lunes, octubre 17, 2005

Reseña: Drácula de Bram Stoker (1992)

Probablemente debería empezar con la aclaratoria de que Drácula, de Bram Stoker, fue la primera novela que leí en mi vida, y su influencia ha sido crucial en mí. No a un nivel literario, sino más bien estético. Ese libro, regalo de mi padre, se convirtió para mi en una referencia de todo lo que era oscuro, tétrico y por lo tanto atrayente. Es imposible decir a ciencia cierta lo que significó, pero digamos que el Conde siempre ha sido un personaje que ha revoloteado en mi mente, persiguiéndome durante años. Está claro que no soy el único, ya que por algo este personaje ha sido llevado a la pantalla en tantas ocasiones. Durante mucho tiempo, los nombres de Bela Lugosi y Christopher Lee habían estado irremediablemente ligados a la memoria del señor de todos los vampiros. Estos dos actores hicieron de Drácula su vida, y por lo menos en el caso de Lugosi, hombre y personaje formarían una unidad indivisible.

Por eso es que en 1992, cuando Francis Ford Coppola decidió llevar a la pantalla una nueva versión de Drácula diferente de todas las demás, más de una ceja se levantó ante lo que era uno de los mayores riesgos que podía correr este director. Su productora, American Zootrope, estaba casi en la ruina, por lo que un fracaso de esta película la tiraría por el desfiladero. Afortunadamente, el resultado fue magistral. Drácula de Bram Stoker (1992) fue no solamente un gran éxito de taquilla, sino también un nuevo techo actoral para sus protagonistas, y una de las películas más singulares y extravagantes de la década de los 90.

Alejándose de las concepciones tradicionales de Drácula, Coppola crea su película como un period-piece en el que la estética, tanto en vestuarios como en decorado, está por encima de todo. El toque extravagante, suntuoso y desbocado de la cinta está presente desde el prólogo, una impresionante secuencia de cinco minutos que nos relata los orígenes de Drácula desde que era un guerrero rumano luchando contra los turcos. En una batalla narrada a través de un juego de sombras chinescas (con fuertes referencias a Kurosawa) se nos da un primer vistazo al carácter brutal y sanguinario de Vlad el Empalador, un hombre dotado de un salvajismo efectivo que sólo se doblega ante la angelical presencia de su amada Elisabeta. Cuando esta muere víctima del engaño de los enemigos de Drácula, el guerrero renuncia a Dios y hace un pacto con el demonio que le permite vivir para siempre a través de la sangre de los mortales.

La historia de amor es lo que diferencia esta versión Drácula de todas las anteriores. El vampiro se nos muestra como un monstruo (geniales son sus transformaciones tanto en hombre-lobo como en gárgola) pero también como un alma atormentada profundamente humana, un ser redimido por el amor. Su archienemigo el doctor Van Helsing (interpretado por Anthony Hopkins), al contrario, se muestra como un cuasi-demente, un fanático religioso obsesionado con la destrucción del vampiro que ha perseguido toda su vida.

Otro aspecto a destacar de esta película es su fuerte contenido erótico, lo cual causó sus principales vapuleos por parte de la censura. Drácula es, como nunca, una criatura sexual, con el color rojo casi dedicado en exclusividad a su vestuario. Memorable es la escena en la que, convertido en hombre-lobo, atrae a la joven Lucy hacia él, poseyéndola en una escena erótica que parece la versión porno de un conocido cuento infantil. La transformación de los personajes femeninos en vampiros es, asimismo, su despertar sexual, algo que cala perfectamente con la novela de Stoker, si bien en el libro dicho concepto obedecía a los códigos morales victorianos y aquí en la película reciben casi un tratamiento de redención, una maldad apetecible.

