lunes, noviembre 28, 2005

Reseña: El exorcismo de Emily Rose (2005)

El problema quizá se encuentre en la fase de promoción, ya que a juzgar por los avances y el material publicitario en general, El exorcismo de Emily Rose (2005) se vendía como una película de terror con todas las de la ley, si bien resulta algo muy diferente. A estas alturas ya muchos sabrán que se trata en realidad de un atípico thriller de juicios al estilo de John Grisham, sólo que esta vez acerca de un tema de carácter sobrenatural inspirado en una historia real que ocurrió en Alemania durante los años 70, en la que un sacerdote católico fue enjuiciado por supuestamente causar la muerte de una muchacha durante un exorcismo destinado a expulsar a los demonios que destruían su cuerpo. Para mí, en lo particular, esta película ha resultado toda una sorpresa especialmente por el hombre detrás de las cámaras: Scott Derrickson, fallido guionista que ya llevaba dos strikes en su haber: Urban Legends: Final Cut (2000) y Hellraiser V: Inferno (2000), la cual también dirigió.

La verdad es que la nueva cinta de Derrickson resulta tremendamente interesante, más allá de sus ambivalencias de género. Desde el principio, su director toma la sabia decisión de no intentar siquiera superar a esa obra maestra que es El exorcista (1973) de William Friedkin, la película con la que inevitablemente surgen comparaciones. En realidad, se trata de dos cosas muy distintas. A diferencia de la película de Friedkin, la historia de Emily Rose no busca explorar el tema de la eterna lucha entre el Bien y el Mal, sino más bien la no menos eterna disputa entre la Ciencia y la Fe, representada en la figura del juicio y el "pulso" entre los dos abogados, uno creyente y otro agnóstico, cada uno de ellos obligado a defender la postura contraria a su forma de vida. Y es que es la duda el elemento que da cohesión a la película, la imposibilidad por parte del hombre de desechar por completo aquellos aspectos de la vida que no puede explicar. Nosotros, como espectadores, también quedamos desconcertados porque el enigma no se cierra por completo (al menos creo que es así): ¿estaba Emily Rose realmente poseida o sufría un cuadro de epilepsia psicótica? No lo sabemos. No podemos saberlo.

Las escenas del exorcismo y todo lo que tiene que ver con la posesión de Emily son, sin duda, aquellas que harán las delicias de los aficionados del género. Mención especial aquí para la tremenda actuación de Jennifer Carpenter, que interpreta a Emily con una ferocidad que se desborda en la pantalla. Sus escenas (narradas a través del recurso del flashback) son sin duda lo mejor de la cinta, y creo que hasta el más escéptico puede no sentirse igual que antes al ver un reloj que marca las 3 de la madrugada. Pronto volveremos a ver a la señorita Carpenter en Roman (2006), la película dirigida por Angela Bettis.

Algunos sectores en Estados Unidos han criticado la película afirmando que es una pieza de propaganda cristiana. Yo, personalmente, no creo que sea así. Es cierto que ofrece una visión positiva de la religión (especialmente del sacerdote protagonista) pero aún así me parece una opinión arriesgada. En todo caso, es la duda lo que defiende El exorcismo de Emily Rose, así que harán bien en no buscar presencias demoníacas explícitas en esta película. Creo, sin embargo, que estamos aquí ante una de las experiencias más interesantes del año. Al menos, así lo considero.

9 comentarios:

maria caraota dijo...

jejeje yo sabia que te iba a gustar :D muy buena reseña :D


besos :D

Eki dijo...

Si que es una gran película, además sorprende si no sabes qué es lo que vas a ver y te encuentras con esto. Yo le hubiese apurado un poco más la nota, quizás no llegando al 5, pero al menos un 4'5 bien majo.


Nota: tengo un amigo muy fan de El Exorcista que me confesó que Emily Rose le gustó más.

Verificación de la palabra: yfzvqm

Alvy Singer dijo...

No es or llevar la contraria pero a mi el film me pareció un 7/10 por esa apestosa propaganda cristiana que desprende al final.

El film se mantiene en una interesante linea docuthriller hasta que el fiscal se convierte en mera caricatura, y el cura, y los demonios, y los "tics" de la aobagada dominan la función.

Francamente el final, y las apariciones de la abogada estropean la intención de un film (el pretender dar una visión bipolar de un hecho) fracasa miserablemente. Los titulos del final con el "que se hizo de ... " resaltan mi sinsabor a telefilm amargo.

Claro que es una propuesta interesante dentro del horror. Y cuenta con un eficaz reparto, y el descubrimiento de Jennifer Carpenter. Pero veo a Scott Derrickson como un hipócrita de campeonato. Y dudo mucho que supere al "exorcista" , primero porque aquella era mas consecuente con sus propuestas, y como resultado mas honesta.

¡Me sorprende que no huelan esta propaganda cristiana que echa para atrás! Más obvia imposible.... Está claro que al director no le interesaba terminar la película con la duda de saber si se trataba de una fanática católica psicótica o una poseída. Y eso para mi , le resta puntos, porque pierde en sugerencia segun su propuesta inicial.

