viernes, abril 08, 2005

Reseña: La Profecía (1976)

Hubo una época, especialmente durante los 60 y 70, en la que el género de terror no estaba tan desprestigiado, y en ocasiones, incluso grandes actores y directores se aventuraban a hacer películas de género con al menos una pizca de pretensión artística, cintas con atmósfera pero también con contenido. Los ejemplos van desde Rosemary's Baby (titulada en España La semilla del Diablo) de Roman Polanski, El exorcista de William Friedkin y, ya de refilón, El resplandor de Stanley Kubrick. Otra de estas películas es, sin duda alguna, La Profecía (The Omen), dirigida por Richard Donner, el mismo que hizo la película de Superman.

Para 1976, el Diablo estaba de moda, principalmente gracias a las dos primeras películas que he citado arriba. De esta podemos sacar una buena lección: nunca adoptes un niño sin saber de donde viene, porque podría ser el Anticristo. No importa si eres un asqueroso millonario americano viviendo en Londres, ni tampoco que tu criatura sea una monada de bucles negros. Nada de eso importará cuando su nana se ahorque frente a todos en una fiesta infantil, y ciertamente debiste haberlo pensado cuando todos los que te lo advertían empezaron a morir a tu alrededor, especialmente ese cura que terminó convertido en la versión humana de una brocheta.

Esta es una película de los 70, por lo tanto es natural que a algunos parezca un poco lenta, pero no por eso ha perdido ni un ápice de su efectividad. Hay dos cosas que contribuyen a su éxito: en primer lugar su efectiva mezcla entre terror gótico y misterio detectivesco (con el actorazo de Gregory Peck viajando a través de tres países en busca de la clave del origen de su hijo) y por otro, la excelente banda sonora de Jerry Goldsmith, que le valiera el Oscar. La película ciertamente no sería ni la mitad de lo inquietante que es sin esta música. Y puedo asegurar que nadie que haya visto esta película podrá negar que ve a los Rottweiler de otra manera, así como tampoco creo que nadie que no sea un perturbado puede llamar a su hijo "Damien".

Casi treinta años después, La Profecía sigue siendo una excelente opción. Espero que esta nueva ola de remakes no decida echar mano de ella. Entretanto, sigue siendo un clásico digno de revisar y re-revisar.

4 comentarios:

Eki dijo...

cuando escribo esto tengo encima del escritorio el DVD de esta misma peli, que me la dejaron para ver hace un tiempo. La que sí que ví fue El Final de Damien, que creo que es la tercera parte y me gustó mucho hace tiempo.
Espero verla pronto.

mortìfaga dijo...

mi sobrinito se llamarà Demian¡¡¡¡¡¡ yo le puse el nombre.

x_x Mademoiselle Devilik dijo...

MI hijo se llamará así. Me encanta esa película es mi favorita de todos los tiempos y la escena de decapitación o en la que Damien sonríe al final son las mejores escenas de la película pero en general me encanta.

The_Wrestling_Psycho dijo...

Yo vi The Omen (La Profecía) cuando tenía 5 años y hasta el día de hoy me parece la mejor de todos los tiempos... hace unos días por casualidad vi un reportaje que hablaba de unos sucesos aparentemente paranormales que se relacionaban con la filmación tanto, antes, durante y después... si alguien sabe donde puedo ver el video... por que si me intrigo... por favor aviseme

shawn_michaels52@hotmail.com