domingo, marzo 19, 2006

Te odio, Blogger (parte 3)


Cosa curiosa esto de la informática: por primera vez desde que empecé este blog, me veo obligado a colgar una entrada sin imágenes. La razón, muy sencilla: al parecer, Blogger ha decidido vengarse por las pestes que he hablado de su sistema y me lo ha estado impidiendo por dos días.
Sin embargo, este pequeño inconveniente no detendrá mi cruzada de martirio: incluir las diez categorías de reseñas de las que el sacrosanto sistema de blogspot carece. Aquí tenemos las siguientes tres, con lo que ya nos acercamos al tan esperado final.
Como siempre, quedan más que invitados a echar un vistazo. Si logro poner una imagen en esta entrada, lo haré, pero el enunciado sigue siendo tan real como nunca.
Vete al infierno, Blogger.

2 comentarios:

  1. Tranqui, parece ser que es un problema general de blogger, porque a mi me ha pasado algo parecido, aunque lo conseguí corregir copiando el html correspondiente a una imagen de un post anterior, pegándolo en el texto del post que estaba creando y cambiando los valores ( el tamaño de los pixels y el nombre de la imagen jpg)
    Espero que te pueda servir de algo y que no hayas pateado de los nervios la cpu...

    :)

    Un saludo
    Barry Collins

    ResponderEliminar
  2. Inicialmente no entendía el afan de organizar el blog..esperé e hice link en mi tema favorito (Vampiros) y luego seguí con el click respectivo sobre cada foto...caramba, estupendo trabajo. Lastima que la vida misma (lease tu otro blog)tenga taaaantase categorías que haría IMPOSIBLE este orden cuasi perfecto. Saludos

    ResponderEliminar

Información básica sobre Protección de Datos

Los datos que proporciones en este formulario son recopilados y almacenados por el administrador de este blog con el único fin de moderar los comentarios a los artículos publicados. No se comunicarán datos a persona u organización alguna. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir estos datos en cualquier momento.

Al comentar en este blog aceptas nuestra Política de privacidad