Pero quien se luce realmente es Gary Oldman, en lo que es sin lugar a duda uno de sus mejores trabajos hasta la fecha. El actor se vio enfrentado a un reto titánico: Drácula es un personaje que ha calado en el imaginario colectivo de una manera muy sólida, y todos tenemos más o menos la misma idea predeterminada de cómo debe verse y comportarse este ser. El Drácula de Oldman es completamente distinto, un ser poderoso pero al mismo tiempo dotado de una gran sensibilidad. Es el primer Drácula que vemos llorar, el primero que vemos flaquear por su lado humano. Resulta muy interesante ver sus reacciones ante los diferentes personajes de la película, momentos en los que pasa del depredador sediento de sangre al ser atormentado de amor y condenado por Dios a amar sin guardar esperanza (*).

Una película tremendamente estética, operática (a lo que ayuda la excelente banda sonora del polaco Wojciech Kilar), cuidada hasta el extremo. Ha sido duramente criticada por los seguidores más furibundos de Bram Stoker, quienes le reprochan su falta de apego al libro agravada por la presencia del nombre del autor en el título (en realidad el nombre fue incluído porque los derechos del nombre "Drácula" pertenecen a los estudios Universal). Todas estas voces han de ser ignoradas. Drácula de Bram Stoker es, sin duda, una de las más grandes películas de vampiros que se han hecho, una auténtica lección de cine y de historia del cine (las referencias a otras películas de terror son incontables) que no puede dejar de ser vista.

(*) No estoy de acuerdo para nada con aquellos que dicen que el personaje de Mina es la reencarnación de Elisabeta. Para mi esto no tiene ningún sentido. Drácula no pide la inmortalidad para poder "esperar" el regreso de su amada, sino para dedicar la eternidad a luchar contra el Dios que le ha traicionado. Su encuentro con Mina es para él una oportunidad de recuperar el amor porque la joven le recuerda a la mujer que una vez tuvo. Ella, en cambio, se enamora de él no porque sea su amor verdadero, sino porque él representa la liberación de ese estricto estilo de vida victoriano en el que ella está atrapada.

33 comentarios:

Birdy dijo...

Excelente post... como dijo alguien por allí...enhorabuena majo y gracias por compartirlo

coolmonkey dijo...

Muy buen post para una magnífica película. Felicidades por el blog.

Eki dijo...

Amen.

protheus dijo...

Mi única nota discordante en este fabuloso artículo, es la actuación del Oldman. Si bien ha sido la mejor en él, no fue gran cosa (Imagina el resto). Yo habría escogido a J. Deep, Ethan Hawk, Jude Love... pero no soy director, sino humilde espectador.

protheus dijo...

Disculpa me salga de contexto:
Por cierto, ví Dog Soldiers (Luna Llena, en español, ¡qué locura, qué originalidad!), en Movie City.
Hay que ponerla en el tope, al lado de El Aullido. Nada mejor sobre licántropos.
Ginger Snaps no es esa en la cual un lobo muerde a la chica en un carro, después de ser atropellado... Espero.

Lino dijo...

A mi, cada vez que me mencionan Dracula, se me viene a la mente Max Schreck de Nosferatu en vez de los demas famosos Draculas. Siempre me imagino ese vampiro cuando pienso en la novela. Despues de ese, se me viene esta version de Dracula, ya que fue la primera pelicula de Dracula que vi. Esta pelicula tambien la considero como unas de mis favoritas...mi unica queja es la PESIMA actuacion de Keanu Reeves.

Noel dijo...

A mí me encantan las soluciones estéticas como de cine de Meliés que exhibe Coppola. Y sus referencias al SIDA. Y Mina. Y Lucy. Y la escena del bebé. Y...

Hombre Lobo dijo...

Curiosamente, Gary Oldman fue la última opción para el personaje de Drácula. La idea de Coppola era poner en el papel a Andy García, quien ya había trabajado con el director en "El Padrino III". García rechazó el papel (dicen las malas lenguas que fue porque no quiso hacer las escenas más eróticas), y luego se presentaron para la audición actores como Gabriel Byrne y Jeremy Irons. Y entonces llegó Oldman. Pero insisto, ¡que actuación! (y que malo hubiese sido Andy García aquí, es que no me lo imagino)

Henrique dijo...

