viernes, septiembre 16, 2005

Reseña: Saw (2004)

Aparte de los típicos slashers, existen otros psicópatas que han cautivado nuestras pantallas desde hace tiempo: los asesinos con “personalidad”. No se trata de simples matones, sino de auténticos artistas de la muerte, personajes con una inteligencia y capacidad inventiva tan grandes que están destinados a causar una desagradable admiración en el público, convirtiéndose ellos (y sus crímenes) en los auténticos protagonistas de la película. Son muchos los ejemplos, pero pocos discutirían que El silencio de los corderos (1991) y Seven (1995) son las dos películas que han llevado este concepto hasta su máxima gloria, ya que en el mundo de los asesinos carismáticos, el doctor Hannibal Lecter y el integrista religioso John Doe son los que mayor número de pesadillas han causado.

Saw (2004), escrita y dirigida por el novel director James Wan, intenta por todos los medios entrar en esta categoría. Rodada en tan sólo 18 días y con una cantidad mínima de recursos, esta película (uno de los mayores éxitos de género del año) tiene todos los ingredientes para convertirse en un filme de culto, aportando cosas nuevas mientras que paga el debido homenaje a sus más que evidentes influencias (para comprobarlo remitirse a las dos películas anteriormente citadas). Sin duda alguna, es una historia que busca explotar nuestro morbo hasta la saciedad, una película en la que cada escena, cada situación, cada fotograma parece destinado a ofrecernos un “más difícil todavía” para causar una culpable admiración por su protagonista, el apodado “Jiggsaw Killer” (Jiggsaw es lo mismo que puzzle; el título del filme no tiene nada que ver con ninguna sierra) y sus horrendos crímenes, cada uno más elaborado que el anterior. De esta forma, se consigue también el segundo objetivo de este sub–género de películas: hacer al asesino TAN inteligente que se vuelve casi inhumano, logrando así nuestro distanciamiento moral. La misma cinta ofrece el mejor ejemplo de ello: la escena que nos relata acerca de la única víctima que ha sobrevivido a la trampa del asesino (una chica gótica con un cepo puesto en su boca) fue filmada por Wan como una presentación para sus posibles inversionistas, quienes quedaron tan impresionados que pidieron incluirla en el metraje final. Por muertes y torturas imaginativas que no falte.

La historia comienza de una forma magistral: dos extraños encadenados por el pie uno frente al otro a lo largo de las paredes de un baño abandonado. En el centro hay un cadáver con una pistola en la mano, equidistante de los dos. Los personajes tienen, cada uno, una sierra oxidada, y a pesar de que no se conocen, saben que solamente uno de ellos podrá salir con vida. A partir de aquí comienza a desenvolverse la trama, revelando la identidad de los presentes y los motivos por los cuales se encuentran en ese predicamento.

Saw, sin embargo, es una película que no logra desarrollar cabalmente las expectativas que ofrece con su impactante situación inicial. Si bien es cierto que los diferentes crímenes del “Jiggsaw Killer” nos mantienen en vela y resultan bastante atractivos, la película sufre de serios bajones de ritmo que hacen que, por momentos, perdamos el estado de alta tensión. Para colmo, la trama “detectivesca” protagonizada por Danny Glover (un ex–policía obsesionado con atrapar al psicópata) no cuaja, y en ocasiones su personaje resulta incluso risible. Asimismo, cuando la película se acerca a su clímax, los “twists” y golpes de efecto de la trama se superponen unos a otros hasta que CASI se hacen demasiados, y digo “casi” porque ESE FINAL es tan impactante que puede que hasta salve la película para muchos. En la tradición de Seven (aunque no con tanta maestría) ésta es una de esas películas en las que la última escena es sumamente importante para la valoración final. Sólo esto ya es suficiente para alzar a Saw por encima de la mediocridad, aunque tendremos que esperar a su secuela (ahora en producción) para ver si realmente logra alzarse del montón. De momento tenemos una película que, si bien no es nada grandiosa, por lo menos es eficiente, que es más de lo que nos tienen acostumbrados a ver hoy en día.

10 comentarios:

Noel dijo...

Ya circula por ahí el trailer de la secuela: parece una adaptación de la original a los códigos del cine 'teenager', lo cual no está mal.

Se rumorea que ya la podemos tener por aquí en noviembre, aunque parece algo precipitado. La que sí está confirmada para ese mismo mes es la esperadísima Rejects".

