lunes, agosto 10, 2009

Reseña: Alien (1979)

En realidad no me considero capaz de decir algo sobre Alien (1979) que no se haya dicho ya mil veces, pero dado que estamos en su trigésimo aniversario, es justo que aparezca en esta página. No intentaré hacer realmente una reseña ya que hay literalmente miles desperdigadas por la red, la mayoría sin duda mejores de lo que puedo escribir aquí. Así que simplemente me limitaré a compartir un par de impresiones personales sobre la película y también sobre algunas cuestiones referentes a su concepción, las cuales son casi tan interesantes como la cinta misma.

Para empezar, podemos decir que Alien es, antes que nada, una película clásica de monstruos en todo sentido, y un regreso a las raíces mismas de dicho género a lo largo de los años cincuenta. En ella, un grupo de currelas del espacio acuden a la llamada de una señal de auxilio que los lleva a un planeta desconocido del cual terminan trayéndose (contra su voluntad) a una criatura alienígena que va despachando a los miembros de la tripulación uno tras otro. En el fondo, dicha trama es prácticamente un remake encubierto de El terror del más allá (1958), hasta el punto que los responsables de esta incluso se plantearon demandar a la Fox por plagio, algo que por fortuna para todos nunca llegó a ocurrir. La película de Ridley Scott también toma una página del libro de estilo de Tiburón (1975) al no mostrar a la criatura más que en contadas ocasiones, aunque esto último (dicen) se debió a que el director no deseaba que el público notase demasiado las semejanzas del alienígena con la raza humana, cosa que en mi opinión es uno de sus factores más inquietantes. Este misterio tejido alrededor del monstruo es algo que, evidentemente, las secuelas perderían, y que hacen de esta una película mucho más afincada en la tensión propia de anticipar el peligro, y sobre todo, una genuina cinta de terror en la que la ambientación espacial es lo único que la vincula al género sci-fi. De hecho, el argumento de la película habría podido ser trasladado a un barco en medio del mar en la Tierra del siglo XIX y hubiese tenido la misma fuerza.

Se habla mucho de Ridley Scott y poco, por desgracia, de los demás artífices en lo que fue un trabajo de equipo. El guionista y padre de la idea, Dan O'Bannon, resucita para Alien el concepto de "camioneros espaciales", que contrasta con la visión típica de los hombres del espacio como nobles e intrépidos exploradores, y que el autor ya había utilizado junto con John Carpenter en Dark Star (1974), allá por los albores de sus carreras. Al igual que en aquella película, los protagonistas de Alien distan mucho de ser héroes, y forman más bien una pandilla de vulgares funcionarios cuya única preocupación real es la comisión que recibirán por entregar su carga a tiempo, y que prácticamente tienen que ser obligados a llevar a cabo la misión que los pondrá en contacto con la criatura. Su guión original, sin embargo, fue retocado entre otros por Walter Hill para incluir muchos de los elementos que hoy identificamos con la saga y que no se encontraban originalmente, como la presencia del robot.

El otro nombre que siempre sale a relucir es el de H.R. Giger, el artista suizo responsable del ahora icónico diseño de la criatura. Giger había sido en gran medida un desconocido para la maquinaria hollywoodense, pero atrajo su atención gracias a sus diseños para la nunca realizada película que Alejandro Jodorowski preparaba basándose en la novela de Frank Herbert, Dune. El resultado está en la línea del artista, una criatura estéticamente basada en una especie de preciosismo oscuro que en él es habitual, y es bien sabido que el guión original contemplaba que fuera al principio transparente y que se fuese haciendo más negra a medida que envejecía gracias a su metabolismo superacelerado. Este fenómeno, sin embargo, nunca llegaría a hacerse una realidad debido a las limitaciones de la cinta en cuanto a efectos especiales.

Quizás hayan sido precisamente esas limitaciones las que lograron que la película fuera tan contenida a nivel de exposición y jugara más con el misterio acerca de la criatura, así como el suspense y anticipación generadas por su presencia en aquella claustrofóbica nave espacial en la que el monstruo acecha en cualquier rincón y puede aparecer en cualquier momento. Esto tiene su mérito, ya que difícilmente podemos encontrar un escenario más lejano a nosotros como espectadores que el espacio exterior. Por eso y muchos otros motivos Alien es una de las grandes que han pasado por aquí.

Y preparaos, porque la próxima tríada de reseñas estará dedicada a comentar tres películas menores pero reinvindicables que, de forma bastante evidente, se inspiran en esta famosa saga de criaturas xenomorfas del espacio exterior. Advertidos quedáis.

13 comentarios:

Pedre dijo...

Dicen las malas lenguas que Walter Hill dejó la película prácticamente hecha y que fue Ridley Scott el que terminó llevándose la gloria.

Cinemagnificus dijo...

Muy buena reseña. Me encanta esta película, y también me gusta muchísimo, aunque ya no tenga nada que ver, la primera secuela, la de James Cameron, que me sigue pareciendo una de las mejores películas de acción de la historia.

jab dijo...

¡Si! Esperaba esta reseña desde hace mucho tiempo. Una de las grandes joyas del terror moderno(aunque sea del 79) y una de esas pelis que las puedes ver una vez al año y siempre las disfrutas. Además, fue el inicio de una pequeña trilogia(porque la cuarta para mi ya no cuenta) de pequeños clásicos, muy diferentes entre si, pero muy interesantes, y que sirvieron para revalidar(James Cameron)y dar a conocer(David Fincher) el talento de sus directores.