En definitiva torpísimos minutos finales, para una película con momentos muy interesantes, y un logrado exorcismo.

Un saludo!

Eki dijo...

Lo de la propaganda cristiana trajo polémica en los usa creo, y aunque reconozco que el final queda un poco edulcorado, es lo que da sentido a la actitud del cura de querer contar la historia aun a riesgo de lo que diga la iglesia.

También se podría interpretar como lo dices tu, que el catolicismo le comió tanto el tarro que la ofuscó y no le permitió aceptar la posibilidad de una enfermedad. Pero lo que digo yo es que aquí lo que se juzga no es si estaba poseída o no, sino la negligencia del cura. ¿Fue culpable de su muerte o no?

Noel dijo...

Yo hubiera deseado que fuera menos una peli de juicios y más una peli de terror.

La secuencia del exorcismo es impresionante.

Alvy Singer dijo...

Cierto pero al director no parece importarle la culpabilidad del cura.

Se dedica a "demostrar" la credibilidad de Emily Rose (poseida) para demostrar asi que el cura es inocente.

Añade tics absurdos (las apariciones de la abogada ¿agnóstica? , un " malvado y escéptico " fiscal ¿cristiano?, la muerte "inesperada" del final) que se cargan todo elf ilm.

Y en cuanto al terror, pues para mí el gran acierto estriba en su inmensa sencillez, y en su augmento del pavor psicológico.

Y menos estos "tics" podría ser la historia de una pobre fanatica religiosa psicótica. O la de una poseida. Y con esa sugerencia cada cual que comulgue con lo que quiere. O tan solo con seguir la linea de la antrópologa (de lo mejor del film) que enfoca la posesión desde algo mas científico.

SPOILER.:
Pero el sermon místico-crisitano virgen maria incluida, me parece muy propagandístico. Y sonrojante de no ser porque Campbell Scott, el inmenso Tom Wilkinson y la excelente Laura Linney estan ahi dando el callo. Si tuvieramos a actores peores, las risas, y la verguenza ajena se haria patente.
SPOILER.

Pues eso. Que es una pena, porque es una de las propuestas de terror mas interesantes, ya que la mezcla de drama judicial y terror psicologico me ha parecido muy adecuada, y con ganas de dar aires nuevos al cine de horror. Y eso es loable.

Un saludo!

Ernesto dijo...

¿El exorcista obra maestra? es la película mas aburrida y de ritmo más lento que pueda haber. Como se basa en un argumento bastante simple tienen que rellenarla con secuencias redundantes, conversaciones larguísimas y lentas, etc. etc. Por ejemplo esa escena que el padre sube lenta, lenta, lentamente las escaleras rumbo al cuarto de la poseída, sin que haya la esperada edición, o algún paneo o lo que sea. Toda la primera mitad de la película es de este tipo, y se podría reducir de la hora que dura a algunos 5 minutos sin ninguna perdida grave del argumento.

Anónimo dijo...

Me interesaba ver esta peli porque esta basada en hechos reales y me interesa basicamente la parte del juicio. Trate de buscar la verdadera historia, pero solo encontre resenas sobre la pelicula. Me parece raro y hasta ilogico que el argumento que usa la defensa es la duda razonable sobre la existencia de dios o los demonios. No se se puede plantear este argumento a los jurados, sabiendo que la decision que ellos van a tomar sera basada en si son creyentes o no. La fe no se puede llevar a juicio, ya que la fe es creencia ciega, que no parte de ninguna evidencia solida que la avale o que la refute. Hubiera sido mas interesante que la defensa platee el argumento sobre la base de quien tenia la competencia legal para tomar las decisiones sobre el cuidado de la joven y en ese caso la defensa hubiera ganado el juicio, al hacer notar que el cura solo daba consejos basados en sus creencias incuestionables, el no tenia competencia legal sobre las decisiones de emily rose. Si los medicos pesaban que ella tenia un caso de epilepsia psicotica, pues debieron solicitar a un juez que se la declare incompetente y asi poder internarla y darle el tratamiento que ellos juzgaran adecuado, pero esto, por lo que se ve en la pelicula, no se hizo. Los padres tampoco solicitaron declarar incompetente a emily rose, por lo tanto, las decisiones seguian siendo de ella, al ser mayor de edad. Si ella decide abandonar el tratamiento medico por principio de autonomia del paciente y entregarse a un ritual de exorcismo, la resposabilidad legal es solamente de ella, no del cura ni de los padres. Si ella hubiera sido menor de edad, la responsabilidad es de los padres. Esta es la discusion que me hubiera interesado ver en la pelicula, no se si llego a darse en la vida real.

El tío Quique dijo...

La entrada de esta película no puede ser más acertada, sobre todo la alusion a la venta de la cinta como material de terror cuando es más bien una peli de juícios. Se disfruta, fluye y mantiene el interés.
Un saludo.
El Vizconde Valmont.