sábado, enero 15, 2011

Reseña: Resident Evil: Afterlife (2010)

Al contrario que la mayor parte de los detractores de esta saga, personalmente celebro que las películas de Resident Evil se hayan distanciado desde el principio de los videojuegos de Capcom, entendiendo de forma correcta que la adaptación de las formas interactivas de este medio requieren más que simplemente la recreación (pasiva) de una narrativa que ya había sido explicada. Esto se hace para mí mucho más evidente al ver Resident Evil: Afterlife (2010), cuarta parte de la saga que consolida a Milla Jovovich como una heroína de acción ineludible. Cierto es que gran parte de lo que se había anticipado sobre esta cinta ha terminado por ser falso (principalmente la supuesta mayor presencia de lo zombi en el metraje final), pero eso es porque estamos ante una saga que ha seguido un camino propio que ya no se puede desandar tan fácilmente. Con todo y eso, resulta para mí muy superior a Resident Evil: Extinction (2007), aunque todavía muy lejos de la primera parte, que cada día crece en mi recuerdo como la única realmente buena.

Decíamos que la saga ha evolucionado a su manera reduciendo cada vez más la trama en beneficio de la acción, de hecho no es exagerado decir que cada entrega de Resident Evil ha tenido menos argumento que la anterior, y esta cuarta entrega es hasta cierto punto no sólo una secuela sino también una especie de reboot; Alice pierde (de forma bastante cutre y muy "conveniente") sus poderes casi al principio, y toda la trama de los clones, que se perfilaba como lo principal por la forma como acababa la tercera entrega, se resuelve en los primeros quince minutos de película en una hiperbólica y exageradísima secuencia de acción en la que Alice y sus dobles atacan el cuartel general de Umbrella, situado bajo las ruinas de Tokio. El resto transcurre casi por completo en una prisión de Los Ángeles convertida en fortaleza anti-zombi y defendida por un grupo de supervivientes a los que Alice intentará llevar al prometido refugio. No hay mucho más que decir en cuanto al argumento ya que este es, de nuevo, bastante caótico y con tendencia a jugar con varias subtramas a la vez pero sin explorar ninguna de ellas realmente, incluso llegando a tener un final descaradamente abierto que apunta a una inevitable quinta entrega (a decir verdad, se ha dicho desde hace bastante tiempo que esta película marca el inicio de una nueva trilogía).

El desprecio por las líneas argumentales en beneficio de la estética de película de acción es algo que en el fondo cualquiera se espera de esta saga, sobre todo teniendo en cuenta el (muy bienvenido) regreso como director de Paul W.S. Anderson, artífice de la Resident Evil (2002) original y que aquí se encuentra realmente en su elemento. Muchos no le han perdonado su voluntario distanciamiento del videojuego y eso se nota aquí de la peor manera posible. De hecho, podría decir que las peores cosas de esta cuarta entrega no son sus libertades argumentales ni su exageración, sino precisamente sus más que evidentes concesiones al fanboy promedio: la injustificada y arbitraria presencia del gigantón del hacha, la poco aprovechada presencia de Chris Redfield (resaltado inútilmente en la película ya que no aporta realmente nada más allá del reconocimiento de marca) y la aparición como villano de Albert Wesker, a quien no conocerá nadie que no esté medianamente familiarizado con los videojuegos y de quien no se nos cuenta absolutamente nada a pesar de que todo parece indicar que es un personaje importante. Se agradece eso sí, el regreso de la bellísima Ali Larter aunque ello nos prive de esta tradición de la saga de emparentar a Milla Jovovich con una superhembra guerrera diferente en cada una de las entregas.

Como sin duda sabréis todos ya, lo que diferencia en todo caso a Resident Evil: Afterlife de sus antecesoras está en el uso del 3D como atractivo estetico adicional. Hay que decir que, sorprendentemente y contra todo pronóstico, me ha parecido estar muy bien aprovechado hasta el punto de ser realmente espectacular en algunas secuencias puntuales (aunque hay trozos de la película en los que es prácticamente olvidado). Además, el efecto calza muy bien no sólo con el estilo hiperbólico de Paul W.S. Anderson, sino también con un discurso estético muy acode con lo que es el cine de accion de estos últimos años, una prueba más de que Ultraviolet (2006) era una película visionaria. La entrega de la saga zombífila a los excesos del cine-espectáculo funciona esta vez algo mejor que en la tercera entrega, y aunque no llegue a los niveles de calidad de la primera parte es lo suficientemente atractiva como para desear que se hagan diez continuaciones más.

