nerve parece apuntar, tras este nuevo estreno, a una línea específica de cine que puede que no sea para todo el mundo, pero de seguro provoca de todo menos indiferencia.

Si en su ópera prima Roth rendía homenaje al primer George Romero y al primer Sam Raimi, en su nueva obra tampoco se olvida de sus ídolos. De sobra está decir que el sello de calidad "Quentin Tarantino presents" asegura una marcada influencia de esa violencia desenfadada que carateriza esta nueva ola de películas de terror que desprecian cualquier tipo de contención ante el público, pero no es la única referencia. Cuando contemplamos a los sádicos villanos de Hostel enfundados en sus batas con guantes y delantal de cuero, el recuerdo de la inolvidable protagonista de Audition (1999), de Takashi Miike, nos golpea en el rostro de forma contundente. Esta referencia se hace mucho más obvia cuando, en una escena, contemplamos al propio Miike en un glorioso cameo, mirando directamente a la cámara y advirtiendo al protagonista (por ende, a nosotros) de aquello que estamos a punto de presenciar.

Pero la cinta es mucho más que simple homenaje y saludo a la bandera. Si algo ha demostrado aquí Roth es que es ante todo un conocedor de la auténtica esencia del miedo, desenvolviendo lentamente la historia y anticipando todo el horror que nos tiene preparados y del que apenas nos permite un vistazo en los créditos iniciales. Toda la primera mitad de la película se emplea en prepararnos para este momento: dos amiguetes americanos y un islandés viajan de mochileros por Europa buscando el típico paquete turístico de cualquier "eurotrip": sexo, drogas, juerga y más sexo. Los tres son entonces enviados a un pequeño hostal cerca de Bratislava, en Eslovaquia, donde se les ha prometido un paraíso terrenal de mujeres hermosas y bastante ligeras tanto de ropa como de moral. No tengo que decir, por supuesto, que dicho edén no es más que una trampa, que no revelaré pero que resultará muy familiar a todos los que hayan visto Blood Sucking Freaks (1976), película de semi-culto que recientemente ha sido recuperada gracias al formato digital.

Si la primera mitad sugiere todo, sumergiéndonos en esa atmósfera tenebrosa de una ciudad en decadencia, con todo y una panda de feroces niños delicuentes salidos de las peores pesadillas de William Golding, la segunda parte abandona todo tipo de sugerencia y abraza una violencia explícita y sádica, no tanto por lo gráfico de su charcutería (a pesar de que es muy gráfica, existen otras películas que han ido mucho más allá) sino por el regodeo en la maldad de aquellos seres y sus demenciales motivaciones (el detalle de las "nacionalidades" de las víctimas es más significativo de lo que se cree), pero sobre todo, por la posibilidad de que todo aquello que presenciamos en la pantalla sea un reflejo del Mal presente bajo la superficie aparentemente tranquila de nuestra sociedad (el mismo Eli Roth confiesa que recibió la inspiración para la película del contenido de cierta página web tailandesa). Por eso, Hostel no es una película de la que salgamos con miedo de dormir durante la noche, sino con el increíble alivio de sabernos a salvo, al menos de momento, porque siendo honestos: ¿no caeríamos también nosotros con la carnada de las mujeres del Este y su belleza por todos conocida? No me atrevo a responder.

Reconozco, sin embargo, que la película pierde en la segunda mitad esa deliciosa intriga que poco a poco iba creando, recreándose demasiado tiempo en su propia depravación. Aún así, creo que estamos ante una de esas películas que, al igual como pasó con Viernes 13 (1980), será motivo de discusión durante muchos años, y generará una relación de amor/odio como pocas. Sólo su autocomplacencia le impide ser la obra maestra que el señor Roth nos traerá en el futuro.

19 comentarios:

dragon negro dijo...

pues a mi la verdad es que la pelicula me parecio una gamberrada con muy poca gracia, aburrida, pretenciosa, previsible y tal.

pero bueno para gustos colores...

Dr. Strangelove dijo...

Estaba esperando que Hostel cayera por estos lares. Aún no la he visto pero supongo que será de las que a partir del segundo visionado gusta aún más.

Un oscuro saludo.

black queen dijo...

