martes, octubre 27, 2009

Reseña: Destino final 4 (2009)

No tengo que repetir a estas alturas que no guardo mucho entusiasmo hacia la saga iniciada por Destino final (2000), de James Wong, pero dado que salí contento de la tercera entrega, decidí ir con mente abierta a la cuarta y última, Destino final 4 (2009), o como reza el título oficial, El destino final 3-D (título que me niego a utilizar aquí). En esta ocasión tenemos nuevamente al mando a David R. Ellis, quien ya se había encargado de dirigir la segunda parte seis años atrás, y que en esta ocasión las tenía todas consigo no sólo por el ya contundente éxito taquillero de la saga en general, sino también porque esta entrega cuenta con el valor añadido del 3-D en aras de una espectacularidad aún mayor que la de todas sus antecesoras.

Si en la primera cinta teníamos la explosión de un avión en pleno vuelo, en la segunda una espantosa colisión múltiple en carretera y en la tercera una tragedia en una montaña rusa, en esta cuarta entrega de la saga presenciamos un accidente en un circuito de carreras que se carga no sólo a varios pilotos sino también a un grueso porcentaje del público en las gradas, algo de los cuales unos cuantos elegidos se salvarán gracias a la inexplicada premonición de un joven que intentará luego burlar el plan de la Muerte. A diferencia de entregas anteriores, la secuencia del accidente no es tan larga ni tan intensa esta vez, pero por fortuna el director logra sobreponerse a este primer traspié y nos deja lo mejor para más adelante, haciendo de su película una de las entregas más vacuas pero también una de las más divertidas.

Eso sí, no hay sorpresas: a nivel de argumento es quizás la más tonta de las cuatro películas, y sus actores son básicamente accesorios (sobre todo el protagonista masculino es nefasto, y el personaje de su novia no es un más que un caramelo visual), pero a estas alturas dudo mucho que haya alguien esperando de esta saga una historia muy compleja, algo que por cierto está referenciado de forma bastante curiosa desde el principio, cuando uno de los personajes reconoce que el único motivo para seguir las carreras de Nascar es ver los accidentes. De la misma forma, esta es una saga que no se caracteriza por ser muy inteligente que digamos.

El recurso del 3-D (que no olvidemos estaba originalmente previsto para la tercera entrega) obliga a sacrificar aspectos narrativos en virtud del espectáculo, y ciertamente funciona en gran medida, con la consecuencia de convertir la película en una atracción de feria. Sin duda está bien aprovechado, hasta el punto que dicho efecto tridimensional se hace poco menos que indispensable; las "visiones" del protagonista son ambientadas de esta forma y, francamente, serían bastante ridículas si no te estuvieran saltando a la cara. Varias de las escenas de muertes están también diseñadas para el lucimiento de este efecto, y al igual que en la tercera entrega, la película toma en varias ocasiones un marcado giro hacia la comedia gore, incluyendo numerosos momentos irónicos de auto-referencia. Destacable, eso sí, el espectacular clímax final en el centro comercial (con su muy evidente secuencia metaficcional ambientada en un cine 3-D), uno de los escasos momentos de genuino suspense de la película y que la eleva a alturas insospechadas.

En vistas de su próximo estreno en España, yo diría que todo aquel que haya disfrutado de las anteriores entregas no debería perderse Destino final 4, pero incluso aquellos que (como yo) no se encuentren entre los devotos de la saga, deberían darle una oportunidad siempre y cuando puedan verla en 3-D, ya que no estoy seguro de qué tanta efectividad pueda tener la película desprovista de este su principal atractivo. Su éxito taquillero hará aumentar exponencialmente la cantidad de películas de terror dotadas de este formato, pero no creo que haya muchas que se presten tan bien como esta saga para el disfrute lúdico por parte del espectador. Esta, específicamente, es todo un espectáculo que a fin de cuentas no engaña a nadie.

12 comentarios:

Sam_Loomis dijo...

Pues yo quiero verla por mera curiosidad, a mí me encantó la primera cinta, la 2nda la disfruté mucho y la tercera ya no tuvo el mismo efecto. Ya veremos que pasa con ésta y su truculento título.

¡Saludos!

