jueves, junio 02, 2011

Reseña: Los ojos de Julia (2010)

En caso de que os la hayáis perdido, Los ojos de Julia (2010) fue una de las principales apuestas del terror mainstream español el año pasado, la nueva producción de Guillermo del Toro con Belén Rueda como protagonista, esquema que viene directamente del éxito comercial de El orfanato (2007). Con todo y sus carencias, esta película me parece mucho más interesante que la anteriormente mencionada cinta de Bayona, al menos desde la perspectiva de alguien que gusta del cine de terror. Es también una obra hecha en gran medida para el lucimiento de su protagonista, quien aparece prácticamente en todas las escenas y quien lleva el ritmo del argumento en todo sentido, labor nada fácil de la cual la actriz sale bastante bien parada en su rol de una mujer que poco a poco se está quedando ciega y que busca desesperadamente aclarar el misterio de la muerte de su hermana gemela, cuyo supuesto suicidio se nota cada vez más sospechoso.

La trama detectivesca representa un gran cambio en estas producciones fanta-terroríficas de Del Toro al abandonar por completo el ángulo sobrenatural y dejar entrever las ganas del director y co-guionista Guillem Morales de emular las estructuras y momentos del thriller clásicos con inquívocas referencias a cintas como El fotógrafo del pánico (1960), Sola en la oscuridad (1967) o incluso El silencio de los corderos (1991), guiños que por otro lado son muy evidentes y han sido señalados más de una vez. Sin embargo, en la representación del asesino hay también cierta continuidad temática con otra película de Guillem Morales titulada El habitante incierto (2004), especialmente en lo que se refiere a la figura del "hombre invisible". Es de hecho la dirección de Morales una de las cosas que salva a la película, que en ocasines se hace demasiado larga y está plagada de salidas dramáticas y momentos tremendamente inverosímiles destinados únicamente a hacer que la trama avance a como de lugar.

Uno de los motivos por los cuales se hace larga es algo que ya estaba presente en El orfanato pero que aquí se nota un tanto exacerbada, y es la molesta presencia de un melodrama sentimental que se siente forzado y ñoño (atención a esa imagen final), y sobre todo imposible de combinar efectivamente con los recursos y maneras de cine de terror de los que la película hace gala, lo cual es una lástima porque aquellos momentos en los que la cinta realmente se adentra en el contenido terrorífico son bastante buenos. Es por eso que aquellos instantes dedicados a la exploración del lado romántico de la película se sienten como una interrupción muy poco agraciada que podría perfectamente haber sido dejada de lado en beneficio del lado más macabro del argumento, que en su tramo final alcanza cimas muy interesantes a pesar de que la "sorpresa" no es tal.

Esto y la estética es lo que al final termina haciendo rescatable Los ojos de Julia al menos como ejercicio de terror extravagante y elaborado. Curiosamente, es esta misma estética la que ha inspirado una reflexión breve pero interesante del crítico Jordi Costa en cuanto a la insistencia de gran parte del cine fantástico español de los últimos años en explotar la vertiente filogótica de sus historias en detrimento de otras formas de terror más viscerales y rompedoras. En todo caso, reflexiones aparte, me sigue pareciendo encomiable que Guillem Morales haya conseguido dejar entrever parte del estilo de su ópera prima en lo que es sin duda un intento de aprovechar la vertiente sobrenatural hispana cuya solvencia ante el público mayoritario ha quedado legitimada ya desde los tiempos de El espinazo del diablo (2000), la cual por cierto es mucho más recomendable que esta. El tiempo dirá si dicho estándar continuará repitiéndose.

4 comentarios:

Gary Rivera dijo...

yo la vi la semana pasada! y me gusto muchisimo!!!

Me alegra que las peliculas españolas sean buenisimas!!!

Anónimo dijo...

Saludos, el cine de terror de España es interesante, original aunque a veces es demasiado arriesgado, pero bueno el talento existe detras y delante de camara, en el caso de Los Ojos De Julia la película cumple, estupenda estética, excelente reparto, mucho misterio y tensión, aqui contamos con la maravillosa Belén Rueda, aqui ella se devora la película, esta perfecta en su personaje, lo malo de esta cinta es que en ocasiones la trama esta recargada unos giros que cambia cada rato la dirección de la historia aunque claro que son coherentes, el final es anti-climático y eso hay que aceptarlo yo esperaba un gran enfrentamiento final, es como uno disfruta de un banquete y al final el postre es incipido, realmente no está al nivel de El Orfanato pero gracias a Dios es mucho mejor que la porqueria de El espinazo del Diablo (que basura de película).

Anónimo dijo...

Sólo haré dos comentarios:

1. Me agradaba más la otra forma en que tenia categorizadas las reseñas.

2. ¿El orfanato es buena y El espinazo del Diablo es mala?

Interesante, realmente interesante...

Alannah B.M. dijo...

Apenas la acabo de ver y aunque me parecio interesante, para mí solo es "buena"
Se entiende que onda desde muy al principio y el final si peca de ñoño y tanta romaticonería barata, ami gusto le quita mérito.