domingo, diciembre 23, 2007

Reseña: Soy Leyenda (2007)

Los créditos de Soy Leyenda (2007) incluyen, en los basamentos de su guión, no sólo a la novela de Richard Matheson, sino también a John William Corrington y Joyce Hooper Corrington, la pareja de guionistas artífices de El último hombre vivo (1971). Esto ya es una seña inequívoca de por donde irán los tiros en la película, ya que si bien el argumento se distancia bastante de la cinta protagonizada por Charlton Heston, sí comparte con ella su afán de película de acción, elevado claro está a la máxima potencia para convertirlo en el blockbuster que, finalmente, ha terminado por arrasar estas navidades. Recordemos que este proyecto en particular lleva gestándose más de una década, y finalmente nos hemos quedado sin aquella prometida versión de Ridley Scott protagonizada por Arnold Schwarzenegger. Por fortuna, el director Francis Lawrence ha logrado ofrecer un espectáculo digno alrededor de la condición de estrella de Will Smith, y aunque Soy Leyenda dista mucho de ser la adaptación de Matheson que tanto hemos esperado, tiene suficientes aciertos para merecer un visionado.

La historia es ya conocida por todos a estas alturas: Robert Neville, un científico militar, es el último hombre que queda en la devastada y solitaria ciudad de Nueva York (un cambio geográfico de esta historia que hasta la fecha siempre se había desarrollado en Los Ángeles). Durante el día ronda por las calles en busca de provisiones y durante la noche se atrinchera en su casa para resistir los embites de las hordas de vampiros/mutantes que habitan las ruinas de la ciudad. Los vampiros son el resultado de una mutación causada por una cura viral contra el cáncer que ha terminado por volverse contra sus creadores y arruinado a la raza humana. Neville, sin embargo, sigue buscando una vacuna al mismo tiempo que lucha por sobrevivir en la ciudad que se negó a abandonar.

Esta ciudad es, con toda seguridad, el mayor acierto de Soy Leyenda; aparte de la ya comprobada realidad de que una urbe vacía es algo que impacta en todo contexto, el Nueva York desolado de esta versión es quizá el más impresionante que se ha visto jamás en el cine, y una prueba del verdadero alcance de esta versión. Las tomas de la ciudad solitaria (que, en un inusual acierto para nuestra época, están desprovistas de toda música) son tan apabullantes que no puedo ni imaginar cómo debe haber sido ver esta película en su versión de IMAX, la cual por desgracia no tendremos de este lado del charco. Toda la primera mitad de la película se va en la recreación de esta atmósfera de soledad en la que sólo vemos a Neville y a Sam, su perra pastor alemán y único acompañante. Lo curioso es no sólo que Will Smith logra hacer un Neville convincente (muy a pesar de aquellos que se quejaban de que el protagonista fuera, a diferencia de lo que ocurre en la novela, de raza negra, una opinión sobre la cual no sé que pensar), sino que también el perro es un gran personaje cuya interacción con el prota proporciona el drama más efectivo de la película. La relación entre los dos es perfectamente creíble, y durante toda esta primera hora el público logra una conexión real con Neville, muy a pesar de los flashbacks que explican el origen de la plaga y los cuales, para mí al menos, no eran necesarios, a excepción, quizás, de la secuencia del escape de Manhattan, una escena que parece calcada de la reciente versión de Spielberg de La guerra de los mundos (2005).

Pero a pesar de toda su espectacularidad, Soy Leyenda fracasa en el apartado más importante: los vampiros a los que se enfrenta Neville. Si bien la primera vez que los vemos logran crear una de las secuencias más logradas y tensas de todo el metraje, una vez muerta la sorpresa resultan técnicamente decepcionantes, criaturas realizadas digitalmente y que parecen salidas de cierta película de momias dirigida por Stephen Sommers. Pero lo peor de todo es que, inexplicablemente, han decidido mostrarlos como simples monstruos completamente desprovistos de humanidad, con lo que directamente se han cargado el centro temático de la novela de Matheson a un nivel que ninguna de las otras dos versiones había alcanzado. Para colmo, el final de la película desprende un giro pseudo-religioso completamente fuera de lugar y que en cierta manera termina alterando incluso el sentido del título de la novela (algo que no puedo explicar sin spoilers).