No llevo una racha de muy buenas películas en el cine. Las cuatro últimas que había ido a ver me habían hecho plantearme el no volver a pisar una sala, así que las condiciones en las que acudí a la proyección de Hostel eran un tanto especiales: estaba dispuesto a entusiasmarme con cualquier cosa por mínimamente buena que fuera.
Me equivoqué de película. Cuando esta acabó no pude sino lamentarme: "Y van cinco", al tiempo que el pirado de mi lado soltaba: "Ha sido una obra maestra".
Señor lobato: le admito que la primera parte de la película mantenía muy bien una intriga que nos hacía dudar, a pesar de que ninguda duda cupiera al respecto, de qué era lo que sucedía. Pero los problemas eran otros. A largo de la peli me quite las gafas para limpiarlas como ocho o nueve veces ante el temor de estar quedándome ciego por lo terriblemente desenfocado que estaba todo (y no me pareció que esa fuera la intención del director, por si alguien me viene con esas). Además, la segunda parte se volvía aburrida, carente de todo interés y el terror brillaba por su ausencia. No puedo decir más sin desripársela poco a poco a quienes quieran verla, pero podría seguir.
El caso es que yo les recomiendo que se den una vuelta por una carnicería: será más emocionante y les saldrá más barato.

Roberto A. Oti dijo...

Sin duda "Hostel" tiene una baza a su favor, y es que no deja de ser una película de nuestro tiempo, en cuanto al reflejo de un mundo sin valores, y al rechazo/desconocimiento del Otro. Pero también fuera mucho mejor película si ELi Roth se tomara la violencia mucho más en serio -lo cual tb no deja de ser otro síntoma actual, la violencia desdramatizada-, y hacernos salir de la sala con mucho peor cuerpo que con el que se sale, dado el humor negro que impregna a la narración y que termina convirtiendo la escena más sádica de tortura en un pasaje sarcástico.

Tb podríamos quejarnos de lo que nos han vendido en "Hostel", una presunta carnicería que luego no es tal. Pero lo peor es sin duda, la pose de Roth, su pretendida autoconciencia de ser el nuevo rey del género, como si "Hostel" fuera lo que el terror actual necesita para brillar.

No niego que "Hostel" sea mucho más interesante que muchos productos de género -que lo es-, pero se queda lejos de verdaderas promesas como Rob Zombie, Alexandre Aja o Fabrice du Welz. Su película es demasiado plana para ser elevada a una categoría superior, pero también lo suficientemente contundente y "agresiva" como para ser considerada, desde ya, una estupenda pieza de culto.

Saludos

Noel dijo...

Hostel 2... Hostel 2... ¡¡Hostel 2!!

Gemma dijo...

La puntuación no es sobre 10 verdad?

Hombre Lobo dijo...

Bueno bueno... si no fuera por Noel, casi diría que el único a quien le gustó fue a mí.

Definitivamente "Hostel" no es una película para todo el mundo, pero insisto en que en estos días de teen horror y PG13, hace falta cojones para lanzar una de estas.

Al señor Alcober Oti le preguntaría lo siguiente, en todo caso: ¿por qué merece más respeto Alexander Aja que Eli Roth? Porque todo eso que dices de "Hostel" se ve al doble en "Alta Tensión"... Además, Roth ya había dirigido "Cabin Fever", mientras que de Aja aún no hemos visto nada más. Al menos no aquí.

Ah, y para Gemma: la puntuación es sobre 5.

Gemma dijo...

Gracias. A mi tampoco me gustó nada, los primeros 25 minutos son parecidos a estar viendo american pie, el islandés es insufrible y aunque a veces en películas malas hay algo salvable en esta no encuentro absolutamente nada. Pero como se suele decir, sobre gustos... :) Decir que soy fan del cine más chusquero y no me pongo nerviosa con facilidad, no vayan a creer que la razón de que no me guste es mi sensibilidad porque no la tengo. :P

Saludos!!

Roberto A. Oti dijo...

Pues el Sr. Alcover Oti responde encantado: estimado Hombre Lobo, no pongas en mi boca palabras que no he dicho. Jamás escribí que me mereciera más respeto Aja que Roth, solo digo que el primero me parece mas interesante. Ademas, o hemos visto una película distinta o yo que sé, porque la violencia de "Alta tensión" es mucho más cruda, y carece del humor negro -a veces, incluso sarcasmo- de "Hostel".

Y tranquilo, que el remake de "Las colinas tienen ojos" promete mucho, vaya si promete...eso sí, sin la presencia dañina del Sr. Tarantino detrás, y seguramente el doble de áspera sin tanta publicidad engañosa.

Saludos

Hombre Lobo dijo...

Disculpe, señor Alcover Coti, no fue mi intención citarlo erróneamente. Creo que mi confusión se produjo por el hecho de que considerara más interesante "Alta tensión", que a pesar de que me gustó mucho, no me ha impactado tanto como las dos películas de Roth.

