viernes, noviembre 18, 2005

Reseña: Ginger Snaps 2: Unleashed (2004)

La primera película de Ginger Snaps (2000), a pesar de no obtener una gran distribución en los cines, se convirtió rápidamente en una cinta de culto, y le dio al género exactamente lo que necesitaba: un respiro de alivio. Cuatro años después, una secuela y una precuela fueron estrenadas con apenas meses de distancia, aunque por desgracia ambas estuvieron destinadas al mercado de las películas “directo a vídeo”. Esto una lástima especialmente en el caso de la secuela, Ginger Snaps 2: Unleashed (2004), uno de esos raros casos en los que una película buena puede tener una segunda parte digna de mención.

Unleashed comienza poco después del final de la primera película: tras verse forzada a matar a su hermana, Brigitte Fitzgerald (Emily Perkins, repitiendo su papel de la película anterior y llevando esta vez TODO el peso de la película sobre sus hombros) huye del tranquilo suburbio de Bailey Downs y se dirige a la gran ciudad. Sobre su espalda pesan dos grandes problemas: en primer lugar, la supuesta “cura” hallada en la primera película ha probado ser insuficiente para eliminar en forma definitiva la maldición que ahora corre por sus venas, por lo que se ha visto obligada a inyectarse con cierta periodicidad para evitar convertirse en licántropo. Por si eso fuera poco, el chico contagiado por su hermana (y que ella creyó haber curado) ahora es un hombre–lobo con todas las de la ley, y no para de darle caza. La situación se complica cuando Brigitte cae enferma y se desmaya en plena calle, siendo llevada a una clínica de rehabilitación de chicos drogadictos (por culpa de la sustancia encontrada en su posesión y que los médicos confunden con un psicotrópico). Brigitte sabe que tiene que escapar antes de que su transformación se lleve a cabo, y para ello cuenta con la ayuda de la única persona que cree en su historia, una niña llamada “Ghost”, que también guarda un secreto propio.

La película está dividida en dos partes muy marcadas: en la primera, Brigitte maquina la forma de escapar de la clínica de rehabilitación, donde sospecha que poco a poco está perdiendo la cordura (su lenta transformación viene acompañada de constantes alucinaciones, algunas de ellas con su difunta hermana). Toda esta primera mitad puede ser resumida (como bien han dicho muchos) en “Girl Interrumpted con un toque de hombres–lobo”. En esta parte el elemento sobrenatural es mínimo (aunque ciertamente está presente), centrándose más en los afectos, odios y tensiones de un ambiente poblado de “chicas con problemas”: una auténtica jauría humana de la que Brigitte debe escapar a como de lugar. La segunda parte, una vez que ella y Ghost consiguen huir, transcurre en la cabaña de la extraña chica, un sitio apartado de la civilización donde Brigitte deberá enfrentarse a la bestia que le ha perseguido desde que abandonara los tranquilos suburbios que eran su hogar. Es aquí donde la película cobra toda su fuerza, llevándonos de regreso a la bestialidad con la que se nos presentaba la historia original. El gore y la violencia no se hacen esperar, y todo remata con un clímax final que no puede dejar a nadie indiferente. No voy a adelantarlo, pero diré que en mi opinión, este desenlace resulta perfecto, pues resume toda esa tierna malevolencia que hacía especial la primera película de esta saga.

Ginger Snaps 2: Unleashed no resulta tan grandiosa como la original, pero es sin duda una digna secuela que se atreve a explorar nuevos caminos a la historia de la que se ha generado. Es una lástima, sin embargo, que la tercera parte haya decidido no continuar por estos derroteros, porque realmente me quedé esperando más de este filón. En todo caso, desde ya les digo que me asombra la gran diferencia actoral que veo en Emily Perkins entre estas dos películas. Espero que podamos verla en otras piezas de género muy pronto.

8 comentarios:

Eki dijo...

Bueno... entonces el otden recomendado de visionado, ¿cual es?

a) 1 - 2 - 0
b) 0 - 1 - 2
c) 1 - 2
d) Ninguno de los anteriores

Hombre Lobo dijo...

Definitivamente, el "a". Yo iría más lejos: se puede vivir sin ver la tercera (es decir, la precuela), pero NO sin ver las otras dos.

protheus dijo...

La primera, salvo los efectos, fue buena.
¿Mejoran los efectos en la segunda?

Cesare dijo...

Más que interesante secuela, si señor... Aunque a mi el final, tal vez más por su realización que por si mismo, me recordo demasiado a las moralejas finales de más alla del limite... Sin dejar de ser por ello un giro interesante...

Anónimo dijo...

Decir que a mí me gustó más la segunda parte que la primera. Les pondría de nota un 5 a la segunda y en un 4 a la primera. Quizás en la primera parte se notan más las limitaciones de presupuesto. Pero en la segunda, el presupuesto tampoco debió de ser una gran cosa, y sin embargo no desmerece ni desconcentra de la tensión (más bien lo contrario). Es de notar, por ejemplo, la escena de la muerte de una de las internas contra la estructura de plástico y madera: sin mostrarse translúcidamente, se está dejando entrever todo.
Además: Sobresaliente a la fotografía en ambas.

andrei dijo...

Al igual que muchos que ya vieron la trilogia de ginger snaps me quedo con la primera, aunque la segunda tiene lo suyo. En cuanto al hombre-lobo intentaron mejorarlo o fué mi imaginación? como sea muy buena pelicula y de nueva cuenta buena actuación de Emily ( lástima que katherine salga escasos minutos)

Anónimo dijo...

woow excelntes peliculas
tuve la suerte de conseguir las 3 y no puedo dejarlas de ver XD
bueno me despido buen blog
(Y)
saludos

Pan SheWolf dijo...

Vale...buscando opiniones para decidir si veo la segunda parte, encuentro esto.
Bien todos...me han animado.
Vamos a verla ;)