jueves, abril 07, 2005

Reseña: The Ring 2 (2005)

Lo primero que me pregunté a mí mismo cuando supe que estaba por estrenarse The Ring 2 fue si la película sería una historia independiente o un refrito de Ringu 2, su antecesora más directa. Existía, sin embargo, un atractivo: el anuncio de que Hideo Nakata, creador de la original japonesa, sería su director. A decir verdad, se nota. A pesar de que la película sigue su propia historia, sin tener nada que ver con su homónima nipona, sí tiene algunos puntos en común, y Nakata logra aportarle ciertos toques (interesantes a decir verdad) de su propia filmografía, incluyendo innegables guiños a Dark Water, su otra obra más conocida. Esto último es una auténtica putada, puesto que está por salir el remake de esta última película, dirigida por el brasileño Walter Salles y protagonizada por mi adorada Jennifer Connely.

Pero volviendo al tema, quiero dejar muy claro lo esencial: la tan esperada secuela "gringa" de The Ring no le llega a la original (es decir, a la original "gringa" de Gore Verbinsky) pero se defiende bastante bien. Sin duda que es necesario darle una oportunidad; la historia tarda unos 20 minutos en realmente ponerse en marcha, pero una vez que lo hace, los resultados son muy buenos. No voy a revelar aquí grandes detalles de la trama, pero basta decir que la película esta vez no gira alrededor de la famosa cinta de video (que es destruida por Rachel una vez que empiezan a repetirse las extrañas muertes) sino de la historia de la propia Samara Morgan y de sus no-tan-terrestres orígenes, detalle que ciertamente la faltó a la primera película y que constituía su principal diferencia en cuanto a la original japonesa. La historia de carácter mitológico de una Samara que ahora, cual un perverso Djinn, pretende regresar al mundo físico a través del hijo de Rachel, es apoyada por un extenso uso (a veces hasta abuso) de CGI y de la reaparición en el genero de una inquietante Sissy Spacek en un corto, pero vital, personaje.

Algo siempre me sorprenderá de esta saga: la capacidad que tiene para asustarte a pesar de que ya sabes exactamente que es lo que viene. Ciertamente salgo con balance positivo de toda la experiencia. Insisto, no es tan buena como la primera, pero allá donde la secuela japonesa falló (Ringu 2 me parece aburridísima), la gringada de The Ring 2 triunfa y se gana mi incondicional recomendación.

2 comentarios:

Raul dijo...

Mmm a mi no me gusto esta, de hecho si hay escenas que me asustaron pero no se... la pelicula no me convencio aunque claro NO FUE PEOR que Elektra (contrincante mas cercano a House of the dead)

Eki dijo...

Yo vi Ringu y me enamoré de esa película a pesar de las pesadillas. Lo que más yuyu me daba era sin duda la cinta, el tío tapado con un trapo señalando al suelo y la peña arrastrándose por el suelo. Mal rollooooooooooooooo.
The Ring (americana) me pareció un calco de la japonesa en cuanto a los planos y fotografía (no podía ser de otra manera) pero el vídeo y las coincidencias entre este y el viaje de Naomi Watts no me convencieron ¡¡¡NADA!!! Parecía que el vídeo estuviera hecho especialmente para ella (sobretodo porque lo del caballo que salta al agua solo le pasa a ella) y no para difundir a TODOS la historia de Samara. No me gustó.

Me compré Ringu 2 en VCD por importación y no la entendí, quizas porque me perdí algún subtitulo en inglés o porque me pareció sosa e inconexa y también demasiado poco explícita en cuanto a la interpretación de la historia.
Espero que la americana sí que me aclare un poco de que va la cosa.

No se si pillarme Ringu 0, precuela de estas dos o que hacer... ¿sabes algo al respecto?