Cinemagnificus dijo...

La primera me resulto original, pero esta saga ya me raya, la verdad. Y por cierto, el James Wong despues de perpetrar el bodrio de DRAGON BALL EVOLUTION, merece la mas terrible de las muertes lentas y dolorosas XD

Sir Laguna dijo...

Yo la vi en 2D y esas secuencias que mencionas SI SON RIDICULAS.

Por cierto, aun en 2D la disfrute mucho.

Lucksaw dijo...

Cumple su prometido de entretener, y no le busquemos más vueltas, aunque hilando fino sea las más regular de todas las de la saga.

Black Queen dijo...

Pues creo que yo haré caso omiso de su recomendación y la veré en 2D y en la tele de mi casa. Me da pereza pagar la entrada: ya padecí bastante con las tres anteriores.

Anónimo dijo...

Yo la vi en 2d y creo sinceramente que es un desastre de pelicula.
Las actuaciones son realmente malas y pateticas.
Que lastima, ya que las 3 anteriores me gustaron mucho, en especial la primera y la tercer parte.
El protagonista es de lo mas estupido que recuerdo en una pelicula de horror, y eso ya es mucho.
Odio este tipo de productos marketineros a los que se les mete la porqueria esta del 3d. En realidad lo que detesto es que sea en 3d. Este es el futuro del cine?. Pero que asco por favor! Como extraños las peliculas de los 80, cuando Jason era algo asi como un Dios del horror. (Si eso es posible)
Saludos, Carlos de Cordoba Argentina.
Siempre entro a tu pagina lobo.

CassidyOnTheRocks dijo...

Excelente blog y muy buenas reseñas. ¡Felicidades!

Madmax dijo...

Coincidio en que no es una gran saga. Quizás la primera al ser la primera fuese la más 'original'.
El resto son meras copias cambiando las situaciones y los personajes.
Algo que se convierte en tedioso, porque ya sabes cómo va a acabar la cosa... pero aún así, tienen algo que te hace verlas. Supongo que el 'entretenimiento' es lo que te lleva por inercia... Por si te pudieran sorprender con algo, aunque ya sabes que no.

El 3-D es un aliciente para ir a ver la 4 entrega y disfrutar de esta nueva etapa del cine tridimensional que parece que va a quedarse durante un tiempo (siempre que salga rentable... claro está!!! faltaría más!!!).

Saludos.

Anónimo dijo...

Lo que yo no entiendo es como puede ser que en España censuren Saw 6 y esta pelicula la pongan como "no remondada para menores de 13 años".

Esta pelicula es igual de violenta que cualquiera de Saw, pero ademas tiene una escena de sexo muy subida de tono (con el 3D esta muy bien).

Ademas creo que psicologicamente te deja bastante mas estresado que la mayoria de peliculas gore, despues de salir del cine, cualquier objeto cotidiano te da miedo.

Black Queen dijo...

Pues ya vi la película (en 2D, por supuesto) y ha resultado peor de lo que esperaba (y esperaba bien poco). Ni siquiera el terrible accidente del comienzo, que es lo único bueno de las tres anteriores, tiene un ápice de espectacularidad. Toda la película se limita a que saltan cosas hacia la pantalla, y supongo que la escena de sexo era para ver cómo botaban las tetas de la chica en 3D: muy triste.
Por cierto, que lo que más aburre de esta saga es que en cada parte todo tiene que comenzar desde cero, con los protagonistas averiguando lo que sucede de forma más absurda cada vez. Al menos esa parte aún estaba un poquito más cuidada en la primera.

Anónimo dijo...

La primera cinta me encanto, claro que la cereza del pastel fue que el mismo dia que vi la pelicula, saliendo del cine se fue la luz en mas de la mitad de la ciudad durante casi 12 hrs jhehe..sin embargo para mi hay algo salvable de esta entrega y es el intro, me gusto la idea de unir las muertes de las entregas pasadas y pasarlas en vista de radiografia

Ciclope dijo...

en lo personal me confieso fan de la saga pero sin duda esta es la peor de todas sus secuelas aunque no por eso se debe condenar la saga. se debe tomar en cuenta que se puede renovar la franquicia el que no se haya hecho es otra cosa.