9 comentarios:

Sir Laguna dijo...

A mi la verdad, me parecio terrible (no le extrañe si la encuentra nominada a peor pelicula en los Premios Jessie), pero aun asi me diverti.

Hace poco decidi repetirme toda la saga, y contra mis recuerdos, la primera tampoco es muy buena que digamos... creo que me quedo con la tercera parte.

Cinemagnific dijo...

A mi no me gustó el distanciamiento del videojuego, la verdad. Tampoco me gusta el toque zombie-mad max, que en el videojuego no existe. Tampoco es que me gustase mucho esta saga, la verdad, como tampoco me gusta demasiado W.S. Anderson. Ya la primera me pareció floja.

Sr. Delmónico dijo...

Dos palabras:

UN ASCO

æclipse µattaru dijo...

Soy seguidor de Horas de Oscuridad desde hace 3 o 4 siglos, y ya lo dije antes y lo voy a seguir diciendo cada vez que pase: Este tipo de posts arruinan el blog.

La propuesta temática tan específica que se promete en ese "cine de terror y nada más" se va por el caño cuando uno sabe que en el menú se pueden encontrar este tipo de engendros que desde hace rato ya ni siquiera se molestan en fingir que pertenecen al género.

Yo digo, si en la próxima comedia de Adam Sandler aparecen zombies, ¿también va a calificar para el blog?

oscar dijo...

Solo vi las dos primeras (terribles) y me parecio suficiente, aun no entiendo que le ve hombre lobo a esta saga pq lo considero un gran critico pero es que resident evil no tiene por donde cogerse.

Supongo que soy un gran fan de la saga de videojuegos y que esta saga lleve el mismo nombre me parece mancillar la reputacion de los juegos y una tomadura de pelo para los seguidores. Puede ser todo lo mala que quiera una pelicula pero esta saga perfectamente podria decirse zombie war, resident zombie, y nadie absolutamente la relacionaria con las joya de capcom.

Herodes dijo...

Aunque a mi me disgusta que haya olvidado toda la mitología de los videojuegos, eso no influye en mi opinión de que esta saga es bastante mala y desperdició muchos elementos interesantes por convertirse en un vehículo de lucimiento para su protagonista (lo cual no es malo pero si consideras que se supone estas adaptando un concepto interesante y lo llevas a su nivel más superficial, pus es ahí donde entra el conflicto).

Ahora que leo esta reseña se confirma cierto sentimiento que estoy teniendo con el blog ultimamente.

Aunque el estilo de el hombre lobo es notable, las reseñas terminan siendo mejores que las películas que se recomiendan cosa que yo considero que puede terminar por ser contraproducente, porque uno espera ver productos que estén a la altura de tales reseñas y lo que se encuentra uno en muchos de los casos está muy por debajo de las expectativas (ya me han pasado varios casos).

Sandra Mirey dijo...

Me encanta haberme encontrado con este blog...
pero esta pelicula es autentica bazofia!!!

Lucksaw dijo...

No sé porqué tanto odio para con la película y el redactor de la reseña, después de todo, es un blog de opiniones personales y eso.

Con respecto a la película, realmente de 2010 fue la única película del año, secuela de una saga de horror podría decirse, que realmente me hizo sentir a gusto con lo que estaba mirando, no como Saw 3D (a mi gustó, el 3D arruinó toda la trama, y eso que la trama es la más floja de todas) y Actividad Paranormal 2 (la primera parte es excepcional, esta secuela realmente aburre) así que estoy contento de que Resident Evil Afterlife sea una secuela repleta de acción aunque el guión temblequee por momentos, todo sea por Milla Jovovich.
Le dejo Hombre Lobo el link hacia mi reseña:

Resident Evil: Afterlife

¡Damas y caballeros, más tolerancia por favor!

Awolf dijo...

Saludos a Todos los lectores del blog. A mi parecer y respondiendo al comentario sobre si corresponde al genero zombi...
opino que si es del genero, aunque tiene mucha acción y es poco o nada aterrorizante. De la saga yo diria que la primera es la mejor apegada al genero, pero en conjunto son solo entretenimiento.
Yo diria que zombiland es mejor apegada al genero y mas interesante aun siendo una pelicula comica.