viernes, octubre 30, 2015

Reseña: Halloween 2 (2009)

Cerrando ya nuestro mini-especial de Noche de Brujas con otra de esas reseñas destinadas a dividir a los que se pasan por aquí en dos bandos irreconciliables, también una película que debió haber pasado por este tribunal hace años: Halloween 2 (2009), de Rob Zombie, debió haber sido reseñada hace mucho teniendo en cuenta que por este blog ya han pasado todas las demás entregas de la saga iniciada por John Carpenter en 1978, y si bien el remake de Zombie del año 2007 fue en general bien recibido, esta continuación que se marcó un par de años más tarde no ha corrido con tanta suerte. Seré yo quien de inicio a la polémica afirmando que no sólo me parece una muy buena película, sino también una de las mejores de su director, e incluso me atrevo a decir que es mi segunda favorita de la saga de Halloween, superada únicamente por la original de Carpenter, para que os vayáis haciendo una idea.

Precisamente de Carpenter toma el paso inicial en este raro baile que se marca con uno de los mayores clásicos del slasher: el Halloween de Zombie comienza de forma muy similar a como comenzaba aquella secuela de 1981, es decir en la misma noche que en la primera película, con Michael Myers atacando el hospital donde Laurie Strode se recupera de su batalla con el asesino. Pero esto es sólo el principio porque muy pronto toda esta secuencia del hospital termina siendo un sueño/preámbulo de la verdadera trama, una transcurrida dos años después, en la que Laurie Strode debe lidiar con el trauma de su experiencia mientras Myers regresa para terminar el trabajo que empezó en la película anterior. Aquí es donde Zombie se desmarca por completo de la saga original y lleva la cinta a su propio terreno, ahondando más el lado psicológico de la historia al contraponer el mundo alucinante de Michael Myers (dominado por el fantasma real y alegórico de su madre muerta) con el desmoronamiento mental de Laurie, quien es retratada como una joven destruida psíquica y emocionalmente y cuya experiencia la ha llevado al borde del colapso. 

Decíamos antes que esta versión de Halloween 2 no fue bien recibida en su momento. Los motivos de este rechazo por gran parte del público son por un lado comprensibles: cuando realizó su primera Halloween (2007), Rob Zombie estaba en el punto más alto de su carrera y se había ganado el corazón de los aficionados al terror gracias a La casa de los 1000 cadáveres (2003) y Los renegados del diablo (2005), y a pesar de que muchos se quejaron de su reinvención del personaje de Michael Myers, su remake fue un éxito que le otorgó un mayor control creativo para esta secuela, un control que terminaría llevando hasta sus últimas consecuencias. Muchos de los aspectos de esta película son contrarios a lo que el público reconoce como una cinta slasher, no sólo por el aspecto psicológico y su mayor énfasis en la intimidad del asesino, sino también por su negativa a embellecer la violencia. Ya desde el principio, el Michel Myers de Zombie no muestra un asesino nada estilizado, un gigante que destaca sobre todo por una brutalidad de la que su director no nos ahorra ningún detalle, y no sólo por la forma en que destroza a sus víctimas sino por otras escenas como aquella en la que le vemos devorar un perro o por su presencia completamente sucia y similar a la de un vagabundo. Es sin duda el Michael Myers más monstruoso de toda la saga pero, paradójicamente, también el más humano: no sólo le llegamos a ver sin máscara sino que llegado el momento incluso habla, hecho que por sí solo se habrá sentido como un sacrilegio para muchos seguidores del personaje.

