miércoles, julio 05, 2006

Reseña: Pick Me Up (2006)

Si algo define al prolífico guionista y director Larry Cohen es que es el amo del "concepto", un hombre cuyas películas pueden resumirse perfectamente en una premisa simple, efectiva y que domina por completo todos los demás elementos. Si Cohen nos promete "bebés mutantes asesinos" nos da It's Alive (1974), si promete la historia de un "yogurt asesino" nos pone en las manos esa pequeña joya llamada The Stuff (1985), y si nos quiere meter en la carne de un hombre encerrado en una cabina telefónica desde la que se enfrenta a un psicópata, el resultado es la infravalorada Phone Booth (2002), dirigida en este caso por Joel Schumacher.

Pick Me Up (2006), el episodio de Cohen para Masters of Horror, también parte de un concepto: dos asesinos en serie enfrentados uno al otro por una víctima, un duelo de "depredadores" con estilos muy diferentes pero una cosa en común: la carretera. Uno de ellos (que parece salido del set de Brokeback Mountain) hace autostop en el camino y asesina a aquellos que le recogen. El otro (intepretado por un inmenso Michael Moriarty) conduce un camión y masacra a aquellos desafortunados que hacen autostop en la carretera.

En esta ocasión, sin embargo, Larry Cohen no se encarga del guión. Semejante labor cae a cargo de David J. Schow, quien también escribió el cuento corto en el que se basa esta singular historia. Eso podría explicar la efectividad de su adaptación, ya que el guión es precisamente el mayor fuerte de Pick Me Up, un guión efectivo y retorcido tanto en su violencia como en su desmadrado sentido del humor, que parte principalmente de los dos asesinos protagonistas, especialmente de Moriarty (quien se mueve como pez en el agua con su personaje, disfrutando cada línea de diálogo). Asimismo, la historia muestra no tan veladas referencias a varios asesinos en serie de la historia de Estados Unidos (como Ted Bundy y Ed Gein), así como a varias películas de psicópatas, como Psicosis (1960) y La matanza de Texas (both fucking versions!).

Este duelo de voluntades entre los dos carismáticos depravados es sin duda el mayor punto de interés de la película, más incluso que los sufrimientos de sus pobres víctimas, entre las que destaca la siempre simpática Fairuza Balk. Los dos asesinos, asimismo, simbolizan el duelo entre lo "genuino" y lo "elaborado", entre el depredador que mata por placer y sin miramientos y el degenerado que planifica sus golpes y guarda pequeños souvenirs como recordatorio de sus fechoría. Nunca un capítulo de Masters of Horror había dependido tanto del diálogo en la persecución de su concepto, y por fortuna esos diálogos son en mi opinión una autentica delicia, razón por la cual se hace absolutamente imprescindible ver la película en versión original (aunque, a decir verdad, creo que no está disponible de otra manera).

El resultado es un slasher muy distinto a lo que estamos acostumbrados, uno que toma plena consciencia del carisma de sus asesinos y lo lleva hasta el máximo, evidentemente inclinándose más por los derroteros del humor. Aquellos que busquen asustarse con Pick Me Up no van a tener mucha suerte, pero si lo que desea es sumrgirse en lo que sin duda es el capítulo más auto-referencial que la serie ha parido hasta la fecha, entonces el nuevo experimento de "situación" de Larry Cohen resulta cuando menos muy interesante.



[Nota: llegaron los sanfermines, así que este blog cierra hasta el lunes. Espero verlos aquí a mi regreso. Hasta entonces]

4 comentarios:

Gemma dijo...

Después de ver los 13 Masters of Horror me quedo con el último. Éste que comentas no me pareció del todo malo, la idea me gustó bastante.

Saludos

JohnTrent dijo...

Veo que sigues con dedicacion la serie Masters of horror. Yo vi los primeros, pero me he ido olvidando un poco de la serie desde mi frustrado intento de ver el de Carpenter...que era el que mas ganas tenia y no pude. A ver si lo puedo conseguir de nuevo, y esta vez se ve. Y bueno, me pondre a conseguir mas episodios en breve.

nanihorror dijo...

A mi me gusto mas que nada la idea,eso de que se junten dos psico-killers en un duelo frente a su victima es una idea brillante,y tb estoy de acuerdo con lo de los dialogos,sos jugosos e interesantes.Lo que no me termino de cerrar del todo es la escena final..me parecio exagerada y bastante tirada de los pelos,al estilo de "tengo que cerrar la historia de alguna forma y solo se me ocurre colocar mas asesinos".

Vick dijo...

Este de Pick me up se me hizo el mejor capitulo de la primera temporada de Masters of horror, sorprendente y divertido, el señor Cohen demuestra porque es una voz importante en el genero, que parece ya lo olvido, pero su trbajo de guionista tambien es muy bueno.