SIn duda, la mejor escena de esta película es el guiño al cinematógrafo, que apareció el mismo año que la novela de Stoker. No es una pelicula sobre el ocnde vampiro, si no una pelicula sobre las peliculas de Drácula.

protheus dijo...

Buscando un mal actor para ese personaje... Andy garcía ni cruzó mi mente, de lo inadecuado que me parece. Cocuerdo con Lino en lo de Nosferatu.

MARA dijo...

Me ha encantado este post, muy bueno.Para mi, Oldman esta perfecto, abria sido un autentico fracaso colocar a Andy garcia de dracula,bueno, mas que fracaso, abria sido comico.Esta pelicula la vi en el cine tres veces, la tengo en video (que casi ya no se puede ver, del deterioro) y por supuesto en dvd.Me parece increible gente que me ha comentado que no ha sido capaz de terminar de verla porque se han quedado dormidos...
Perdona por el ladrillo.

megavix dijo...

Queria saber si comparte alguien la idea de que en la Drácula de Coppola hay un guiño o evocación a "El exorcista" de Friedkin. Es en la escena donde Van Helsing esta esperando con su maletin para entrar por primera vez en la casa de Lucy, me remite por un momento a la escena que da lugar al famoso afiche de la entrada en acción del cura Merryn.

Hombre Lobo dijo...

Megavix: por supuesto que sí. Esa escena es evidentemente un guiño a "El exorcista". También hay referencias a muchas otras películas de terror como "Evil Dead", "La niebla" y, sobretodo, "Nosferatu". De hecho, no en balde se comenta (y creo que hasta lo mencionaba en el artículo) que la película bien podría considerarse un compendio sobre la historia del cine de terror.

Saludos.

Artemy dijo...

...a pesar de la cantidad de críticas negativas vertidas por los ""expertos de cine"" sobre elDrácula de Coppola, puedo contemplar con agrado que somos muchos los que sabemos apreciar un excelente film.....

....muy bueno tu blog, seguiré visitandolo....

...un saludo desde las tinieblas de la red....

Alejandro David dijo...

Sin duda que tu comentario va bien apegado a lo que es la pelicula, lo unico que quiero recalcar es que el reparto estuvo de lujo, Oldman, Hopkins, Reeves, Ryder y Bellucci en una de las mejores de los 90's... con respecto al Dracula... mmm que les pareceria ver a Christopher Walken???? o que opinan del Vampiro de Willem Dafoe????

Saludos y que esten bien

Niko dijo...

Antes que todo, respondo a Alejandro: El Vampiro de Dafoe no me gusto para nada

Volviendo al tema... Excelente pelicula esta. Alguien lloro en el final?? Porque yo si :'(

Niko

Anónimo dijo...

Dracula tambien fue uno de mis primeros libros, y junto al Señor de las Moscas, me marcó profundamente...
Por su parte, la pelicula, con la fantastica actuacion de Gary Oldman, me parece simplemente sublime... En un principio me "ultraje" por las diferentes con el libro, pero luego descubri que realmente, eran distintos... y ahora con tu explicacion del Titulo, ya lo entiendo... asias.

Xaxa666

Anónimo dijo...

Lo siento. No me convence.

No entro en la calidad cinematográfica de la película, porque es sobresaliente, pero a todos los que han leído la novela parece que se les escapa que Drácula no es un ser torturado y que busca el amor, sino un auténtico animal que no desea más que el placer y la satisfacción de sus necesidades más primarias, tal y como aparece reflejado en las primeras producciones de la Hammer.

El invento de Coppola de hacer de Drácula un personaje romático le facilita desarrollar un argumento para el gran público, pero no es fiel a la novela. Por lo tanto, Drácula, de Bram Stoker debería haberse llamado Drácula, de Francis Ford Coppola.

Para mí ese personaje no es realmente Drácula, sino un vampiro de un pueblo de Burgos.

