miércoles, junio 04, 2008

Reseña # 200: Pesadilla en Elm Street (1984)

En 1984, en plena efervescencia de los slashers, el director Wes Craven lanzó la que sería no sólo su mejor película, sino una de las cintas clave para entender el cine de horror de los ochenta. Al contrario de lo que ocurría con los dos mayores exponentes anteriores del género, Halloween (1978) y Viernes 13 (1980), la fortaleza de Pesadilla en Elm Street (1984) yacía en que con ella ocurría algo que nunca hay que dar por sentado: los aficionados a pasar miedo en el cine descubrían algo nuevo, territorios inexplorados que un cineasta iluminaba por primera vez. Porque si bien es cierto que esta cinta del tío Wes comienza repitiendo los esquemas temáticos del matarife clásico (incluso con un par de escenas que parecen calcadas de Halloween) no tarda en liberarse pronto de dichas influencias, ahondando en las obsesiones particulares de su director y abrazando su condición de fantástico para construir una fábula de terror en plena suburbia.

Contando principalmente con un elenco de jóvenes primerizos (entre ellos un debutante Johnny Depp), Pesadilla en Elm Street parte de una trama que hoy en día todos conocemos porque ha pasado a formar parte del imaginario colectivo del cine de terror: Freddy Krueger, un asesino ajusticiado por los padres de sus víctimas, regresa varios años después para ejecutar su venganza de ultratumba atacando a los adolescentes en sus sueños, único lugar donde sus progenitores no pueden protegerles. Aparte de su origen sobrenatural, lo que diferencia a esta enésima versión del Hombre del Saco es que representa una encarnación del Terror en sí mismo: desde el principio de la película, Wes Craven nos muestra a Freddy como un monstruo que se alimenta de miedo, y que se va haciendo progresivamente más fuerte a medida que sus víctimas potenciales comienzan a creer en su existencia. De apenas una voz susurrante en la oscuridad, una sombra en medio de las pesadillas, termina por adquirir el cuerpo y la presencia de un adefesio horriblemente quemado vestido de colores chillones: una especie de payaso macabro para siempre asociado a la imagen del sombrero y el guante con cuchillas.

Precisamente es el personaje uno de los motivos por los que Pesadilla en Elm Street funciona; el villano misterioso y cuasi-silente que surge con la figura de Freddy Krueger es más que una "forma" asesina, y su significancia se aprecia en varios niveles. En cierto sentido, resulta la consecuencia lógica una vez que se destripa el género slasher: si todas estas películas juegan con la idea del miedo subconsciente, entonces hagamos un villano que sea "literalmente" un sueño. Independientemente del recuerdo nostálgico de nuestra infancia ochentera, Freddy daba miedo de verdad, y su idea todavía persiste como un concepto genuinamente terrorífico por mucho que seis secuelas y un cross-over con Jason Voorhees hayan arruinado dicho concepto para siempre.

Pero aparte de sus sutilezas temáticas, el estilo de la película de Craven no deja lugar a ningún tipo de compasión para con sus personajes: como abreboca, la primera muerte es visualmente brutal, mucho más teniendo en cuenta que no vemos al asesino, cuyas posteriores matanzas se van haciendo cada vez más imposibles y estéticamente más impresionantes. Este es otro detalle que terminarían arruinando las secuelas, en las que las diferentes muertes causadas por Freddy adquirieron tintes caricaturescos que sólo servían como preámbulo de los cada vez más cansinos chascarrillos del personaje. Como curiosa contraparte, las sucesivas continuaciones expandieron la mitología del personaje y entronizaron al actor Robert Englund en el papel de Freddy Krueger, algo que sólo fue posible gracias a su descarada explotación: en la primera "pesadilla", Krueger es una presencia muy sutil que pronuncia muy pocas palabras y cuyo rostro está casi permanentemente oculto al espectador, por lo que, objetivamente hablando, podría haber sido interpretado por cualquiera.

Este último detalle es una de las razones por las que se hace más interesante, casi un cuarto de siglo después, revisar esta primera Pesadilla en Elm Street y comprobar lo contenida que es, lo sugerente de cada una de sus secuencias y la manera tan consciente en la que huye de todo tipo de exageraciones propias de sus secuelas. Tan cierto es esto, que no es posible pasar por alto el hecho de que, si bien las muertes de los personajes protagonistas son bastante "imaginativas", nunca llegan a ser ridículas; por el contrario, son de un surrealismo que en ningún momento deja por fuera el hecho de que estamos ante una película de terror, incluyendo un maravilloso final que se cuenta entre uno de los más desconcertantes del género, con la posible excepción de Phantasma (1979).

