domingo, septiembre 04, 2005

Reseña: Ringu (1998)

Es imposible negar que Ringu (1998), la película que lanzó a la fama al director japonés Hideo Nakata, es un ejemplo perfecto de lo que es un filme de culto. Desde que se estrenara esta cinta (basada en la novela de Koji Suzuki, el “Stephen King de Japón”), su éxito se ha propagado con una rapidez que en nada desmerece aquella maldición de la que habla. Hasta la fecha ha producido, en su Japón natal, dos secuelas y una precuela, además de dos remakes extranjeros, uno de los cuales ya ha producido una secuela propia. ¿Pero a qué se debe toda esta fiebre?

El tema no es nuevo, pero Ringu aborda como pocas películas el tópico de las leyendas urbanas. En su caso particular, habla de una extraña maldición que rodea a un vídeo grabado en una apartada provincia japonesa. El vídeo, cuyas imágenes sólo pueden catalogarse como un sueño surrealista, mata en siete días a todo aquel que lo vea. La investigación acerca de los orígenes de la cinta corre a cargo de Reiko, una periodista que, tras la muerte de su sobrina a manos del vídeo “maldito”, debe encontrar la manera de anular su efecto antes de que ella misma sucumba. Para ello cuenta con Ryuji, su ex–esposo, un hombre que posee poderes extra–sensoriales y que por lo tanto está en “sintonía” con el espíritu que se esconde tras la cinta.

Para estas fechas es muy probable que todo el mundo conozca la historia de esta película o de su remake americano: The Ring (2002). Ahora, tras ver el original (debo admitir que mi primer acercamiento a esta historia fue a través de su versión foránea) no dudo que Nakata ha sabido proporcionar una atmósfera sutil y “perturbadora”, si bien no necesariamente “terrorífica”. Esa sutileza hace que Ringu sea una película diferente, con más énfasis en la historia que en los sustos. Pero también (y esto hay que reconocerlo) puedo entender perfectamente a aquellos que piensen que la película es un tanto aburrida, demasiado acarreada por una trama que no se cierra del todo, por un misterio detectivesco que prevalece sobre el “terror” y que encima deja muchas incógnitas y agujeros argumentales.

Hay algo, sin embargo, que resalta mucho en esta película y que la versión americana no tiene: Ringu es mucho más explícito en cuanto al origen de su “villano”, el fantasma de una niña con poderes paranormales llamada Sadako. Mientras que su equivalente anglosajona (Samara) nos es descrita en la película como una criatura maligna más o menos porque sí, la Sadako de esta cinta original comienza como una leyenda urbana, pero desemboca en toda una mitología que se remonta a conceptos muy antiguos de la cultura nipona, como son los espíritus habitantes de la naturaleza y el culto a los antepasados. Entre sus defectos, que los hay, yo señalaría aquellos aspectos puramente folletinescos que, al estar pobremente trazados, no aportan nada a la historia, siendo el mejor ejemplo los supuestos poderes paranormales de Ryuji, que en el mejor de los casos son utilizados como una barata herramienta argumental para “revelar” hechos pasados que no hubiésemos podido saber de otra forma. Sospecho, mas no puedo afirmar con certeza, que estos detalles obedecen más a un deseo por parte del guionista de permanecer fiel a la novela de Suzuki.

En fin, una película de gran ambiente y tema, con una ejecución un poco tediosa y enrevesada, pero que sólo por ser la original ya es referencia obligatoria. Ringu es uno de esos casos en que el cine puede ser realmente un culto de masas, pero tengo el presentimiento de que aquel que se enfrente primero a su remake americano verá seriamente perjudicada su experiencia con esta. Al menos, creo que ése fue mi caso.

3 comentarios:

Eki dijo...

Yo vi la japonesa en el cine, y el video me puso los pelos de punta. Perturbador es sin ninguda duda la palabra idónea, aunque no tenga 5 sílabas. Y es cierto que más que en el terror de sustos esta se basa en la angustia de los personajes y en la opresión del tiempo que se va acabando. Y a medida que leía lo que decias de lo 'folletinesco' de algunos detalles también en mi surgió la idea de que pudieran ser guiños a ciertas partes de la novela eliminadas para amoldarlo a la película que querían hacer. Sin duda alguna prefiero esta a la del señor Verbinski.

IRIAN-HALLSTATT dijo...

A mi me ha ido gustando más Ringu a la 2ª o 3ª vez que la he visto. He de decir que de las pelis de "terror" orientales, o vendidas como tal, es junto a Into the Mirror y Memento Mori, de las pocas que me gustan, y casualmente de terror no tiene mucho ninguna de ellas. Como señalas arriba se decanta más por crear tensión a base de una atmósfera inquietante muy lograda; para mi es peli de misterio más que de terror, y comprendo perfectamente que se considere un film de culto, especialmente dado el panorama del género.

Anónimo dijo...

Yo ví esta, varios años antes que la americana, y me parece muy superior al remake.
Sólo las imágenes del video me ponen los pelos de punta, y el final, con lo de la televisión... me tuvo varias noches sin dormir. También he visto la segunda parte, que me pareció bastante inferior, y Ringu 0, que cuenta la historia de una joven Sadako, actriz de teatro, y de como es asesinada.
Incluso he visto la serie de televisión, que es bastante entretenida.