Noel dijo...

Quise decir "The Devil's Rejects". Sorry.

Hombre Lobo dijo...

Noel, te juro que a veces dices unas cosas que me desconciertan, porque no sé si estás hablando en serio o es, como dicen, un guiño al lector.

Acabo de ver el avance de "Saw 2", y la verdad es que no dice mucho (es apenas un teaser). Ahora, a mí si alguien me dijera que están readaptándola a los códigos del cine "teenager", la verdad es que eso me daría un argumento para huir de ella a como diera lugar.

Sin embargo, como la primera no me pareció tan mala, lo más probable es que vea esta segunda, con todo y que la "secuelitis" es una enfermedad de lo más difundida en el mundo del cine, salvo contadas excepciones.

Ah, y en cuanto a lo de "The Devil's Rejects", bueno, eso sí que está en mi lista de prioridades.

Noel dijo...

¡Lo digo en serio! A mí me encanta el cine de terror 'teenager', y los responsables de la peli han dicho que esta segunda parte estará orientada hacia ese tipo de público (los personajes que salen en el teaser son más mozalbetes que los protagonistas de la primera).

Yo creo que puede estar bien ver sufrir a adolescentes con las trampas alambicadas del psicópata de "Saw": a los de "La Casa de Cera" les funcionó, y muy bien por cierto.

Eki dijo...

Creo que lo que dice Noel es que es más divertido ver como unos jóvenes emporrados se devanan los sesos y pierden los estribos ante los puzzles que no ver a dos hombres más o menos hechos y derechos tomarse la situación con tanta calma y sangre fría.

Hombre Lobo dijo...

A mi me gustan las películas de terror teenagers, pero no las de ahora, sino las de los 70 y 80. ¿Por qué? Muy sencillo: porque en aquellas décadas, como todavía el mercado adolescente no estaba tan desarrollado, los actores adolescentes que había no eran (casi ninguno) "celebridades", y por lo tanto, las películas que hicieran eran más cañeras, ya que estaban libres del lastre de famoseo que muchas veces imponen ciertos protagonistas actuales sobre los personajes que tendrán en pantalla. El caso más patético es Paris Hilton, ahora que mencionas "La casa de cera", pero no es ella la única: recuerda a Jennifer Love Hewitt negándose a mostrar las tetas en "Sé lo que hicieron el verano pasado" o a "Buffy" pidiendo ser un poco más inteligente en el remake de "The Grudge". Por favor. Todo esto, valga decir, tiene su origen en "Scream", pero ese sería un tema demasiado largo para un comentario, así que por ahora voy a dejarlo de ese tamaño. Quizá lo amplie más adelante.

black Oborot dijo...

saludos hermano lupino, jajaja me causa gracia esa parte final del post donde dices "aunque tendremos que esperar a su secuela (ahora en producción) para ver si realmente logra alzarse del montón." jajajaja creo que si siguen asi no te extrañe que saquen un Saw X, o un jiGGSAW VS lECTER, off topic, que opinas de las peliculas de Naschy

pablo dijo...

Una gran pelicula...lastima que la arruinaron con esas secuelas espantosas.

saludos

Anónimo dijo...

Es una gran pelicula, no se porque le pusiste un 3. La Segunda parte tambien es muy buena. Ya la tercera pasa muy apenas por algunas escenas, pero la 4 si es una asquerosidad (en el sentido que es horrible,aburrida y predecible.

Creo que tenemos gustos muy similares, pero en esta si me sorprendiste, minimo merece un 4.

Saludos

Sr. Delmónico dijo...

Que fue buena? sí
Que la verdad la trama está bien, y sólo bien, desarrollada? sí
Que el final, aunque ya visto, nadie se lo esperaba? sí.

¿Qué es lo que nunca debió ser tan relatado y que para mí sí que se merece ese 3?, es la trama tan sosa y de hueva tremenda que es la del detective.

Sus secuelas, todas ellas, son una real mierda... podrán verse más gore, se podrá mostrar más sangre y hasta nos podremos nunca imaginar el final, pero eso es lo que las hace basura, el final. Al menos a mí, no me gusta que me disfrazen una trama de lo más rebuscada con sangre y muertes bien filmadas, si al final, aunque me sorprenda, sabré que nada de lo veo es hecho por la persona que me imaginé. Vamos, que el puto final siempre es el mismo.