Juniper Girl dijo...

De acuerd0 con la nota final, Dracula se arrrecha con Dios por eso pasa a la inmortalidad.

Anónimo dijo...

Indiscutiblemente la interpretación de Drácula por el genial Gary Oldman me fascinó, al final quedé enamorada de él más que Mina aunque parezca diabólico.

Eduardo Marcos dijo...

Hola a todos...

Eduardo Marcos dijo...

Estaba probando, saludos a todos. Me parece excelente la reseña de esta pelìcula hecha por el dueño de ese blñog, me pareciòn muy crìtico, fascinante y misterioso sobre la enigmàtica figura de Dràcula. La verdad yo vi esa pelìcula cuando tenìa 12 años, y me quede muy emocionado por los efectos especiales, la trama, la pelea entre el bien y el mal, las escena eròticas... Al principio, si me causaba susto, pero ahora con el paso del tiempo considero que si es un film de primera, espero que algun dìa tenga la oportunidad de volverla otra vez.

Anónimo dijo...

Mi primer y más fiel Drácula era Cristopher Lee, cuando era niño creo haber visto todas sus películas en la década de los 60'. Sin embargo, cuando vi el Drácula de Coppola, me sentí decepcionado, pues mi estereotipo era Lee, me aterrorizaba, ya más mayor leí el libro de Bram Stoker, y me pude dar cuanta que el Drácula de Coppola era el que se asemejaba más al del libro, en definitiva el verdadero y único Drácula, claro que con los matices que tuvo que darle a la película, lo cual no la desmerece respecto del libro. Tiempo después volví a ver las películas clásicas de Cristopher Lee, y salvo el recuerdo de niño, me parecieron unas pésimas películas y la actuación de Lee, no se puede comparar a la de Gary Oldman, este último un verdadero y gran maestro. Aunque me salga un poco del contexto, será porque soy un adulto, pero ni las películas del príncipe de las tinieblas de Lee o el mismísimo Oldman, producen terror, creo que en ese contecto, quien la lleva es El Exorcista. De todos modos como ya ha pasado un siglo desde que Bram stoker escribió Drácula, el reconocimiento completo es para este gran escritor, que hizo de este Vlad Tepes, al vampiro más inmortal, príncipe de principes. De todos modos recomiendo leer el libro, pues en definitiva, es en nuestra mente donde está el verdadero Conde Drácula, a razón de la imaginación de Stoker.

Anónimo dijo...

Esta fue mi primera película de Drácula también y la miré por primera vez en aquél tiempo en que los niños aún no teníamos claro si ese ser era una leyenda o existía de verdad, así que se imaginan lo niño que aún era y lo impresionado que me dejó la peli... Luego, cuando fui adolescente me impresionaron obviamente las escenas eróticas y no he tenido la oportunidad ahora, que soy un poquito más grande, de verla nuevamente y poder valorar la calidad de los actores, pero debo decir que cre Keanu Reeves no se sale mucho de sus actuaciones convencionales por lo que deduzco que quienes critican su actuación o bien lo consideran un mal actor (evidentemente los directores no comparten esta opinión), o creen que la peli no está a su altura (ahí si daré mi opinión y diré que es una barbaridad, pues la peli es perfecta en gran parte por los actores que participan en ella)........ Saludos y que no se note demasiado que soy un fan de Reeves jejeje..

El tío Quico dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El tío Quico dijo...

Coppola pensó someramente en hacer la película con Antonio Banderas, y se decantó por Oldman, según él, "porque era el más feo".
Curioso que los fans del libro se quejaran por sus diferencias con la historia original. Precisamente esta película, quitando esos cinco minutos iniciales, es la más fiel.
Y sin duda Mina es la reencarnación de Elizabetha, no en el libro, pero sí en la peli, por eso ella hace esa especie de regresión en la que recuerda a la princesa, el río, los ubérrimos valles etc...
Àcudo a esta página de vez en cuando, siempre encuentro cosas nuevas interesantísimas.