Traiciones literarias aparte, lo que nos queda es una muy buena película de acción con una primera mitad bastante recomendable. Imprescindible verla en un cine para apreciar su espectacularidad y mantener las esperanzas de que una futura adaptación de la novela que colme nuestras espectativas.

18 comentarios:

Ivan aka Imazur2002 dijo...

A mi también me dejó una sensación un poco fria, y eso que es muy entretenida, pero es una pena que se hayan quedado en algo tan superficial, en cualquier caso, es divertida para los amantes del fantástico, y coincido, que malos son los FX...
saludos!

DavidbarsA dijo...

Bueno , yo vi esta pelicula con unos amigos y la verdad el papel que interpreta Will Smith me parece realmente logrado, es mas es una que pelicula que no logra darme miedo mas alla de una escena sino que me da lastima la situacion de Neville . Una de las cosas en las que creo que te equivocas (opinion personal) es al decir que los vampiros carecen de caracter humano ya que se ve como al tender la trampa Will Smith a la zombie/vampiro sale otro para intentar escatarla, creo que te has influenciado por la pelicula , ya que Smith dice que los vampiros carecen de rasgos humanos , pero lo dice por que el mismo no los logra reconocer al estar perdiendo su propia humanidad al permanecer solo. Weno Muy buen post

Higronauta dijo...

Anotada queda para sesión casera. Aún así, mire que me cuesta creer que la desolación nuevayorkina supere a la Castellana (casi) vacía de Abre los Ojos... Pero si usted lo dice...

Anónimo dijo...

Que pasa con el perro? lo matan?
quiero saber eso, no vi la pelicula todavia

El Vizconde Valmont dijo...

Truño insoportable.

Sobotka dijo...

una opinión muy parecida tengo yo.Es indispensable verla en el cine,la claustrofobia de los paramos de nueva york en pantalla gigante es unica.
Por una parte coincido en lo de La momia(cuando el bicho grita,por ejemplo.Parece mentira que en estos años no se pueda conseguir un efecto mejor que el de la peli de Somers).Pero los efectos de todo Nueva York son perfectos(o casi),y apenas se menciona.
Ya lo dice Del Toro,currate todo lo que quieras los efectos especiales,que al final se recordarán solo los fallos.

Y ya que estoy,la relación entre los vampiros,entre el jefe de la manada y la secuestrada,a mí al menos me transmitió cierta post humanidad que nadie cita,dando algún sentido a la persecución de Will Smith

Podría haber sido mucjo mejor,pero en otras manos podría haber sido un mojon considerable

hlp dijo...

Me hiciste ir a verla. Ta bien. Y si, New York sola es impresionante. La secuencia del puente está bien, pero no se si vale la pena tanta plata.

Eli dijo...

La verdad lobito, que siempre que voy a ver una pela de terror me doy una vuelta antes por tu blog, y por tu reseña me animé a verla.

Creo que muchos esperaban algo como "30 Días de Noche", porque es cierto que solo un par de secuencias logran hacerte saltar (aunque sea un poquito) del asiento, pero creo que nadie que la haya visto no ha sentido un nudo en la garganta durante la función.

El mayor terror que te ocasiona es la claustrofobia (porque el espacio es inmenso pero él no puede salir de ahí), el recordar viejos temores a la oscuridad, el miedo a pensar que todo es inútil, que se está completamente solo, y peor aún, en el caso de Neville, volver a no estarlo.

Lo mejor para mí han sido los resagos de humanidad de Neville, porque quiera o no, el hombre es un animal gregario, sus constantes intentos de conservar su vida "normal", y la relación que tiene con Sam. La verdad soy llorona por naturaleza, y casi toda la peli me la he pasado así: llorando (sí, yo era una de las que quería saber desde antes que le pasaba a Samantha =P).

Pero también ando en desacuerdo acerca de la humanidad de los vampiros. Cuando ella es atrapada él sale a pesar de la luz, y no creo que sea leer entre líneas el pensar que la trampa no solo respondía a la necesidad del hambre sino también al de venganza.

No la considero una pela de terror, pero si una película bien lograda en cuanto al desarrollo de personajes y que juega muy bien con las sensaciones en el espectador. Obviemos los efectos ;).

Un beso!

nonasushi dijo...

