martes, septiembre 26, 2006

Reseña: The Breed (2006)

Al contrario de lo que pasa con los gatos, los perros no son utilizados muy a menudo como arquetipo del género de terror, si bien existen notables excepciones como el famoso sabueso de los Baskerville ideado por Arthur Conan Doyle, o los inquietantes Rottweiler de La profecía (1976), por no hablar de Cujo, el can de Stephen King que ya es en sí mismo todo un icono del horror. Pero fuera de estas peculiaridades, la verdad es que no son tantas las ocasiones en que el llamado "mejor amigo del hombre" ha sido mostrado como fuente de miedo, ya sea en el cine o en la literatura. Quizás sea eso lo más que se pueda destacar de The Breed (2006), película entrenida pero que no guarda ninguna sorpresa, limitándose a ser un producto pasable realizado con algo de oficio, pero nada más.

Apadrinada por Wes Craven, The Breed fue titulada en España como Aullidos, por lo que no sería raro que alguno se hubiese acercado a ella esperando una cinta de corte licantrópico (no fue mi caso, por fortuna). Sin embargo, su trama es lo más terrenal posible: cinco amiguetes universitarios deciden pasar un fin de semana aislados en una cabaña en medio de una isla desierta cuando de repente descubren que han pisado el territorio de una enorme jauría de perros fugados de un antiguo centro de adiestramiento de la zona, canes que además han sido manipulados genéticamente y convertidos en una raza de voraces asesinos que no sienten el menor pudor en literalmente destrozar cualquier carne que se les ponga por delante, especialmente si camina sobre dos patas.

Decir que estamos ante una cinta típica de este sub-género de "estamos atrapados en una cabaña y no podemos salir" es poco, ya que podríamos sacar una lista de clichés y empezar a tacharlos uno a uno. Un primer vistazo a los personajes nos permite adivinar quiénes van a morir y en qué orden, además sin la menor posibilidad de equivocarnos. Del elenco, la más famosa es Michelle Rodríguez (una actriz por la que confieso una cierta debilidad) así que cualquiera puede adivinar que ella resultará viva al final. Además, la película sigue paso a paso la trama común de cualquier cinta donde los personajes estén atrapados en una cabaña: primer encuentro con el "enemigo", reclusión, estado de sitio, intento frustrado de solucionar el problema, desbordamiento del problema y finalmente abandono forzado de la cabaña, lo que lleva al inevitable clímax. La ausencia de sorpresas es tal, que muy previsiblemente no faltó la escena en la que uno de los personajes descubre por casualidad unos papeles que "explican" la naturaleza de la amenaza, aderezada con la mítica frase de "estaban jugando a ser Dios". Sí, es esa clase de película.

Pero ojo, que no todo aquí es malo, ya que The Breed alcanza momentos que ya quisieran para sí muchos de los últimos exponentes de este tipo de cine. Destaco una primera escena típica pero efectiva, y en su favor puedo decir que los perros acojonan y mucho. Los animales en esta películan son verdaderas amenazas, y cada uno de los ataques que protagonizan crea momentos de tensión en verdad muy logrados, con lo que el peligro por el que pasan los personajes es perfectamente creíble. Es una lástima que los instantes de transición entre dichos ataques no sean tan interesantes como la violencia desmedida que este film es capaz de presentar (cierto drama doméstico entre los personajes se hace monótono y repetitivo tras cierto tiempo, y para colmo no tiene la más mínima importancia para la trama), porque aquellos momentos en que la cinta recuerda que es una película de terror y no un episodio de Sensación de vivir (con la que comparte la tendencia de poner un montón de treintañeros haciéndose pasar por veinteañeros) valen al menos un visionado.

En fin, que The Breed no calificará como uno de los estrenos del año, pero al menos no desmerece un alquiler de fin de semana como ejemplo de un eficiente cine de palomitas, de esos que se olvidan pronto pero proporcionan un buen rato.

7 comentarios:

Beatnik-7 dijo...

Debo admitirlo, hermano licántropo, que me aventé esta cinta precisamente anoche, esperando algo de corte lupino. De hecho esta película me fue regalada por mi buen hermano Mario, amante de los zombies, creyendo que alguna luna llena aparecería por ahí.

Saludos

JohnTrent dijo...

Mas o menos opino como tu, hombre lobo, como ya leiste en mi critica de hace unos meses.

The breed no es, ni de lejos, una pelicula destacable, pero si es de esas peliculas con las que, sin esperar nada, pasas el ratos sin problemas, ademas de tener buenos ataques de los perros (mejores de lo que esperaba, aunque podian haber sido mas).

El problema de esta pelicula radica en lo que ya has comentado de forma acertada; los momentos de transicion entre escena y escena de ataques, no son nada interesantes e incluso a veces se hacen aburridos.

Silviuka dijo...

Pues a mi no me gustó, me pareció muy simple, aunque también puede que tenga algo que ver el que no aguante a Michelle, Ana Lucía, Rodríguez.
Una película que me resultó más entretenida y que se estrenó por esas fechas es Maleficio.

Cannonball dijo...

Ay, estos traducciones inducen al error... recuerdo que cuando vi el anuncio por TV, corri raudo al ordenador para comprobar si se trataba de un remake de The Howling de Dante (que, por cierto, acaba de ser editada en DVD en este pais).

Aprovechando la ocasion, recomiendo otra de titulo 'confusional', Wolf Creek, una pequeña joyita australiana que tampoco tiene nada que ver con la licantropia y que, con un poco de suerte, veremos cualquier dia por nuestras pantallas

kuroi yume dijo...

Pues yo estaba convencido, no de que fuera un remake (pues vi el trailer), si no de que sí sería sobre licátropos.

Por muy entretenida que sea, "perros-modificados-geneticamente-para-ser-asesinos" creo que es un concepto que me mantendrá alejado de ella, por mucha Rodriguez que salga...

Silviuka dijo...

Wolf Creek es buenisima!!!!! A ver si se estrena en cines de una vez, porque la verdad merece la pena ir a verla :D

Anónimo dijo...

Hola, a mi me pareció una película extremadamente aburrida y difícil de sentarse a verla. Pero debo admitir que hay peores. Me encantó esta web
Felicitaciones!!!