viernes, agosto 14, 2009

Reseña: Species (1995)

Comenzamos nuestro particular homenaje a la saga de Alien hablando de una de las películas con las que más fácilmente podemos conectarla, una modesta cinta de mediados de los noventa conocida como Species (1995). Todos sin duda la conoceréis, y coincidiréis conmigo en que la influencia de la película de Ridley Scott es más que evidente. Species incluso cuenta entre sus responsables al artista suizo H.R. Giger, quien no sólo se encargó del diseño de la criatura sino que también estuvo muy involucrado en el rodaje, hasta el punto de pagar de su propio bolsillo la realización de alguna de las secuencias de efectos especiales. La cinta, a pesar de no ser ninguna obra maestra, sí que tiene un encanto especial que se debe principalmente a lo disparatado de su concepción y a un argumento un tanto insólito para una película comercial.

Dicho argumento es el siguiente: la película trata acerca de un híbrido humano-alienígena con forma de rubia cañón que se escapa de un laboratorio secreto del gobierno y comienza un largo viaje en busca de un semental humano que logre fertilizarla, dando paso así a una invasión de pequeños monstruos en toda regla. El gobierno, dispuesto a ponerle freno, arma un equipo especial formado por una científica, un asesino a sueldo, un antropólogo y un psíquico con poderes empáticos, con la sola misión de localizar a la criatura y destruirla. De entrada este es un detalle que me gusta: normalmente en este tipo de cintas el objetivo del gobierno es siempre atrapar con vida al monstruo para estudiarlo, pero en esta ocasión no se andan con remilgos y directamente tiran a matar. Otra cosa curiosa es que entre este grupo especial de cazadores se encuentran actores de relativo renombre que difícilmente asociaríamos a un producto como este (al menos en su momento): Ben Kingsley, Michael Madsen, Alfred Molina y Forrest Whitaker, sin duda un gran elenco que da a esta película un perfil de aparente seriedad, cuando en el fondo su guión es más apropiado para una porno de temática sci-fi.

De todas formas, la auténtica estrella de la película es la alienígena, interpretada aquí por Natasha Henstridge. Para el momento en que se estrenó la película, ella no era más que una modelo canadiense prácticamente desconocida, pero esta cinta la puso inmediatamente en la mira de la industria, y no es para menos porque en esta película está realmente increíble. Cuando está en su forma humana, la chica es absolutamente perfecta, hasta el punto que difícilmente puedo culpar a los especímenes masculinos que caen como moscas a su paso. Curiosamente, la señorita Henstridge supo jugar muy bien su carta y dominar su carrera casi de inmediato, porque nunca más volvió a despelotarse como en esta cinta (a excepción de su secuela inmediata). Pero aparte de sus evidentes atractivos físicos, la verdad es que su trabajo es notable: la criatura realmente es amenazante en cuanto a presencia, aunque su belleza la haga tremendamente atractiva. Los diseños de Giger cuando el monstruo nos muestra su verdadera forma también son sobresalientes, llevando al paroxismo el componente erótico del artista suizo y permitiéndonos unos vistazos fugaces al mundo extrarrestre del que la chica proviene.

El éxito de la película fue en su momento toda una sorpresa, ya que difícilmente creo que el estudio esperara mucho de ella. Hoy en día, cuando el auge de Internet hace que tengamos cientos de reseñas, avances y material de cualquier película incluso antes de su estreno, dicho éxito hubiese sido imposible, pero en aquel entonces fue toda una sensación. Por supuesto, ha generado hasta la fecha tres secuelas, de las cuales solamente una se estrenó en cines; las otras dos quedaron relegadas al formato doméstico, aunque siguen su propia historia y tienen poco que ver con las dos entregas cinematográficas. Esta, por lo que toca, sigue siendo una película muy recomendable siempre y cuando nos la tomemos con la ligereza que amerita (después de todo, en el fondo no es más que el sueño húmedo de un trekkie: una tía buena alienígena dispuesta a follarse a los tíos de la Tierra). Por todo esto puedo decir que, en lo particular, nunca me cansaré de recomendarla.

9 comentarios:

kuroi yume dijo...

ya tardaba vd. en hablar de la señorita Henstridge. debo apuntillar que si bien son grandes actores, después todos han acabado trabajando en subproductos peores... o con Uve Boll.

Hombre Lobo dijo...

Muy cierto. De hecho, ¿no participan Ben Kingsley y Michael Madsen en la MISMA película de Uwe Boll?

Pedre dijo...

Sí, Hombre Lobo, sí...los dos participaron en aquel despropósito que era BloodRayne...una película que de tan mala es hasta...simpática?
Es más, estoy plenamente convencido que Uwe Boll fue emborrachando uno a uno a los miembros del reparto (excepto al inefable Billy Zane, al que me temo que le va la droga dura), porque además de Kingsley y Madsen, en la peli salen Geraldine Chaplin (¿?), Meat Loaf y Michelle Rodríguez.

Criss Cross dijo...

Jeje esta si me la ví ... a mi me parece tontita ... y siempre que hablan de ella no puedo verla sin un gran SEXO encima de ella.

Vaya, que en esta película si tiene sexo ¿No?

Sr. Delmónico dijo...

Hoy sí que me he quedado con el ojo cuadrado, con la boca abierta y con las manos en el aire...

4? 4? 4?... ni hablar, aunque la reseña es buena a mí se me hace una aténtica basura, no hay nada rescatable en ella, para mí es un 1.

Sí que me sorpendió Don Lobo...

4?

R y Mc dijo...

La vi en su momento y la verdad es que no me gustó demasiado. Hace poco, haciendo zapping, me la crucé en algún canal de TV y al refrescar la memoria, me di cuenta de los actores que estuvieron involucrados en ella y no podía creerlo... Un reparto demasiado grande para la producción, en mi opinión.

Eso sí, debo darte la razón con lo de 'absolutamente perfecta' en su forma humana. Por cierto, ¿esta chica no participó después en una serie de TV tipo Charlie's Angels? Lo recuerdo porque en un capítulo de dicha serie se hizo un chiste interno relativo a Species (de la boca de Natasha Henstridge).

R.

Sam_Loomis dijo...

El filme es interesante, aunque no la considero de lo más recomendable de éste tipo de cine. Aún así, el filme es bastante entretenido y siempre es tremendo ver a Michael Madsen como el badass principal de una película.

¡Saludos!

Sr. Delmónico dijo...

Ahhhh y se me pasaba, además de la influencia de Alien, es de resaltar el parecido (¿plagio?) con la película de Tobe Hooper, la muy recomendable Liveforce... aquello de la seductora belleza maldad, interpretada por una carnosa fémina, ya se había visto unos 10 años atrás. Otra razón para darse cuenta de lo pobre de esta cinta.

Ana Laura dijo...

A mí me gustó bastante cuando la vi, y la he visto en el cable más de una vez desde entonces. De las secuelas solo vi la primera y no me gustó, así que no me molesté en mirar las demás.

Me encanta leer una reseña que la ve en la misma perspectiva que yo :)