domingo, marzo 21, 2010

Reseña: Shuttle (2008)


Shuttle (2008) ha sido toda una sorpresa en el sentido de que es una película de la cual no esperaba realmente nada. Al igual que la ya comentada aquí P2 (2007), busca explotar el horror de un ambiente meramente urbano, con el valor añadido de tratarse de una premisa muy difícil de sacar adelante: un grupo de personas secuestradas por el conductor de un mini-autobús nocturno que los llevará a una noche de angustia y vejaciones por el desolado extrarradio de la ciudad. La cinta también ha sido comparada en ocasiones con películas como Funny Games (1997) y Eden Lake (2008) y la verdad es que hay ciertas semejanzas en su tono oscuro y deprimente, así como en un retrato del carácter a veces arbitrario de la violencia. Sin embargo, en Shuttle dicha violencia sólo parece ser al principio arbitraria, ya que poco a poco se va revelando como algo mucho más siniestro y premeditado.

Esto es lo que hace entre otras cosas que la cinta parezca al principio un thriller bastante convencional que poco a poco se va haciendo increíblemente cruel para con sus personajes y en ocasiones muy ingenioso por la manera como juega con las esperanzas del público. Lo mejor de todo es que el auténtico terror comienza bastante rápido, lo cual tiene su mérito no sólo porque se aleja de aquellos ejemplos similares que tardan siglos en arrancar de verdad sino encima porque la cinta es capaz de mantener el estado de tensión durante la mayor parte de su metraje sin decaer nunca, cosa nada fácil. En este mismo orden de ideas, resulta curiosa la manera en que logra darle la vuelta al subgénero de "turistas muertos" al tener lugar precisamente después del viaje, cuando los protagonistas ya están de regreso en casa y por lo tanto se sienten seguros. Lo fácil hubiese sido ambientar la historia en un lugar exótico; el hecho de hacer sufrir a sus personajes en suelo patrio tiene su mérito al convertir la ciudad de noche en un paraje solitario y tenebroso en el que puede ocurrir cualquier cosa. El ambiente, contrariamente a lo que se podría esperar en una premisa tan sencilla, está muy bien logrado.

Lo único que se le podría criticar es que, en ocasiones muy puntuales, requiere mucho del espectador en cuanto a credulidad, en el sentido de que los protagonistas tienen algunas ocasiones muy evidentes para mejorar su situación que no son aprovechadas por motivos meramente arbitrarios. Eso y una pequeña escena en la que se resuelve un conflicto dramático entre los personajes bastante salido de la nada y que por suerte dura poco. Como siempre, el final es una de las cosas más comentadas, en este caso por las sensaciones emotivas que puede dejar en el público y la decisión que toma el director y guionista Edward Anderson para dar salida al sufrimiento por el que ha hecho pasar a sus personajes y a su público. Anímicamente el desenlace se hace difícil, pero en parte es eso lo que hace la película memorable no sólo en cuanto a la revelación del "plan maestro" sino también en cuanto a su conexión con horrores mucho más reales y específicos, y lo mejor es que con todo y eso no se vuelve explotativa ni exagerada.

En virtud de esto he de cerrar con una cosa: quien sea que haya diseñado la carátula del DVD de esta película merece sin duda la peor de las muertes. Toda la portada en sí misma es un spoiler de los gordos que, al menos en mi caso, perturbó bastante mi disfrute de la película. Es inevitable verlo porque de otra forma difícilmente puedes identificarla, pero de todas formas es un golpe bajo. Aún así poneos una venda al manipular la caja y echar un vistazo a Shuttle si estáis de humor para una muestra de horror ingeniosa, cruel y tensa como pocas.

6 comentarios:

Carrieta dijo...

Mala, mala por donde se la mire. Aceptable comienzo pero luego se vuelve prediscible, estupida, forzada e incomprensible.Un sin sentido total para la "trata femenina".

Eternal Outsider dijo...

No pude evitarlo, tuve que googlear la carátula del DVD :P.

Igual no entendí muy bien, supongo que me daré cuenta mientras veo la peli.

Un saludo!

Carrieta dijo...

Es predecible!! Corrigo mi error. Muy buen blog continua asi Hombre Lobo

Eternal Outsider dijo...

Bueno, acabo de terminar de ver la peli. El final es muy duro, tan cercanamente real.

Y los lugares por los que iba el bus, me ha tocado estar a horas de la madrugada en lugares así y es algo que siempre tensa. Bien elegido el ambiente...

Se me hizo un poquito larga, pero es porque no tiene el ritmo usual de este tipo de películas. En cualquier otra se podría haber dado por terminada después del choque.

Un saludo y gracias por la recomendación!

Karlexus dijo...

Personalmente me gustó, muy recomendable para el que guste del sufrimiento ajeno y la identificacion con personajes que les pasa de todo y las pocas esperanzas de sobrevivir se ven aplastadas por un psicopata sin compasion... si no se ha visto la pelicula la portada del DVD les impedira disfrutarla.

Herodes dijo...

La acabo de ver y no encuentro elementos a destacar. Para mi gusto no tiene mucha tensión y en realidad, salvo momentos puntuales, es bastante plana y no saca provecho de las posibilidades que planteaba situarla dentro de un autobús.

Creo que está demasiado forzada y quizás lo único rescatable sea el final, aunque creo que esta moda de hacer finales crueles (aunque disfruto mucho de ellos porque dadas las circunstancias que nos presentan en este tipo de películas, es más factible que eso suceda) ya se está quemando demasiado.

En lo que si coincido es en el poco criterio que tienen las distribuidoras al momento de hacer el material promocional. Si ves esa imagen inmediatamante sabes hacia donde se dirige la película.