Super recomendable, y creo que una asignatura pendiente para todo aquel que no la haya visto todavia.

Lobo, muchas grácias por la esta reseña tan esperada. Comentar el gracioso, pero certero, título que se le puso en españa: "Alien, el octavo pasajero". El eslogan de la pelicula también era la bomba:"En el espacio nadie puede oir tus gritos"

Realmente, si uno piensa que Ridley hizo seguidas, "Los duelistas"(su debut en el largo), "Alien" y "Blade Runner"(mi pelicula favorita de todos los tiempos), da un poco de rabia toda la morralla que ha hecho después.

Un amigo y yo tenemos la teoria(falsa) de que Ridley tiene una enfermedad que le impide rodar muy a menudo, por lo que muchas peliculas(las malas) se las hace su hermano Tony.

PD Pedre, lo siento, pero te tengo que llevar la contraria. He leido tanto sobre "Alien", y me he visto tantas veces los mil extras de su dvd, que tengo que decir que Walter Hill ni siquiera estuvo en el rodaje. Es más, rechazó dirigir la película para poder hacer"The Warriors", del mismo año.

Ana dijo...

Es verdad que la peli no es novedosa en líneas generales, pero desde cuando no se repiten argumentos en el genero de horror? Esta tiene un ritmo impecable, esta muy bien actuada con personajes bien delineados (cosa no tan comun), los villanos no son psicópatas mutantes degenerados, lo que a mi entender la hace mucho mas perturbadora, y el final no es lo que suele verse en estas pelis. A mi me parecio excelente.

Sr. Delmónico dijo...

Se habla mucho de Scott porque es él el genio detrás de guión, ambientación, dirección, fotografía y hasta musicalización. Es verdad que es un equipo (muy buen equipo) el que estaba detrás, pero la cabeza creativa es Ridley Scott y es él el responsable de tan obra de arte... como lo fue en Blade Runner, en Telma & Louise, en Black Hawk Down, en Gladiador... Sí, el señor es un genio y merece todo el crédito.

Saludos

Sam_Loomis dijo...

"Alien" es una tremenda película de horror/ciencia ficción. Ridley Scott es de verdad un artesano en el género, y como bien mencionas, se debe de tener en cuenta el crédito de Dan O'Bannon que engendró el magnífico concepto que se usa en "Alien" del alienígena parásito que se gesta dentro de uno mismo.

¡Saludos!

Orlok dijo...

Uno de las cosas que hacen que Alien sea una obra maestra es la manera tan sobresaliente que con la que ha sabido envejecer, su visionado 30 años después sigue intacto. Por otro lado no hay que olvidar la maravillosa banda sonora a cargo del maestro Jerry Goldsmith. Hace unas semanas tuve el privilegio de disfrutar de su interpretación en el FIMUCITE (Festival Internacional de Música de Cine de Tenerife, www.fimucite.com) este año dedicado a la saga de Alien y a la contribución de Goldsmith al mundo del cine. De paso, aproveché las jornadas de proyecciones para volver a ver Alien en la pantalla grande y en VOS, inolvidable...

saludos,

Haplo dijo...

Y que por cierto que la música no es la que Goldsmith quería, hay un álbum completo de música rechazada, y el que se usó incluso ya se había usado en otra(s) película(s).

A mi gusto es la mejor cinta de terror que por casualidad pasa en el espacio.

Y por ahí tengo un libro de ilustraciones de Giger... sumamente perturbador! Pero indeciblemente atrayente a la vez.

Pedre dijo...

Qué grande Walter Hill, le deja Alien hecha y encima hace The Warriors, todo en un mismo año...Nah es coña...Yo también creo que Ridley Scott tiene todo el mérito. Lo cierto es que lo dije para ver si alguien sabía algo más del tema.

Criss Cross dijo...

Este es otro clasico que no me he visto. Recuerdo mucho que daban mucho sus secuelas por la tele, pero esta primera nunca.

Genial el dato de H.R Giger.

El Vizconde Valmont dijo...

¡Por fin!
Esta sí es una obra maestra indiscutible. Me ha extrañado que no se diga que se parece a Halloween, por aquello de ser una "last girl movie".

juanelo dijo...

Nada que ver con Halloween... si bien Ridley Scott había dicho en una ocasión que "La matanza de Texas" había influenciado parte de la atmósfera malsana que rodea a este filme.

OConnell dijo...

Buenas. Aclaro con respecto a la excepcional música de Jerry Goldsmith. Originalmente la música iba a correr a cargo de un (desconocido) compositor japonés, pero el material ofrecido por éste al director no fué del agrado de este último. Era música con sintetizadores y electrónica, muy alejada de lo que Scott quería (y por suerte para el film y todos nosotros).
Contrataron a Goldsmith el cual estaba componiendo en aquel momento la música de Star Trek: La película.
Jerry Goldsmith creó una banda sonora espectacular la cual absorve al espectador al mundo de Alien. El problema es que Scott cortó y suplantó sin previo aviso muchos temas creados para el film, por otros temp-tracks de otro score de Goldsmith, Freud. Es más, en una parte del film suena un clavicornio el cual indica que está fuera de contexto del film Alien. Esto creó uno de las peleas más sonadas de la historia del cine, entre Goldsmith y Scott. Aún así, el 80% de lo que suena en Alien son los temas originales.