jueves, agosto 06, 2009

Reseña: Exorcismo en Connecticut (2009)

Lo primero que hay que saber de Exorcismo en Connecticut (2009) es que es una película de Lionsgate, y como casi todas las cintas de terror de esta productora, tiene una estética muy reconocible que se caracteriza por su suciedad muchas veces monocromática. La otra cosa evidente es que su argumento es increíblemente parecido a cualquiera de las películas de la saga de Amityville, con la que tiene varios paralelismos, siendo el principal de ellos la historia de una familia con problemas que se muda a una antigua casa afectada por un pasado tortuoso y cuya maligna influencia comienza poco a poco a afectar a sus nuevos habitantes. Por fortuna esta cinta, aunque no deja de caer en numerosos lugares comunes de este sub-género de caseríos encantados, está mucho mejor resuelta que cualquier entrega de la anteriormente nombrada saga, sobre todo el reciente remake producido por Platinum Dunes. También tienen en común el hecho de que, supuestamente, esta película está basada en una historia real (que, obviamente, no lo es).

La película nos trae de nuevo a Virginia Madsen, una mujer interesante que cometió el mortal pecado de querer seguir siendo actriz en Hollywood después de los treinta. Por este motivo, en los últimos años ha sido desperdiciada en insulsos roles de madre, algo de lo que por desgracia esta película no escapa. Siguiendo fielmente el guión de este tipo de historias, esta mujer traslada a su familia a una antigua casa escogida por su cercanía con el hospital donde recibe tratamiento su hijo enfermo de cáncer. Es este joven el auténtico protagonista de la historia, que comienza cuando empieza a descubrir el misterio de la casa y sus antiguos dueños, uno que por supuesto sólo puede ser resuelto desde el presente. Reconozco que el detalle de la enfermedad del chico es una buena excusa para explicar la omisión de lo que hubiese sido la acción lógica por parte de la familia al empezar los hechos sobrenaturales: salir pitando de allí. Esto, por desgracia, no se explora mucho.

Para variar, el título que se le ha puesto a la película en España no resulta tan apropiado, ya que el supuesto exorcismo no tiene mucho que ver realmente con la película (en la cinta incluso se dice abiertamente que es la casa la que está "poseída", no una persona), con lo que el título original, The Haunting in Connecticut, hubiese estado mucho mejor. Eso no quita, sin embargo, que la cinta tenga momentos auténticamente siniestros, algunos baratos, por supuesto, como las típicas subidas de audio, pero otros están muy bien resueltos, y la historia de la casa es asimismo bastante interesante, más de lo que normalmente se ve en este tipo de producciones. Otra cosa que se agradece es que, si bien hay una presencia importante de efectos especiales, estos son un complemento de la historia y no al revés, como tantas veces ocurre. Este detalle en particular me hace perdonar en gran medida su falta de originalidad o el ya muy típico momento en que un personaje tiene una "visión" que cuenta en forma de película un evento del pasado. Este recurso, tan utilizado en thrillers sobrenaturales, me molesta un poco porque son muy contadas las ocasiones en que se hace bien, y la mayoría de las veces sólo delatan pereza argumental.

En resumen, Exorcismo en Connecticut no es una gran película, pero tampoco está tan mal como pensé anteriormente. Teniendo en cuenta que cuando la vi no esperaba mucho de ella, puedo decir que me ha dejado satisfecho. Si quien lee esto gusta de las historias de casas encantadas y desea ver una película que, sin ser inteligente, no insulte su inteligencia, definitivamente le podría ir mucho peor que dándole una oportunidad.

9 comentarios:

Juani dijo...

La parte cuando investigan el chico y la chica me parece que está muy mal resuelto, narrativamente mal estructurado y muy a corre-calles. Bajo mi modesta opinión, esta cinta no aporta absolutamente nada, una fórmula mil veces vista con los típicos mensajes de siempre. Lo único bueno la actuación de Madsen y algunas tomas, pero poquito más.

Gittana dijo...

ey!!! no conocia este lado tuyo!!!!

mg dijo...

Lo que da más miedo es la estúpida trducción del título. Los que traducen los títulos son unos anormales.

Sam_Loomis dijo...

Un día de éstos le echaré un vistazo en DVD. Parece por tu reseña que vale la pena verla, al menos por curiosidad.

Saludos

Zeus dijo...

Me encanta esta pelicula , es muy tenebrosa, me gustaria intercambiar links conyigo, te mande una solicitud al mail

saludos

Pedre dijo...

No es una maravilla, pero al menos no tiene momentos que chirrían (o esos tan temidos que directamente dan vergüenza ajena), un punto a su favor en estos tiempos que corren.

Nathaly cineesaaa de miiedo dijo...

Yo la vi ayer por la noche y simplemente me encantoo! algunas zonas no daban miedo sino asquito como por ejemplo cunado Jona el niño muerto empezo a escupir eso gelatinosooooo(eccs) y cunado poco a poco creo esa llamarada de fuego, y a los niños pequeños no le dieron mucha importancia y creo que se les deberia dar mcuho mas, simplemente por que cuando en uan pelicula de miedo salen niños pequeños te asusta mas y te da mas miedo!:s la historia de exorcismo en connecticut es basada en una historia de verdad si o no si hay algun interesado en descubrirlo que me agregue a nathaly_hsm_7@hotmail.com Graciias:D

Anónimo dijo...

Concuerdo con lo de la estética y me encanto cuando el chico estaba repleto de escritos en su cuerpo, asi como los fantasmas..pero cuando este y su prima(?) investigan o peor! el padre! por Dios no me la creí nada y está el claro el 'homenajeo' al exorcista que cae mejor en parodia.

Anónimo dijo...

a mi me a gustado pero no creo q sea en hechos reales