miércoles, octubre 07, 2009

Reseña: El ojo del gato (1985)

Tras el gran éxito de Creepshow (1982), el cine de terror vio surgir un repentino interés por las cintas de antología que se mantuvo prácticamente durante toda la década de los ochenta. Una de las películas más famosas de esta tendencia es El ojo del gato (1985), que basaba su gancho publicitario en el hecho de contar con Stephen King como guionista, adaptando su propia obra. King, que para ese entonces estaba en lo más alto de su popularidad, fue la punta de lanza comercial de una película que, vista hoy en día, resulta modesta, especialmente comparada con la antes mencionada película de George Romero o con Twilight Zone: The Movie (1983), pero con todo y eso, guarda todavía detalles interesantes.

La película sigue los pasos de otras adaptaciones fílmicas de Stephen King al contar con el director Lewis Teague, responsable de Cujo (1983), así como con una pequeña Drew Barrymore, quien para ese entonces estaba en pleno apogeo de su carrera como actriz infantil y había protagonizado la película Ojos de fuego (1984), también basada en la obra de King, quien aquí hila tres historias diferentes a través de la figura de un misterioso gato (una figura recurrente en su obra como emisario de lo sobrenatural) embarcado en una misión. Las primeras dos historias, Quitters Inc. y The Ledge, están basadas en cuentos cortos de King, mientras que la última, The General, fue escrita especialmente para esta película.

De entrada la trama tiene que superar un importante escollo narrativo debido a la decisión por parte del estudio de cortar un prólogo que explicaba la naturaleza del gato protagonista y su relación con el resto del argumento. Al estar ausente dicha introducción, se hace un tanto confusa la presencia del animal, que sólo es explicada al final. En los dos primeros relatos, el pequeño felino es sólo un testigo pasivo de lo que ocurre. Quitters Inc., en la que un hombre es presa de una sádica e inusual terapia para dejar de fumar, es un muy buen arranque, y es por lo general la historia que la gente más recuerda. Está protagonizada por James Woods, y es en este segmento lleno de paranoia donde se nota más la influencia que escritores como Richard Matheson han dejado en la obra de Stephen King. El caso de The Ledge es similar, ya que al igual que la anterior depende enteramente de la situación de la que parte (un hombre obligado a jugarse la vida caminando alrededor de la cornisa de un edificio). Ambos episodios logran suplir bastante bien sus carencias con un efectivo discurso sobre la paranoia en el primer segmento y una explotación del vértigo en el segundo. En general son bastante aceptables aunque poco arriesgadas, incluso teniendo en cuenta las posibilidades de la clasificación PG-13 de la película.

Es en el tercer segmento, The General, cuando se nos revela la verdadera misión del gato, y es el único de los tres en donde el felino es el protagonista. A pesar de que no está basado en ningún cuento de King, este segmento siempre es el que me viene a la mente gracias a la presencia del malvado duende vestido de arlequín al que el gato se enfrenta. El tono de este tercer y último episodio es completamente distinto al de los dos anteriores, mucho más atractivo a nivel de imaginario visual, y a pesar de que los efectos especiales de superposición cantan bastante en ocasiones, el diseño del pequeño monstruo es muy bueno, y enlaza una vez más a King con Richard Matheson al evocarnos pasajes de otra cinta de antología, Trilogy of Terror (1975), innegable influencia de esta. Por fortuna, este segmento cierra la película en un punto alto.

Tras casi un cuarto de siglo desde su estreno, El ojo del gato se mantiene principalmente como una película eficiente. Tanto las películas de antología como las adaptaciones de Stephen King han visto mejores ejemplos a lo largo de los años, pero al menos esta cinta de Lewis Teague consigue el no muy común balance de calidad entre los diferentes segmentos que lo componen. Muchos de sus elementos han quedado desfasados hoy en día, pero otros aún son destacables, y hacen de esta una película que sobrevivirá aunque sea como una curiosidad ciertamente entrañable.

7 comentarios:

german dijo...

Llevo muchisimo tiempo tratando de ubicar esta pelicula, recuerdo haberla visto de pequeño en venevision.... en realidad lo unico que recuerdo es el duende macabro que queria aspirar el alma del niño, el gato y al papa sosteniendo el cuchillo despues de que volvieran carne molida al fulano duende.

Tres imagenes que se quedaron conmigo para toda la vida.

A The Gate la vi en televen y es otra de esas peliculas que nunca olvide pero que tampoco pude recordar claramente.

Gracias por estas reseñas en verdad, son como un pedazo perdido de mi infancia.

*reverencia*

Anónimo dijo...

No pense que leeria esta reseña por aqui pero me da muchisimo gusto leerla, esta pelicula es de mis favoritas por que la vi de niño y creo que quede traumado con ella,sobre todo con la tercer historia, concordando con usted de que es la mejor...

Por cierto,yo no sabia eso que comenta de la explicacion sobre el gato ¿Donde puedo conseguir o leer eso? En verdad me interesa...

Muy buena reseña y una vez mas coincido con usted...Saludos desde Mexico.

Hombre Lobo dijo...

En los audiocomentarios de la edición en dvd el director habla sobre eso. Dice que originalmente había un prólogo en el que se explicaba la enemistad entre el gato y el duende (básicamente porque el gato era injustamente culpado de la muerte de una niña). Esto explicaba también la "misión" del gato de encontrar al duende y matarlo.

También comentan que había un cuarto relato originalmente planeado, basado en el cuento "Algunas veces ellos regresan", pero que este finalmente fue convertido en una película separada.

Saludos.

Anónimo dijo...

Sí, la adaptación del relato "A veces vuelven" creo que es la película "La resurreción del mal".

En cuanto a ésta de la que hablamos, tan bien reseñada como de costumbre, me parece que el título en español es "Los ojos del gato", no "El ojo del gato".

Hombre Lobo dijo...

Sí, a veces soy bastante arbitrario en cuanto a usar el título con que se conoce la película en España o aquel que se usa en hispanoamérica o dejar el original. En hispanoamérica se tituló "El ojo del gato", el cual dejé porque me pareció mejor al ser una traducción literal.

Saludos.

Anónimo dijo...

Como siempre, excelentisima reseña, al igual que los anteriores lectores vi esta pelicula durante mi infancia, alrededor de los 7, ahora tengo 27, y sigo acordandome del maldito duende... lamentablemente no la he podido conseguir en DVD... Para mi todas las peliculas filmadas en "aquellos tiempos" son las mejores, si, no grandes efectos, pero son la punta de lo que hoy llamamos terror, a mi parecer claro, puesto que el cine empezó antes de los 80's... y es lo primero que vi que me asustara, de ahi que me acuerde y que me asuste si las veo, no como mis sobrinos de 10 años, que les parece algo risorio. Obvio los regaño por faltarle el respeto a estas peliculas. Mas felicitaciones para usted señor Hombre Lobo, y todos mis respetos... Desde Tijuana, Mexico...

mariana perez dijo...

Wow de verdad no pense que esa pelicula la fuera a encontrar y menos una reseña tan buena, soy de esos chicos traumados por el mendigo duende feo jajaja ok terrorifico, tenia vagos recuerdos de esta pelicula y no recordaba el nombre pero al ver la imagen que tienes de la cosa horrible esa, madre de Dios jaja supe que era esta, m encantaria volver a verla... gracias por recordarme cuanto llegue a odiar a ese duende terrorifico jeje saludos desde México !!