jueves, septiembre 01, 2005

Reseña: La noche de los muertos vivientes (1968)


Si hay una película que haya causado genuino asco en el momento de su estreno, esa es sin duda La noche de los muertos vivientes (1968), el debut cinematográfico de uno de esos "míticos" directores de género, el genial George Romero. La película, un auténtico sueño hecho cine, fue realizada con las uñas en la localidad de Pittsburg, filmada en blanco y negro, no por razones estéticas ni artísticas, sino simplemente por burdos motivos de presupuesto, con un guión que explotaba el morbo de los espectadores y una ferocidad inusitada que no buscaba justificarse en ningún momento. Es el terror en estado puro, el miedo que proporciona aquello que no entendemos, aquello que no podemos vencer porque ni siquiera es posible determinar sus orígenes, sus intenciones o su auténtica naturaleza.

Tienen razón aquellos que, como Stephen King, dicen que con La noche de los muertos vivientes el cine de terror cambió para siempre, para bien o para mal. De hecho, nos hayamos quizá ante la primera película moderna de terror (este comentario tiene un sentido valorativo, no cronológico) ya que, hasta la fecha, el cine de género todavía se basaba en la atmósfera gótica de los mitos clásicos (vampiros, hombres–lobo, criaturas provenientes de esferas infernales) que la Hammer había resucitado recientemente. Nada de eso encontramos en la obra de George Romero, en la que por primera vez encontramos, en todo su esplendor, el que será uno de los nuevos (y duraderos) fenómenos físicos del género cinéfilo de miedo: el zombi.

Decir que existían películas de zombis anteriores a esta es, al mismo tiempo, cierto y falso. Hasta la fecha, la inserción de cadáveres re–animados se había utlizado en el cine, destacando especialmente White Zombie (1932), la película de Victor Halperin con Bela Lugosi, la ya clásica I walked with a zombie (1943) de Jacques Tourneur, o la involvidable Plan 9 From Outer Space (1959) de Ed Wood. Pero todas estas películas, si bien contaban con los muertos vivientes entre sus filas, lo hacían incorporándolos a una tradición narrativa que provenía, en algunos casos, de un estilo ya anquilosado de hacer cine. En otras instancias, se intentaba hacer referencias cultas a cierto exotismo afro–caribeño, algo que muchos años después llevaría Wes Craven hasta el límite con su casi documental película La serpiente y el arcoiris (1988).

Nada de eso hay en La noche de los muertos vivientes. Los cadáveres ambulantes de George Romero simplemente aparecen desde el principio de la película y nunca son explicados. De todas maneras, pronto está muy claro que eso es lo de menos, porque si algo intenta la cinta no es mostrar la épica lucha entre dos razas (los vivos y los no–muertos) sino los intentos desesperados de sobrevivir que acomete un grupo de personas forzadas a colaborar en una situación desfavorable. ¿Conclusión? Ese grupo de humanos atrapado en la cabaña asediada por los muertos vivientes puede ser tan salvaje e inhumana como la horda de cadáveres caníbales que se agolpa (cada vez en mayor número) a su puerta. A medida que transcurre la película, los finos lazos que los unen (basados sobre todo en una concepción egoísta de la supervivencia del más apto) se debilitan cada vez más, y para cuando llega el impresionante clímax de la historia, nos enfrentamos al que es quizá el mayor horror de la civilización occidental: la caída del sistema, el Caos absoluto.

Porque lo que más horroriza del zombi es precisamente el hecho de que es uno de los nuestros, irreconocible tras la muerte, desposeído por completo de memoria, afectos o intenciones, guiado solamente por la más elemental de las necesidades: el hambre. George Romero lo explotaría cabalmente en sus dos secuelas posteriores: El amanecer de los muertos (1979) y El día de los muertos (1985), con una tercera secuela estrenada este mismo año. Imitada y parodiada hasta la saciedad, ésta su primera película continúa siendo una referencia ineludible del horror en su estado puro, pero que además (y gracias a esa increíble secuencia final) nos deja con un terrible sabor de boca: lo que nos espera al otro lado de la descomposición de nuestro supuestamente seguro e inalterable orden es el infierno sobre la tierra, la depredación del hombre contra el hombre, el Fin.

Por cierto, en 1999 el gobierno de los Estados Unidos declaró esta película como "culturalmente significativa", razón por la cual es hoy en día Patrimonio de la Nación y está preservada en el Registro Cinematográfico Nacional.

7 comentarios:

Mycroft dijo...

La escena final de las fotos es sencillamente genial...

protheus dijo...

Cuando chamo, allá por los 70, la pasaron en "señor Cine", si mal no recuerdo. No dormí bien esa noche. No había TV a color, por lo cual no noté ese detalle del blanco y negro.

Sephiroth XI dijo...

