sábado, junio 11, 2011

Reseña: Hello Mary Lou: Prom Night 2 (1987)

Una joya injustamente poco mencionada y que merece ser redescubierta, Hello Mary Lou: Prom Night 2 (1987) es una cinta que reivindicamos como uno de las más atrevidas comedias de horror de mediados/finales de los ochenta. La primera Prom Night (1980) sigue siendo incluso hoy en día más popular y conocida debido sin duda a la presencia de Jamie Lee Curtis en el papel protagonista, pero esta secuela de 1987 es superior en todos los sentidos, aún cuando no tiene absolutamente nada que ver con su antecesora más allá del trivial hecho de transcurrir en el mismo instituto. La falta de vínculos es de hecho total, empezando porque no hablamos de un slasher sino de una historia de corte sobrenatural que bebe de numerosas fuentes a la hora de construir su imaginario, especialmente del arquetipo fantasmagórico de la Bloody Mary, un vengativo fantasma femenino que sólo busca retribución entre los vivos.

Tal fantasma es el de Mary Lou Maloney, una libidinosa y malhablada reina de graduación que muere horriblemente en la que sería su gran noche y que treinta años después logra poseer el cuerpo de una jovencita a la que usará como medio para su venganza de ultratumba. La película muestra durante este desarrollo dos grandes influencias: por un lado está Carrie (1976) con la historia de terror de ambiente colegial y la presencia de la religión como fuerza opresiva, y por el otro la saga de Pesadilla en Elm Street (1984), por el elenco juvenil, la existencia de un oscuro secreto mantenido por una generación mayor con consecuencias nefastas en la siguiente, y sobre todo por el estilo surrealista que la película muestra en las escenas de muerte, algunas de ellas realmente ingeniosas y que muestran un interesante imaginario visual producto de haber copiado a la saga de Freddy Krueger, sí, pero que al menos se ha hecho bien.

Las semejanzas, sin embargo, son principalmente estilísticas, ya que esta es una película de terror juvenil en todo sentido, con una visión un tanto lúdica del horror que la equipara a otras piezas ochenteras como La noche del cometa (1984) o Night of the Demons (1988), pero con todo y eso sorprende que esta Prom Night 2 contenga algunos momentos sorprendentemente atrevidos para una película mainstream, sobre todo en lo que el fantasma de Mary Lou obliga a hacer a la chica protagonista cuyo cuerpo ha poseído, aparte de una abierta sátira sobre la religión que resulta bastante evidente y que demuestra que estamos ante una película genuinamente trasgresora y ambiciosa a pesar de su condición de terror juvenil y sus concesiones a la comedia.

Por supuesto no todo es tan redondo; el argumento se toma algunas licencias que resultan poco creíbles, como el hecho muy conveniente de que el responsable de la muerte de Mary Lou sea años después el director del instituto, o que la película se vuelva en ocasiones confusa debido al intento de regodearse en su propio imaginario por encima de la lógica narrativa, pero estos son males menores y que son ampliamente compensados. Así que aquellos interesados en revivir las obras rescatables del horror de los ochenta tienen una deuda pendiente con Prom Night 2 y sacarla del oscurantismo impuesto por la sombra de su mucho más famosa pero inferior antecesora. Este reverso femenino de Freddy Krueger puede que no sea tan terrorífica como otros de sus contemporáneos, pero sí que merece ser atesorada.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente reseña, es exacto lo del parecido con Carrie y Pesadilla, yo tambien lo senti mientras miraba la peli. Quizas la presencia del cura me haya recordado al de La Profecia, levemente.
La pelicula en si me parece interesante, aunque hay alguna muerte q no me convence (no quiero hacer spoiler).
Me parecen bastante buenos los momentos donde la protagonista va y viene de ese mundo surrealista, se logra una buena atmosfera.

Víctor A. dijo...

Excelente trilogía, en lo personal me gusta más la tercera, pero dios mio la mary lou de la segunda es una diosa