martes, marzo 09, 2010

Reseña: Halloween 5 (1989)

Hace ya un tiempo hablábamos aquí de Halloween 4 (1988), la vuelta a las andadas del más famoso slasher de Haddonfield. Por lo visto le fue muy bien al asesino de la máscara blanca, ya que al poco tiempo teníamos Halloween 5: La venganza de Michael Myers (1989), continuación directa que es sin embargo una de las entregas menos populares de la saga. Los motivos de esto pueden estar en las prisas que se dio el estudio para realizar la película, estrenada menos de un año después de la anterior entrega. Sólo así se explica que a pesar de partir de una situación bastante típica en los slasher films y en esta saga en particular (Michael Myers sobrevive milagrosamente al final de la entrega anterior y regresa un año después para acosar de nuevo a su sobrina Jamie), el argumento no tenga lo que se dice una dirección definida, simplemente se siente como un montón de escenas hiladas por la presencia de Myers como el asesino.

El resto es prácticamente idéntico a la entrega anterior, con la policía montando caza a Myers mientras Sam Loomis intenta en vano sacar información de la pequeña Jamie, quien ha perdido el habla tras su traumática experiencia. Este conflicto no está lo que se dice muy claro; Jamie parece no querer ayudar a Loomis a pesar de que ambos quieren la misma cosa, y llegado un momento recupera el habla sin motivo alguno. Esto no hace más que evidenciar que de todas las entregas de la saga esta es una de las que se sienten más improvisadas, empezando por el hecho de que no hay realmente una protagonista; están los típicos jóvenes víctimas, pero ninguno de ellos tiene realmente una participación. La película intenta un giro ingenioso al despachar en primer lugar a quien parece ser la chica principal para así sorprender al público y hacerle sentir que nadie está a salvo, pero luego no sabe sustituirla. La inclusión de dos ineptos policías como elemento cómico parece algo sacado de otra película y resulta bastante lamentable. Asimismo hay demasiadas cosas que quedan sin resolver a nivel de argumento: la escena que explica cómo sobrevive Michael Myers, tomada por cierto de La novia de Frankenstein (1935), está bien pero no se nos dice en ningún momento qué fue de él durante el año que estuvo ausente, cosa que deberíamos saber tal como está presentada la película. El hilo dramático de Jamie con el que terminó la película anterior no se sigue y los muchos guiños que la trama deja entrever hacia lo sobrenatural no son explorados, comenzando por la presencia de un misterioso personaje nuevo del que nunca sabemos nada.

Hay, sin embargo, cosas destacables en cuanto a personajes. Sam Loomis está por lo visto más loco que nunca (de hecho Donald Pleasance sigue siendo lo mejor de la saga), y a pesar de que vemos a Michael Myers hacer aquí cosas insólitas como conducir un coche, el personaje está muy en la línea de esa forma silente e impersonal que acecha en las sombras, además de más logrado estéticamente y mucho más agresivo en sus maneras, destacando sobre todo la escena final en la cual se enfrenta a Jamie en el ático de su antigua casa. Son estos últimos veinte minutos, a decir verdad, lo único realmente destacable de la película, ya que no sólo ahondan muy bien en la relación entre el asesino y su víctima predilecta sino que dejan intuir el giro de la saga a lo sobrenatural sugiriendo vínculos entre Michael Myers y elementos de magia negra, cosas que serían explicadas en la sexta entrega. El resto es prácticamente una bastardización del concepto de slasher convencional tipo Viernes 13 (1980), saga que paradójicamente comenzó copiando el estilo de Halloween.

Es una lástima que este clímax final, valiente en el sentido de querer llevar la saga por un camino distinto a lo que se esperaba, sirva principalmente como anzuelo para la siguiente entrega; Halloween 5 tiene de hecho muchos indicios de un argumento interesante que se pierden al no ser desarrollados: ¿por qué Michael Myers es salvado, curado y mantenido por un año? ¿Por qué tiene un vínculo telepático con Jamie? ¿Quién es el misterioso hombre de negro? ¿Por qué la película se titula La venganza de Michael Myers? ¿De quién o qué se está vengando? Todas estas cosas son presentadas pero quedan en el aire, lo que convierte esta quinta entrega en un simple puente entre la cuarta y la sexta película de la saga, pero para eso ciertamente no hacía falta hora y media de retazos argumentales. Porque el problema mayor sigue siendo que el interesante clímax final podría perfectamente haberse incorporado al desenlace de la cuarta entrega, haciendo esta secuela francamente innecesaria.

8 comentarios:

Juan J. Espinoza dijo...

Completamente de acuerdo. Es la unica Halloween que recuerdo como incompleta e insatisfactoria. Ahora una duda? porque te sorprende que Michael pueda conducir un automovil? Ya lo hizo en la primera. Y alli si que fue sorprendente y poco realista.

MonoRojo dijo...

Cierto, muy cierto, en la primera conduce un coche y ni siquiera el mismo Doctor Loomis puede explicarse porque.. aduciendo que seguro le enseñaron en su estancia en el manicomio...

Hombre Lobo dijo...

A lo mejor no me he explicado bien: cierto que ya lo había hecho en la primera película, pero la diferencia es que aquí lo VEMOS conducir con las manos en el volante e incluso más de una vez, imagen que se me hace un tanto rara.

De todas formas, esto es un detalle meramente anecdótico al que tampoco hay que dar tanta importancia.

Juan J. Espinoza dijo...

Jajajjaja cierto pero es que Myers tiene sus fanáticos acerrimos.

MonoRojo dijo...

Comprendo, comprendo...

Jaume Mayol Hervás dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sam_Loomis dijo...

"Halloween 5: The Revenge of Michael Myers" tiene el título más llamativo para mí (venganza = interesante) aunque como bien mencionas éste título no se sustenta para nada.

Además de bifurcar la serie en subtramas tontas y mal hechas (el hombre de negro) la máscara de Michel Myers no mejora mucho después de la horrenda que tuvo en H4 (aunque esa sí es una secuela interesante).

Definitivamente de las más pobres entregas de la serie. Ah, y otra cosa, mencionas que aquí vemos a Michael hacer cosas insólitas como manejar un coche... Ya lo habíamos visto hacer eso en la primera película, ¿no?

¡Saludos!

Anónimo dijo...

sigo queriendo saber quien es el hombre de negro...