Los defectos de la cinta, en esta ocasión, están presentes en forma inversa a la recientemente comentada The Evil Dead (1981): a pesar de contar con un guión sólido, la dirección de Wes Craven se siente demasiado plana en algunas secuencias, sin la vitalidad e instinto de un John Carpenter o un Sam Raimi. Esta falta se nota especialmente en aquellos momentos en los que Freddy Krueger se enfrenta físicamente a la heroína de la historia, aparte de que en muchos momentos se echa en falta una mirada más exhaustiva en el trasfondo de ese crimen "oculto" de los mayores que ha terminado por desencadenar el conflicto. Quizás sean estas las únicas pegas que se puedan encontrar a la que hoy señalamos como una de las películas más importantes de nuestra niñez compartida, y que casi cinco lustros después está a punto de ser remakeada para futuras generaciones.

21 comentarios:

Anónimo dijo...

Felicidades por tu 200 post. Es la primera vez que escribo, pero sigo tu blog desde hace tiempo. Suelo coincidir con tus gustos, como con "Pesadilla..." que me marco en su momento. Por cierto, me ha llegado
eso de la niñez compartida. Un saludo.

Pablo dijo...

yo solamente vi una (no se cual es) y lamentablemente no fue la primera,la verdad que la que vi es espantosa a mi gusto fue horrible no me dio ni un poco de miedo
Yo siempre habia escuchado buenas criticas sobre la primera y ahora me quedo re claro y espero poder verla lo mas pronto posible

desde que un primo me conto de este blog siempre me paso por aca,la verdad que esta buenisimo

felicidades por los 200

Pedre dijo...

A mí, sin embargo, la muerte que más me impresiona con mucho es la primera, con la chica "volando" de un lado para otro...

crimental dijo...

Esta tarde justo me e visto esta pelicula jejejeje que casualidad, estoy totalmente de acuerdo con lo que dices es todo un clasico y un icono de nuestra cultura y un personaje de los que mas pesadillas an dado a los niños por lo menos a mi es el que de pequeño mas pesadillas me hizo pasar (medio-traumatizandome jeje)
Y coincido con PEDRE la mejor muerte es la primera con la chica volando por los aires mientras algo invisible la acuchilla.

un saludo y otra vez felicidades por tus 200 reseñas

MonoRojo dijo...

¡Felicidades por la reseña número 200! Desde hace un tiempo siempre visito tu blog practicamente todos los días y gracias a tus reseñas revivio mi gusto por el cine de terror, sigue así y que Horas de Oscuridad nunca muera!!!!
Si lo hace regresa en mis sueños como el viejo Fred, un gran clásico que desde pequeño siempre me gusto.
Saludos...
Desde la configuración de los lamentos...
y otra vez mas, ¡Felicitaciones!

Cannonball dijo...

seis secuelas, un crossover con Jason... ¡¡¡y una serie de television!!!.

Para mi, EL CLASICO de los 80, sin discusion... si, puede haber otras peliculas mejores, pero ninguna captura tambien el espiritu de esa decada (dentro del genero, claro esta)

Y, aunque es cierto que la narrativa de Craven a veces se resiente (en menor medida que en sus trabajos anteriores), algunas de las soluciones visuales a las que llega son, simplemente, sobresalientes...

P.D. Simplemente como curiosidad, el origen de Freddy recupera el argumento de "La ultima casa a la izquierda"

R & Mc dijo...

Muchas felicidades por esos 200, Hombre Lobo. 200 posts trabajados de verdad, sin accesorios. Ya sabes que entramos en Horas de Oscuridad, día sí, día también. Muchos ánimos, ¡te queremos en forma!

Sobre Elm Street, ¿qué decir? Imagino que la mayoría de los que leemos tu blog somos de una generación parecida. Concretamente nací en el 80 y, la verdad, a mis mayores les parecía ridículo pero Freddy me daba miedo. Mucho. Creo que más por el concepto que por su aspecto... cuando te tapas la cara con la sábana y sabes que probablemente es lo peor que puedes hacer para huir de Krueger y su reino de pesadillas. Ha sido una elección acertada para tu nº 200 :-D

Por muchos más.

R.

EKI dijo...

YAY!!!
200 ya!
a ver si lo celebramos pronto con una cervecita!

Callus dijo...

Felicidades por las 200. Ahora a por las 500.
Esta es una de las pocas películas q tenía en la mente como terroríficas y q me costó años decidirme a verla de nuevo (esto ya hace bastantes). Tiene un terror del bueno, con unos asesinatos tremendos y un sonido q se compenetra perfectamente con las escenas. Un clásico con mayúsculas q desgraciadamente, por lo q se ve actualmente, muchos cineastas del género no han visto.
Oye, te comento q acabo de cambiar el blog de sitio (por problemas con blogia) y ahora estoy en:
http://blogdecallus.blogspot.com/
Un saludo

Sir Laguna dijo...

