jueves, septiembre 22, 2005

Reseña: Llamada perdida (2004)

El japonés Takashi Miike es uno de esos directores de culto que a mí, particularmente, no me hacen mucha gracia. No sé si es porque no lo entiendo, o porque sus películas me parecen demasiado enrevesadas, o porque (tal vez) me falte la sensibilidad necesaria para darme cuenta de lo que quiere decir con su particular estilo. Porque el hombre, de que tiene mucho estilo, lo tiene sin duda alguna. Aún así, la ultra–violencia estrambótica de Ichi The Killer (2001), Audition (1999) o la trilogía de Dead or Alive (1999) no ha logrado convencerme. No porque me parezca excesiva, sino porque dichas películas en sí mismas son tan raras (a falta de un adjetivo mejor) que me dejan perdido, lo reconozco. Por eso, cuando escuché que su película Llamada perdida (2004) era su obra más “accesible”, me decidí a verla. Puedo decir que, aunque lejos de estar al nivel de otras producciones de terror asiático, es la película de este director que menos trabajo me ha costado ver de principio a fin.

Para los que hayan visto otros ejemplos de esta nueva ola de cine terrorífico del Lejano Oriente, la mayor parte de los conceptos desplegados en Llamada perdida resultarán conocidos, ya que el esquema es el mismo: una maldición que se extiende como un virus a través de la tecnología de masas (en este caso el teléfono móvil), resultado de la injusta muerte de una persona cuyo espíritu, rencoroso y vengativo, sólo desea ser escuchado. A pesar de eso, Miike consigue hacernos caer de nuevo en una premisa que, si bien comienza a estar bastante gastada, al menos está ejecutada con estilo.

La trama se centra en un grupo de amigas, una de las cuales recibe una llamada perdida en su teléfono móvil. Tras revisarla, se da cuenta de tres cosas que la dejan desconcertada: 1) la llamada proviene de su propio número 2) el mensaje que deja es su propia voz justo antes de un grito también suyo 3) la llamada está fechada dos días en el futuro. Cuando el tiempo se acaba, la persona muere en un terrible accidente, y la “llamada perdida” se pasa a uno de los números de su agenda, creando así una cadena de defunciones que, como siempre, sólo se detendrá si logran averiguar el origen de dicha maldición.

Como dije antes, no es nada nuevo, y sin embargo Llamada perdida está por encima de otras películas del género al conseguir situaciones realmente tenebrosas. El mismo hecho de que la maldición proceda de un teléfono móvil (hoy en día todo Cristo tiene uno) parece advertirnos sobre el castigo de nuestro singular apego a la tecnología. Momento muy especial es la escena en la que, tras correr el rumor de la muerte de una de las chicas, una de las supervivientes es acosada por la gente de su universidad para que les borre de su agenda, echando por tierra nuestras ansias de ser incluidos en el espectro comunicativo de la sociedad actual (no tener móvil hoy en día es estar desconectado, nunca más literalmente, de todo y de todos).

Yo me atrevería a decir, sin embargo, que la trama resulta sumamente predecible, y no alcanza los niveles de complejidad argumental de Ringu (1998) o la angustia generada por Ju–On (2003). Lo que sí está presente en muchas ocasiones es el toque de Takashi Miike: la película tiene detalles que son muy suyos, lo cual a veces es bueno (por ejemplo, una mano cercenada que continúa tecleando números en el móvil o una púa de acero que sale de la mirilla de una puerta) y otras no tanto, ya que, lamentablemente, el final es confuso y puede dejar a más de un espectador en el aire. Aún así, es interesante ver cómo este director ha abordado, a través de un cautionary tale tecnócrata, un género que literalmente desborda en este momento los cines de su país… y de otros: ya se habla del inminente remake americano de esta cinta, sin duda una de las más recomendables del J-Horror. Agárrense.

7 comentarios:

Noel dijo...

Hombre, "Llamada perdida" está bien, pero a mí el Miike que realmente me gusta es el de "Ichi" o la primer parte de "Dead or Alive". Aquí se limita a imitar el terror japonés exportable: lo hace muy bien, pero le falta algo de su toque maestro.

Eso sí: los últimos minutos son memorables.

Lino dijo...

Voy a ver si encuentro la pelicula por estos lugares. Hablando de celulares, creo que soy la unica persona sin uno. Detesto los celulares.

Eki dijo...

A mi me gustó mucho, y especialmente me acojoné con lo de la jarra esa que van 'colocando' hacia el final de la película. Es cierto que no tenía nada nuevo, pero lo que hizo es coger todas las películas (yo tengo una japonesa que se llama The Phone anterior a esta) del JHorror y meterlas en una coctelera en plan homenaje/parodia/plagio como sólo él sabe hacerlo, y aunque estoy con Noel en lo de Ichi y DoA, no desmerezco esta, porque la escena del Show televisivo a mi me pareció muy Miike.

hijodeladictadura dijo...

me gustaria verla. Cada vez es mas raro encontrar este material.

Saludos!

Johnn dijo...

hola oye fijate q ando bscando una pelicula q vi pero no recuerdo el nombre tenia algo q ver ocn oscuridad, se trata de una casa en la cual habian hecho un embrujo para tener la vida eterna y tenian q sacrificar a un ser querido y la primera vez no se pudo hacer y por asares de destino una familia llega a esa casa y el padre se posesiona y resulta q su papa habia hecho culto satanico en esa casa y ahora el quiere acrificar a su hijo para q se logre el embrujo es muy buena pero no recuerdo el proposito deel embrujo era q la tierra estuviera en osuridad absoluta si sabes por favor avisame gracias manwithoutasoul@hotmail.com

Silviuka dijo...

Takashi Miike me parece uno de los mejores directores asiáticos que hay hoy en día.
Y Llamada perdida me gustó lo tengo que reconocer, sobre todo la escena del hospital me hizo ponerme los pelos de punta.
Aunque no es de sus mejores películas la recomiendo.
kirikirikiriiiiiiiiiiiiiii :D

LUNA dijo...

La verdad es que esta película me aburrió