Ahora, le doy la razón en cuanto a su comentario sobre "Las colinas tienen ojos". Incluso lo que he leído de ella la pone por encima de "Hostel".

En cuanto a esta, bueno, parece que me he quedado solo. No importa, a veces suele pasar.

Muchos saludos.

JohnTrent dijo...

Otro que la ha visto. Yo este fin de semana la veo sin falta!.

Henrique dijo...

Si la primera parte de la pelicula es innecesariamente larga, tonta, y aburrida, esperaba que al menos la segunda fuera tensa, dura y brutal... y por lo visto debo haberme insensibilizado después de tantos años viendo peliculas como esta (o mejor dicho, mejores que esta) porque me he aburrido incluso más.
Misógina, Xenófoba, argumento plano, dirección de principiante... "Hostel" es el tipo de cine que el terror no necesita, el de los pajeros, el encubrimiento de Miike y roth como nuevos reyes del cine de terror me parece que demuestra el mal momento por el que pasamos: resulta que un falso video snuff rodado con un amateurismo indignante se convierte en una pieza de culto...
Mal vamos si esto es lo mejor que hay.

Roberto A. Oti dijo...

Comparar a Eli Roth con Takashi Miike es como blasfemar..jejeje.

Saludos

Henrique dijo...

Pues a mi, ambos me parecen igual de mediocres. Bueno, al menos Miike tiene alguna pelicula decente...

Raul Riera dijo...

Me gusto la pelicula, tampoco es que es algo que uno dice QUE BUEEEEEEEEEENO pero es buena... pero te digo que El Descenso me parecio mucho mejor! (aunque son dos generos distintos)

EmoUrbe dijo...

Hostal, para mi, no fue la gran cosa, la verdad ni me gusto.
La vi con muchas espectativas, es que el trailer, era increible, yo me imagnaba algo brutal. Pero con lo que me encontre, fueron sexo, tetas, dialogos inecesarios, y demas, y que paso con las muertes bizarras?.. pues se encuentran los ultimos 15 min de la pelicula.
El concepto muy bueno, pero no me gusto como le dieron forma.
Espero que Hostal 2, sea lo que esperaba de la primera, ya que ahora no necesitamos explicaciones ni introduccion al concepto, se enfoquen en lo que son, una pelicula gore.

Rafahorror dijo...

Hostel "mucho ruido y pocas nueces" la mejor manera de describirla. Pobre, inconclusa, y fantasiosa historia.

Sr. Delmónico dijo...

Yo creo que la violencia mostrada es justificable. Además, el personaje del pseudo cirujano es simplemente genial, esa cara y esa actitud son de verdad de las cosas que te ponen a pensar en lo enfermo y bizarro que es este mundo. Amén aparte merece el locuaz tipo que espera paciente por saber qué se siente matar a un ser humano y no se decide si torturarlo o pegarle un tiro y acabar rápido.

Otro punto a favor son esa bandada de mocosos. Que, aunque para muchos esa parte es irreal, les puedo decir, que de esta parte del mundo en donde vivo, México, es de lo más natural e, incluso, van más allá de que esos niños en esta película.

El ambiente de mostrar un país bello, pero sumido en la soledad, la pobreza y lo aburrido de su monótona vida, la hacen todavía más creíble. Por supuesto no he viajado a europa, pero creo firmemente que esos países, aunque lleno de mujeres hermosas, la atmósfera se debe sentir así.

Si bien es cierto, como bien mencionas, la película cae en una autocomplacencia, no creo que se deba al gusto de Roth. Creo, o quiero creer, que se dejó llevar por mostrar más de lo que la gente quiere ver, llámesele sangre. Sin embargo, creo también, que compondrá el camino y habrá en el futuro una película que nos deje del todo satisfechos. Tiene las armas para hacerlo.

En cuanto a la comparación, aunque siempre odiosas, también a veces necesarias, comparto en que Aja se ve más visionario y más maduro a la hora de estar detrás de cámaras, por la tanto creo que Alta Tensión en las manos de Roth nos hubiera dejado menos contento que lo que resultó con el visionario director francés.

Julio dijo...

Mi hermana me recomendo la pelicula, y al verla me di cuenta que no nos gusta el mismo tipo de peliculas jaja
No es que yo sea un gran conocedor sobre pelìculas, pero pocas veces invite gente a mi apartamento y todos nos aburrimos tanto que sacamos la pelicula al rato, asi que para la proxima ya aprendi que no voy a tomar en cuenta las recomendaciones de mi hermana jaja