domingo, febrero 14, 2010

Reseña: Sé lo que hicisteis el último verano (1997)

Siguiendo con nuestro breve repaso del slasher juvenil de los noventa llegamos a Sé lo que hicisteis el último verano (1997), una película muy popular que por aquel entonces fue vendida al público como lo nuevo del guionista de Scream (1996), Kevin Williamson. Tal afirmación no deja de ser un tanto engañosa, ya que en realidad se trata de un guión anterior que Williamson no pudo vender en su momento y que finalmente consiguió sacar adelante gracias al éxito de su opera prima. Al igual que la ya mencionada cinta de Wes Craven, en esta ocasión tenemos la historia de un asesino misterioso que ronda a un grupo de chicos, todos ellos interpretados por estrellas juveniles de la televisión: Sarah Michelle Gellar, Freddie Prinze Jr., Ryan Phillipe y (sobre todo) Jennifer Love Hewitt, cuyos turgentes pechos son los auténticos protagonistas de este largometraje.

En esta ocasión Williamson construye una historia mucho más convencional basada en el libro homónimo de Lois Duncan, prolífica autora americana de novelas de misterio para jóvenes. Cabe mencionar por cierto que el libro es muy diferente, y que la trama de la película se adentra más en los terrenos del slasher film tejido alrededor del tema de la venganza: un grupo de amigos atropella a un hombre en una solitaria carretera de un pueblo marino y, temiendo represalias por parte de la Ley, deciden tirar el cadáver al mar. Un año después todos ellos reciben avisos anónimos de alguien que dice conocer su secreto y amenaza con hacerles pagar por su crimen. El resto es conocido ya por todos, pero algo que muy a menudo se pasa por alto son las diferencias de tono de esta película no sólo con Scream sino también con el resto de producciones similares; Sé lo que hicisteis el último verano intenta, por increíble que parezca, ser un thriller más serio con un escaso énfasis en la violencia explícita. El asesino parece estar más interesado en elaborados juegos mentales con sus víctimas que en hacerles daño (al menos al principio), y a pesar de que la película tiene la clasificación R, la verdad es que es muy poco violenta. De hecho, todos los asesinatos están apretujados en los últimos quince minutos de metraje, a excepción de uno ocurrido mucho antes y que se nota fue una imposición por parte de los productores para animar un poco el cotarro, ya que dicha muerte no tiene sentido ni justificación alguna para la trama.

Los elementos típicos de cine de terror chocan con el desarrollo inocente de la novela, pero se agradece que al menos no se rinda ante baratas truculencias. La verdad es que vista ahora, más de una década después de su estreno, no la encuentro tan terrible como pensaba en su momento; tiene incluso secuencias interesantes, pero no tiene el ingenio de Scream y en el fondo no deja de ser más que un vehículo de lucimiento para actores jóvenes que estaban empezando a ver florecer su carrera; resulta curioso en este sentido ver aquí a Sarah Michelle Gellar antes de que fuera realmente famosa (también tendría una pequeña participación en Scream 2 (1997), estrenada ese mismo año). Le falta también el sentido del humor que hacía más llevadera la película de Craven, y aunque el misterio acerca de la identidad del asesino está bastante bien llevado, la película se hace un tanto larga y tarda mucho en ocurrir algo realmente interesante. La confrontación climática en la que finalmente se revela quién es el que pone las vidas de los jóvenes en peligro es un poco risible al escoger el momento menos oportuno para introducir un personaje nuevo, pero al menos esta secuencia mete de lleno a la película en terreno slasher y presagia una secuela con las últimas palabras del asesino.

Hoy en día, Sé lo que hicisteis el último verano merecería pasar a la historia como la hermana menor de Scream y como el anuncio de una serie de películas de asesinos desprovistos de ironía y por lo tanto carentes del auténtico punto de interés de aquella cinta que inició todo. De todas formas, con todos sus innegables defectos, yo me atrevería a decir que si existe uno solo de los seguidores de la cinta de Craven que tenga que ser visto, muy probablemente sea este.

9 comentarios:

Nosédecine dijo...

Esta película la considero por encima de Scream 2 aunque creo que la ví después. La verdad es que era el tipo de cine más llamativo de aquel entonces, en boca de todos. Era una idea buena y que enganchaba, se veía que era un estilo fresco todavía.
Otra gran crítica, espero la tercera con ansiedad.

Rogue Leader dijo...

Este es un clasico, de las primeras peliculas "de terror" que vi en en cine, a los 5 años!!!!!

Lucksaw dijo...

Una de mis favoritas de la época, es tan simple y llevadera que al final sólo quiero verla de nuevo.

Sr. Delmónico dijo...

Sí, en su momento recuerdo que cuando la anunciaron se me hacía una chafes, incluso cuando salí del cine salí no del todo convencido. Tres ó 4 años después, ya le encontré cierto "chiste", en realidad no es tan mala como cuando la vi. Jejejeje, el tiempo lo cura todo, pasable, aunque no creo que sea la hermana menor de Scream, en todo caso le pondría el mote de, la hermanita en pañales de Scream. Pero sí, entretenida y con ciertos aciertos bien logrados.

Por cierto, a la reina de belleza que asesinan en el baile es nada más y nada menos que Melissa Joan Hart... aquella adolescente que protagonizara Clarissa lo explica todo y Sabrina, la bruja adolescente (ambas, sobra decirlo, series fofas). Por cierto, la matan a los 3 minutos de haber aparecido y nunca, nunca, nunca más brilló en el cine, aunque haya salido en varias películas, pero el 90% de ellas para la TV.

Hombre Lobo dijo...

¿Melissa Joan Hart en "Sé lo que hicisteis el último verano"? Creo que se ha equivocado de peli, señor Delmónico.

Sr. Delmónico dijo...

Sí Don Lobo... bueno, ya me hizo dudar, pero estoy 90% seguro, no tiene siquiera peso en la trama, es a la que están coronando y ve cuando el asesino mata a sus amigos en la parte de arriba por la espalda.

Hombre Lobo dijo...

Efectivamente, hay una escena así cerca del final de la película cuando el personaje de Sarah Michelle Gellar está entregando su corona (y es ella quien ve al asesino atacar a su novio).

De todas formas sepa que su comentario me ha picado la curiosidad: acabo de ver la escena otra vez pero no aparece Melissa Joan Hart, y tampoco sale mencionada en los créditos de IMDB. A lo mejor el recuerdo se le cruza con alguna otra película pero que me aspen si sé cual puede ser.

Hans dijo...

A mi me gusta por su simplicidad aun efectiva donde veiamos actorcillos juveniles en ese entonces pero más efectivos que los de ahora, aunque esa falta de momentos risibles se ven hasta el final..donde vemos este tipo de finales me parecen bastante molestos el 'continuara' en tono de parodia que tambien veremos en leyenda urbana.
De las protagonistas de estas peliculas me quedo con Neve Campbell muy apesar de su no tan notorio atractivo fisico a comparacion de Love-hewitt y Witt que fueron descaradamente personajes prescindibles.

Y efectivamente no hay una Melissa Joan Hart sino una Sarah Michelle Gellar en su mejor momento (no de popularidad) si no físico.

MonoRojo dijo...

Esta me convence más que scream, la trama es entretenida e interesante, sólo que muy contenida en su violencia, si hubiese más gore, si hubiese sido más cruda, serí una película más destacable aún, lo contenida que es la coloca como un slasher juvenil más