últimamente la joden con los vampiros.
EN vacaciones no he visto nada, asi que me tengo que poner las pilas.
Saludos y feliz 2008

Erick dijo...

chale, casi lloro cuando sacrifica a Samantha... impresionante NY, a mi me parecen muy momias los vampiros y bueno, me gustó a pesar de sus fallas. si la recomendaría.

Mario dijo...

Uff... A mí la sobredosis digital me echó para atrás en las secuencias de acción.
Por otro lado vaya estupidez de final ¡Dios mío!

Un saludo!

Javier dijo...

Hola Lobisome, después de nuestro intercambio de guantes entorno a esta película no podía dejar de leer su comentario. Lo primero que quiero dejar muy claro es que, como escritor mucho antes que crítico, mis comentarios se dirigen siempre más hacias los aspectos de la historia y la trama que a los técnicos y de realización. Que mi reseña cargara las tintas en la "traición" a la novela de Matheson no quiere decir que no sepa reconocer algunos valores que puede tener la película. Es por eso que le doy toda la razón en lo que respecta a esa recracón de Nueva York después de la catástrofe. De hecho, la primera parte de la película, más o menos hasta que Neville cae en la trampa de los vampiros, es no sólo digna, sino muy disfrutable. Ahora bien, a partir de esa escena, tan absurda e inconguente -ya le argumenté el porqué en mi comentario en "Tierras"-, la película ya está tocada de muerte hasta el final, donde la rematan con el discursillo atufador que usted y yo sabemos.

Si además pensamos que en un principio Cortman iba a estar encarnado por Johnny Depp, entendemos mejor por qué al final se decidieron por vampiros digitalizados, no fuese que Depp se comiese con patatas a Smith y los monstruos fuesen más atractivos que los héroes.

Yo no sé usted, pero yo ya no espero una buena adaptación del clásico de Neville, que lo dejen y la dejen en paz, quizá la mejor adaptación, en cieto modo, ya se hizo, en 1969, de la mano de George Romero, aunque tantos la conozcan como The Night of The Living Dead.

Un saludo.

Es envidiable su dedicación al cine fantástico. De mayor quiero ser como usted.

Anónimo dijo...

ami lo personal me paresio muy interesante la pelicula. les mando un beso y feliz año

El Vigía del Observatorio dijo...

Una pena lo de los vampiros, la verdad. Es la máxima cagada de la película. El giro religioso ese también es triste, recuerda un poco a "Señales", del gran católico y recién salido de la cárcel Gibson.

TOBA dijo...

me pareció entretenida y bueno la idea de la mariposa me gustó pero definitivamente no tenía que ver con la trama... pues al final el lado religioso se vino de colado ... creo que era para que la gente se vaya feliz para quedar convencidos en que el protagonista no murió por las puras...

Sr. Delmónico dijo...

De la mitad hacia el final se vuelve fría y hasta cierto puento hueles hacía donde va la película, y con esto quiero decir que ya sabes la sarta de imágenes y situaciones que vas a encontrar. El final es lastimoso y a fin de cuentas al salir del cine te das cuenta que viste una película de acción y nada más. En lo personal hubiese jugado más con la atmósfera de la soledad y la curiosidad que esto conlleva. Vamos, ser el único ser vivo en toda manhatan y sólo ir a la tienda por víveres y a un portaviones a jugar golf? aunque fuera doctor la curiosidad me llevaría a algo más lejos y por la tanto se haría de noche y tendría que improvisar un lugar protegido porque la noche me alcanzó y no llegué a mi guarida... lástima, pintaba para algo más serio.

Anónimo dijo...

Dos cosas me han llamado la atención: la primera es la total ausencia de cadáveres humanos tan presente en cualquier escenario de catástrofe natural o guerra. Es que acaso se los habían comido todos los zombies?. En The road se trataba esa desagradable detalle mejor. La segunda cosa es la magnífica representación de una NY abandonada que se ha refutado tras ver la primera temporada de ¨La vida después de nosotros¨ (coches llenos de polvo y oxido, parques llenos de vegetación, edificios decrépitos, basura por todas partes)...

por cierto, magnifico blog

Anónimo dijo...

el pendejo de robert no se qizo meter al aujero se iviera metido y cuando los vampiros pasaran uviera dejado caer la granada y asi se salvava el y salvava a la humanidad