Copiad este mensaje y enviadlo a todos vuestros contactos:

Los chicos del foro de Abandomoviez.net estamos planificando una marcha de muertos vivientes el SÁBADO 3 DE FEBRERO del 2007 en MADRID, con motivo del Día del Orgullo Zombie, en conmemoración del cumpleaños de George A. Romero, que cumple 67 años el hombre.

El tito Romero es el creador de las películas de zombies que conocemos. Dirigió en 1968 la que ahora es todo un mito en el cine de terror, "La noche de los muertos vivientes", a la que le siguieron "Zombie (Dawn of the dead)" 10 años después y "El día de los muertos" en 1985. Sus películas han sido imitadas en multitud de ocasiones, inlcuso se han hecho "secuelas no oficiales", como es el caso de "El regreso de los muertos vivientes" en Estados Unidos y "Zombie 2" en Italia. También han habido remakes de su trilogía para una nueva generación: el técnico de efectos especiales de sangre y vísceras Tom Savini rodó en 1990 una nueva versión de "La noche de los muertos vivientes" bajo la supervisión del propio Romero; en 2004 Zack Snyder rodó "Amancer de los muertos", que no es otra cosa que un remake de "Zombie" con su título original; y alcualmente Steve Miner está rodando el remake de "El día de los muertos". Por su parte, Geroge A. Romero regresó en el 2005 con su cuarta película de zombies, "La tierra de los muertos vivientes", y ahora mismo está rodando su quinta, "El diario de los muetos", y planificando la secuela de "La tierra de mos muertos vivientes". Entre tanto título como os acabo de soltar, alguno os sonará, ¿no?

Pues como ya he dicho, para homenajear a este caballero vamos a delcarar el 4 de febero como Día del Orgullo Zombie, y el SÁBADO 3 DE FEBERO del 2007, un día antes, lo celebraremos apiñándonos en MADRID disfrazados de muertos vivientes y caminando por las calles como tales. Toda España está invitada, la única regla es ir disfrazado y además que el disfraz sea bueno, no una simple careta de goma (es preferible el maquillaje).

Mowy (marcandopakete@hotmail.com) y yo, o sea, R.P. Sephiroth (sephirothicfilms@gmail.com), aún estamos planificándolo, tenemos que pedir el permiso al Ayuntamiento de Madrid y aún no hemos determinado el itinerario que seguiremos y qué actividades realizaremos después. Si hay algún madrileño al que le entusiasme la idea nos vendría muy bien su ayuda, puedes agregarnos a cualquiera de los dos al Messenger.

De todas formas, siempre encontraréis información actualizada en esta dirección: http://elblogdesephiroth.blogspot.com/2006/12/4-de-febrero-el-da-del-orgullo-zombie.html , no la perdáis. También si os queréis apuntar podéis dejar un comentario para indicarlo, así como plantar cualquier duda que tengáis. Además podéis ver el vídeo de una marcha de muertos vivientes que se hizo en Estados Unidos que nos inspiró para el Día del Orgullo Zombie, muy divertido.

Se trata de pasarlo bien un día, hacer un poco el ganso pero sin gamberradas. Imaginad cuando el tito Romero se entere de la azaña, a lo mejor nos coge como extras en una de sus películas.

No perdáis el contacto, pasad este e-mail a vuestros colegas, sobre todo si sabéis que son aficionados a este tipo de cine, y aunque no lo seais, apuntaos, ya veréis que risa cuando salgamos en los periódicos. Este año será en Madrid, pero otros años se podría hacer Barcelona, Sevilla, Valladolid y otras ciudades. Nuestro lema: ¡Vivan los muertos!

www.abandomoviez.net
http://elblogdesephiroth.blogspot.com/
http://elblogdesephiroth.blogspot.com/2006/12/4-de-febrero-el-da-del-orgullo-zombie.html

MonoRojo dijo...

ADORO ESTA PELICULA LA ADORO !!! LO MÁXIMO !!!!!!!!

TOBA dijo...

Esta pelícua es espectacular ls actores desconcertantes en muchos momentos, la presión dentro de la casa... el esfuerzo de las personas, la impotencia, el miedo, la desesperación y la alteración finalmente el desenlace fue lo que más me gustó.

Día del orgullo zombie...me encanta.
Adoré ver en el periódico( El Comercio-Perú), zombies en España, quiero ser uno...

Sr. Delmónico dijo...

Quién tiene los huevos de escribir lo que siente, sentarse a dirigir, arriesgar su capital, dejarnos con un sabor amargo durante la película y de último darnos una bofetada con ese final y aún así saber que va a triunfar? George y sólo George.

OBRA MAESTRA.

Vick dijo...

Recomiendo tambien en la lista de peliculas de zombis, Night Life con Scott Grimes (Critters) donde 2 jovenes se enfrentan a los zombis de unos jovenes de clase alta que tienen un accidente junto a un camion de quimicos que los revive para perseguir a los vivos, esta entretenida y con buenos efectos.