Amen.

Mi unica queja a esta casi perfecta obra es la actuación de Heather Langenkamp que nunca termino de convencerme y la secuencia "MacGyver".

El Guardián dijo...

Felicidades por la reseña 200, muy bien escogida.
Película de terror fundamental con uno de los momentos que siempre más me han aterrorizado en la Historia del Cine: la aparición dentro de un sueño de Nancy en el instituto de su amiga Tina muerta, metida en una bolsa para cadáveres, y con el añadido además de la acojonante banda sonora de la peli.

objetivofilms dijo...

Acabo de enterarme con este post que se hara un remake de pesadilla. Espero que sea el mismo wes craven quien lo lleve a la pantalla y aun asi no creo que este a la altura de lo que hizo en su momento con la primera parte.

JohnTrent dijo...

De acuerdo contigo paso a paso, excepto en lo que comentas en el último parrafo respecto a los contras. No es que piense que Pesadilla en Elm Street es perfecta (aunque casi) pero no veo que Wes Craven, y más en su primera etapa con películas como esta, La ultima casa a la izquierda o Las colinas tienen ojos, tenga una dirección plana y/o falta de personalidad. Vale que no es un autor tan notorio como lo pueden ser Sam Raimi con sus Evil Dead o Peter Jackson con Braindead y Bad Taste, pero sin duda, al menos yo, noto una mano de autor a lo largo de la película, alejada notablemente de muchos slashers adolescentes que, estos si, no van a ningun lado en cuanto a quien los dirige, y son puramente alimenticios.

Gitana dijo...

Solo me gustaron tres pelis de estas, pero con sus cuartas y quintas y millones de partes más... pues arruinaron la idea...

las odio!!!!

IRIAN-HALLSTATT dijo...

Grandísima película, si señor, con sus fallos formales, pero que no deja de ser una obra muy, muy inspirada.
De chiquitillo Freddy me daba un miedo espantoso, y cada vez que veía por televisión alguna de las películas, buf si me costaba dormir… Adulto ya, sigo teniendo en mucha consideración esta primera película de la saga. Como indicas, es muy interesante que el enemigo de los protagonistas sea su propio miedo y el pánico, y también, como se ha dicho por ahí, el primer crimen al inicio de la peli es salvaje.

Nuria "iluvendure" dijo...

Mi pelicula favorita de terror (Bueno, igual no, pero casi) No es perfecta pero tiene un encanto especial, un tufo ochentero, y unas escanas realmente tan imaginativas como conseguidas para esos años (esa muerte en la cama o la broma de la lengua telefonica)

Muy bueno este articulo, la verdad es que he disfrutado mucho leyendolo, felicidades

Anónimo dijo...

la verda q la pelicula psadillas en elm street me gusto mucho sobre todo x la maravillosa actuacion de johnny deep uno de los jovenes principiantes y con mas talento...te felicito x este blogg,saludos.....brenda

Davo Valdés dijo...

OBRA MAESTRA, si con mayusculas.
Gran reseña, coincido totalmente contigo. Ninguna secuela de la saga se acerca ni un poco a lo que esta logro. Freddy esta dentro de mis pesadillas de la infancia junto a Pennywise y Reagan (El exorcista)

¡Saludos desde México!

Marc dijo...

Hola!
Estoy de acuerdo contigo. Esta primera película cautiva al espectador desde la primera muerte (para mí brillante). Lo que hace realmente desconcertante y terrorífico a Freddy es el hecho de que apenas lo vemos, le oímos decir alguna frasecilla muy breve (cachonda, eso sí). Esto deja de ocurrir en las secuelas, por lo tanto, pierden el terror. Además Freddy tiene unos cambios tremendos a la hora de actuar: que si ahora poseo a un chico, que si me convierto en serpiente o en mujer explovisa. Las comparo con la primera y me dan vergüenza.

Anónimo dijo...

Excelente blog, "Pesadilla en la calle Elm" es una obra maestra del cine de terror es una de mis favoritas, el villano Freddy Kruegger es memorable, como dato curioso este personaje aparece en la lista de los mejores villanos del American Film Institute, lo mejor de la película es la atmósfera, la historia, los personajes, y la dirección de Wes Craven, maquillaje y efectos de primera fila, con un bajo presupuesto, gracias a esta cinta salvo a la New Line Cinema de la quiebra, la actriz Heather Langenkamp esta soberbia, el final es más que correcto de antología, todos los asesinatos están bien filmados, y un Robert Englund fenomenal, su personaje es ante todo un aberrado sexual resentido y juguetón, esta es la mejor de la saga.

Diego Alejandro Alvarado dijo...

excelente reseña...no se si te lo han dicho..pero el fotograma que usas de cabecera es de la tercera parte.

excelente blog