Claro está que a pesar de lo bien hilado que está el discurso de Zombie y de lo muy bienvenida que es su brutalidad después de las vergonzosas últimas entregas de la saga original, hay cosas que no terminan de funcionar y que quizás hayan influido en ese rechazo del público. Una de estas cosas para mí es el personaje de Laurie Strode, quizás el más pobre de la película, algo que se ve empeorado por un error de casting al dar el papel a la muy poco interesante Scout Taylor-Compton mientras se pone en un rol secundario a la muy superior Danielle Harris. El personaje de Laurie además resulta un tanto cargante puesto que se pasa casi toda la película llorando y gritando. Para colmo, un personaje interesante como el Sam Loomis de Malcom McDowell está muy desaprovechado y sólo interactúa con la trama principal justo cuando llega el desenlace de la película. Pero esto para mí son quejas menores; con el tiempo me he dado cuenta de que los motivos por los que la gente odió Halloween 2 son los mismos por los cuales a mí me gusta, y prefiero mil veces algo radicalmente distinto en vez de las repetitivas secuelas de la saga original. Esto para mí está muy por encima incluso de la pasión por el gore y el impresionante desfile de cameos de luminarias del horror. El final, además, es el mejor posible teniendo en cuenta la dirección que Zombie toma con la película y mucho me temo que tendrán que ignorarlo por completo si quieren hacer una tercera entrega tal como he escuchado. Entretanto, si no habéis visto esta, hacedlo lo antes posible. 

4 comentarios:

Israfel dijo...

A mí me gustó mucho también esta peli, aunque no sea perfecta. Mucho mejor que encontrarse con el previsible body count de siempre.

Arion dijo...

No la he visto todavía. Pero sí ve las anteriores de Rob Zombie. Por cierto, leí tu post sobre What We Do in the Shadows y me pareció muy bueno. Justo ahora acabo de escribir sobre la película en mi blog, así que te invito a que lo visites:

www.artbyarion.blogspot.com

Me encantaría que te sumes como seguidor a mi blog, y por supuesto, yo haré lo mismo. Y si además puedes dejarme algún comentario, te lo agradecería bastante.

Saludos.

Anónimo dijo...

En algunas cosas coincido y en otras para nada.

Que es la segunda mejor película de toda la saga me parece una barbaridad, más allá de que respete tu punto de vista. Las pelis de Rob Zombie se me hacen demasiado chabacanas, entretenidas es cierto, pero muy chabacanas, carentes de toda sutileza.
Carpenter en Halloween 2 le da una clase de buen pulso para manejar el suspenso sin caer en lo ordinario.

Sí coincido mucho en que el papel principal hubiera sido bueno para Danielle Harris, una de las actrices más bonitas en mi opinión.

Juan Daniel Peregrina Ríos dijo...

Justamente hoy terminé de ver esta peli, era la última que me faltaba para acabar con la saga de Halloween, y siempre leí sus reseñas que me gustaron mucho y además compartía bastante las apreciaciones que me dejaron esta saga. De esta entrega me gustaría comentar que el trabajo artístico en la iluminación fue muy bueno, en general no me gustó simplemente pq no comparto la estética de R. Zombie, el gore excesivo, la parafernalia oscura y la música incidental. Un acierto fue el desligarse del argumento original para dar paso a su propio estilo pero malogra al personaje de Laurie (además de que la interpretación fue mala) y degrada a Loomis lo cual no le vi sentido.

De la saga me quedo con:
La original de John Carpenter como obra maestra del Terror.
Como película buena y recomendable: H2 (excelente secuela y fiel a su predecesora), H4 (Bien hecha y me hubiera gustado como final definitivo), El origen (Excelente remake Zombie se luce).
Como película regular y no muy recomendable: H5 y 6 (Ideas desaprovechadas y demasiados problemas en su realización). y tmb añadiría esta última, que no es la gran cosa pero volvería a verla.
Como película mala y no recomendable: H20, no entiendo pq todos acuerdan que fue de las mejores, para mi fue malísima, no hay buen guión, no hay dirección, no hay argumento, actuaciones olvidables, mala fotografía y música, simplemente no hay Arte.
Como basura: H resurrection, simplemente un fiasco.
Y H3 que es completamente ajena a la saga comparto su opinión de buena, recomendable y entretenida.