Anónimo dijo...

Hasta donde sé, Coppola seleccionó a Gary Oldman por su facilidad para imitar acentos (en este caso debía imitar el acento rumano), no por ser el más feo (además es un feo muy sexy). Incluso bajó su voz una octava para imprimir al anciano conde un tono amenazador. Cuando aparece como el príncipe Vlad su voz es otra. Realmente es un camaleón, como dicen por ahí.
A propósito, coincido con quien miró la versión de la hammer siendo adulto, a mi me pasó lo mismo. Pura decepción, pues la había visto a los 4 años y me aterrorizó en ese entonces.
Sin duda alguna, la versión de Coppola es la mejor, y aunque no sea completamente fiel al libro, es la que tiene más puntos de contacto con él, desde algunas frases ("los hijos de la noche qué música componen"), y ciertas escenas criticadas por muchos como la de la niebla verde o la posesión de lucy por el lobo (en el libro Drácula podía convertirse en niebla y poseyó a Lucy en forma de lobo). La historia de amor para mi suma, y mucho. Y Gary Oldman es el mejor drácula de toda la historia. Su actuación fue fabulosa...

Hombre Lobo dijo...

El Tío Quico: esa escena a la que se refiere no es lo suficientemente clara como para evidenciar que Mina sea la reencarnación de la novia de Drácula. Puede ser simplemente la influencia del vampiro o, como de hecho pienso, una coincidencia que hace que el conde vea en ella otra de sus posibles "novias" (porque de hecho no creo que sean otra cosa las vampiras que rondan su castillo).

Insisto que el tema de la reencarnación surge únicamente porque es la misma actriz. Pero no olvidemos, además, que Anthony Hopkins también sale en el prólogo, y nadie dice que Van Helsing es la reencarnación del sacerdote que "condena" a la novia de Drácula.

Sr. Delmónico dijo...

Qué gran papel el de Gary Oldman, él se lleva la película, como debe de ser. En cuanto a la historia he de confesar que al inicio tuve miedo de que cayera en un romanticismo barato, puesto que la parte en donde la reina se suicida no viene en el libre, ni el romance que le sigue. La libró muy bien. Lo único malo, Keanu Reeves... bien podría ser reemplazado por un maniquí robot para actuar.

MonoRojo dijo...

Una joya sin duda alguna, una que vi cuando era aún muy pequeño para entender ciertas cosas, y que sigo y seguire viendo cada vez que desee ver algo realmente bueno

MonoRojo dijo...

oh por cierto si llore con el final !!

Anónimo dijo...

Claro que Mina es la reencarnacion de Elizabeta,eso es indudable,ese es el motor que mueve la historia.
El prologo de la peli es una metafora de como Vlad Dracul vende su alma al diablo a cambio de recuperar a su amada,ese es el unico motivo para seguir viviendo.El castigo por contra es convertirse en un vampiro y vivir eternamente como un monstruo a cambio de recuperar a su amada.
Cuando pasados unos siglos por fin encuentra a Elizabeta reencarnada("he cruzado oceanos de tiempo por ti")es cuando se da cuenta que ya no podra ser como antes,ya que el se ha convertido en un demonio("yo soy dracula,el ser al que todos temen,perseguido..."),asi que prefiere no vampirizarla,la quiere demasiado.Despues Mina recuerda su vida pasada("¿pero quien eres?yo a ti te conozco"),al final recuerda quien es(el poder de la absenta)y decide unirse con su principe.....,un amor imposible,un Romeo y Julieta moderno,como el propio Coppola reconoce.Mi peli favorita de siempre.

Anónimo dijo...

.."He cruzado océanos de tiempo para encontrarte..." ... Yo creo que se trata de la misma mujer, es ella la que dice en la cena que su voz le suena familiar y la que recuerda la forma en que se suicidó (un rio..lágrimas..etc)...por tanto es la reencarnación, ¿cómo si no iba a recordarlo?