viernes, abril 15, 2005

Reseña: 28 días después (2002)

Cuando por primera vez oimos hablar de ella, se suponía que iba a ser la película de terror de la década o algo así. Está realmente muy lejos de serlo, pero si algo se le puede agradecer al director Danny Boyle es que su película 28 días después (28 Days Later) al menos tuvo el efecto "positivo" (hasta ahora) de revivir el sub-género de las películas de zombis, generando platillos tan suculentos como el remake de El amanecer de los muertos (sí, aunque no lo crean sí hay remakes buenos), la excelente Shaun of the Dead o la cuarta parte de la saga de George Romero dedicada a los muertos antropófagos: Land of the Dead, que se estrenará este año. Y lo más increíble de todo, es que esta película de Boyle ni siquiera es realmente sobre zombis (!)
De lo que trata 28 días después es sobre un virus que se desata en Londres y que atrapa a todo aquel que se contagia en una ola de furia desatada e incontrolable. Como la enfermedad se propaga a los pocos segundos del contacto con la sangre de un infectado, en 28 días ya todo el país está en ruinas, con apenas unos cuantos supervivientes que intentan abrirse paso a través de las ciudades desiertas y los campos por los que vagan los contaminados, persiguiendo una señal de radio que ofrece el remedio a la epidemia... ¿o no?
La película, dotada de un realismo casi de documental, es un buen intento (al menos técnico) de mostrar ese escenario apocalíptico que tanto se ha explotado en el cine. Hay incluso innegables guiños a la obra de Romero (imposible no hacerlo, dado que él es realmente la fuente de todos estos relatos) pero falla en darnos esa sensación de futilidad y de desgracia para la especie humana. No voy a revelar nada aquí, pero sin duda mi amigo Noel Gross tenía razón cuando dijo en su columna: "¡Gran película! ¡Terrible final!".
Aunque las imágenes de un Londres desolado son realmente escalofriantes, y el retrato de esa civilización que literalmente se ha ido a la mierda está muy bien logrado, algo sencillamente no termina de cuajar con 28 días después. Quizás sea el hecho de que para un director prestigioso como Danny Boyle todavía existen ciertos prejuicios a la hora de darnos ese final apocalíptico y desesperanzador que una película como esta necesita. Espero que no sea así. De todas formas, solamente por los filmes que ha originado, esta cinta se merece un sitio de privilegio.

8 comentarios:

JRD dijo...

No sé si se valen peticiones o reseñas por encargo, pero te pido una: creo que sería imperdonable que no comentaras aquí la primera gran película de un antepasado tuyo que tuvo efectos especiales "futuristas" (un armatoste de pistones, alambres, bolsas de hule y pelucas como verga): aquella American wherewolf in London (Un Hombre Lobo americano en Londres), creo que de 1981 u 82. Fue Oscar al mejor make up, y lo hizo un Rick Baker.
Dale a ver si encuentras el afiche o cartel.

Eki dijo...

A mi lo que me gustó de esta peli es que por fín el enemigo no era un atrofiado cadaver andante que permitía a la gente correr, mirar hacia atrás, tropezarse, levantarse y lograr huir. Aquí corrían que se las pelaban y había que estar en forma para tener una mínima oportunidad...
Eso estuvo bien, a parte, coincido en que la peli podía haber estado mejor para tanto bombo que le dieron.

http://ekifilms.blogspot.com

Silviuka dijo...

Pues a mi me pareció una estupenda película :D
Por cierto, van a sacar 28 semanas después, que es la segunda parte :D

Cesare dijo...

A mi también me pareció muy buena, y es que no pensé que fuera a ser gran cosa (nunca hago caso de los críticos ni de las campañas). No se si has visto los finales alternativos del DVD, si ves el que quería poner Danny Boyle... Bueno se ajusta, creo, a lo que tu echas en falta.

Skapu dijo...

Pues según cuentas el final que le pusieron a la película era muy "fuerte" y que no iba a agradar a los estadounidenses, por eso le metieron el final rosa.

Pero cuando me la ví en cine al final de rodar todos los créditos se puede ver el final alternativo que me parece que está a la altura de toda la cinta. También pude repetirme el final alternativo cuando la presentaron por FOX (latinoamérica) que igualmente lo rueda al final de los créditos.

PD. Cristropher Ecleston quien es el militar del final fue quien encarnó y trajo de nuevo a la vida al Doctor Who en 2005.

Suerte, muy buen BLOG.

Anónimo dijo...

La película es muy buena en su primera mitad, pero cuando los personajes principales se reúnen con los militares toda la cinta decae completamente. Lo peor, para mí, es la actuación del protagonista ¡Realmente es malo con ganas ese tipo, inexpresivo y sin personalidad!

MonoRojo dijo...

"Gran película, terrible final"... jajaja no discrepo mucho pero tiene su lado positivo, es buena, no fantástica ni excepcional,pero en sí es buena, recomendable y entretenida, un bocado sabroso pero no delicioso, en sí lo que menos me agrado fue la falta de desesperación del protagonista al saberse el único infeliz vivo en Londres en los primeros minutos de la cinta...

Anónimo dijo...

Vaya, que poco saben de cine por estos lados, dediquensen solo a mirarlo, le hacen un favor a todos. Me encantaria ver sus peliculas haber que tal, mediocres