sábado, noviembre 26, 2005

Reseña: Drácula 2000 (2000)

Actualización del mito del Conde de Transilvania, Drácula 2000 (2000), es una de las películas que ostenta el dudoso “sello de calidad” Wes Craven presents, y no es para menos considerando que está dirigida por Patrick Lussier, quien fuera un habitual editor a las órdenes del creador de Freddy Krueger. El resultado es una película paradójica (a falta de un mejor término), ya que guarda un debido respeto al material original y al mismo tiempo termina descalabrándolo por completo en busca de algo nuevo. Sin embargo, al final, se trata de una película banal y predecible aderezada con algún que otro detalle interesante.

Uno de esos puntos de interés es su premisa: tras incontables intentos de acabar con Drácula, el doctor Van Helsing decide encerrar al rey de los vampiros en un ataúd y mantenerlo prisionero, mientras trata de descubrir la manera de acabar con él definitivamente. Para asegurarse de que estará allí cuando su archienemigo sea despachado, el buen doctor ha tenido que mantenerse con vida inyectándose pequeñas dosis de la sangre del vampiro, obteniendo así un envejecimiento extremadamente lento. Una noche, unos ladrones asaltan su tienda de antigüedades y roban el ataúd, en la creencia de que un artefacto con un despliegue similar de seguridad tiene por fuerza que valer mucho dinero. No hace falta mencionar que el conde escapa y comienza a dejar un rastro de sangre (y criaturas de la noche) a su paso. Ahora el doctor Van Helsing debe reclutar la ayuda de su joven aprendiz y dar caza al monstruo mientras éste se dirige a Nueva Orleáns, donde vive la hija de su Némesis, con la que está estrechamente relacionado.

Drácula 2000 vino después de Blade (1998), por lo tanto es fácil justificar que al tema de los vampiros se haya unido el de la acción, comenzando por los ingeniosos artilugios diseño del famoso caza–vampiros, juguetes que serán aprovechados por Simon, su joven empleado de anticuario que sin quererlo termina convertido en su aprendiz (y evidentemente en su yerno). Todo esto se va compaginando con la búsqueda documental de los orígenes de Drácula, llegando a una conclusión realmente arriesgada que por supuesto no voy a mencionar aquí por no estropearles precisamente el detalle más interesante de la película.

Otro detalle significativo es que la cinta busca recrear la historia de Bram Stoker de una forma bastante cercana, sólo que adaptándola a los tiempos actuales. No es casualidad que Drácula llegue a la ciudad en un avión en el que han muerto todos sus tripulantes (evidente actualización del barco “Demeter” que aparecía en la novela), ni que a lo largo de su odisea se procure la ayuda de tres despampanantes damiselas, una de las cuales se llama precisamente Lucy. Alguna que otra imagen también vale la pena, destacando la escena en que Drácula seduce y mata a la ya mentada muchacha, o el momento en el que el doctor Van Helsing se enfrenta a las tres novias del vampiro en una escena con fuertes toques oníricos.

No hay casi nada más, sin embargo, ya que la película se pierde en su propia trama de acción, incluyendo unos risibles momentos de artes marciales. Aún así, a pesar de que el resultado final sea bastante deficiente, merece por lo menos un alquiler para echar un vistazo a los interesantes detalles que de vez en cuando puede escupir esta fallida película.

6 comentarios:

Eki dijo...

Ese punto de interés que mencionas, si es el que yo me pienso, me pareció de lo más cutre que he visto en el cine en mucho tiempo. No me gustó nada esta película.

Noel dijo...

Hay una secuela que es aún más indescriptible.

A mí me gustó más que "La Reina de los Condenados", por ejemplo.

Hombre Lobo dijo...

EKI: sí, eso en lo que piensas es a lo que me refiero, pero no sé por qué, a mí me pareció interesante. La película es bastante mala, de eso no hay duda, pero insisto: tiene algunos detalles que me intrigan, aunque no sé si fueron hechos de manera consciente o no.

Noel: definitivamente, y esto también se lo digo a Eki, esta película con todos sus defectos es mil veces preferible a ese bodrio llamado "La Reina de los Condenados". Y si me permites ir más lejos, te diré que también supera a ese monumental fiasco llamado "Underworld", el cual tampoco se salvará de que lo vapulee en estas páginas. Ya le llegará su hora.

Efectivamente, hay DOS secuelas de esta película. ¿Quien iba a pensar que esta mediocridad generaría una trilogía? También existe una película llamada "Drácula 3000", en la que el conde es (como no) llevado al espacio, pero el título es una casualidad, puesto que no es una secuela de esta.

Eki dijo...

Bueno, decir que es mejor que UnderWorld es como decir hacerca de cualquier alimento que es mejor que el rancho que nos servían en el colegio, es lo que algunos llamarían tautología, porque es una afirmación que se demuestra a sí misma. En fín, como curiosidad de esta película, aquí en españa se estrenó un año más tarde... con el título de Dracula 2001 XDXDXD

Anónimo dijo...

Es que no pueden hacer una pelicula basada en este libro que sea desente?????? Todo eso es cualquiera. Estan dificil hacerla como el libro??? No digo que tenga todas las escenas, pero seamos coerentes, tampoco para cambiar los personajes!!!Que es eso de artes marciales?????? Que porqueria!!!!

Anónimo dijo...

si es cierto,
no e visto ninguna pelicula digna que se parezca siquiera a la novela
le meten cosas que absolutamente nada que ver
pero bueno...