martes, marzo 31, 2009

Reseña: Pulse 2 (2008)

Podemos decir abiertamente que Pulse 2: Afterlife (2008), una secuela directo-a-DVD del remake americano de Kairo (2001), fue una película que se coló literalmente por debajo de la mesa. Una continuación que ciertamente nadie pidió, seguía además los pasos de una película bastante mediocre, y aunque es cierto que en ella encontramos atisbos de lo que pudo haber sido una buena historia, resulta tan evidentemente pobre de medios y ejecución que lo único que consigue es dar vergüenza ajena.

La continuidad con su predecesora es sólo en cuanto a la premisa principal: a pesar de que Pulse 2 transcurre en el mismo mundo post-apocalíptico de la primera parte en el que unos fantasmas "salidos de Internet" se han apoderado del planeta y desterrado a los escasos sobrevivientes a apartados refugios lejos de toda tecnología, ninguno de los personajes de Pulse (2006) aparece aquí. En vez de eso, esta secuela se aleja un poco de la mirada global de la anterior para centrarse en apenas un par de personajes. Al mismo tiempo la trama gira en torno a un drama familiar compuesto de adultos cercanos a los cuarenta, lo que rompe con el tono juvenil de la primera parte. Es esta trama familiar, curiosamente, lo más interesante de la película, y no tanto por la historia en sí sino por la forma en la que está contada: la frenética búsqueda de una niña por parte de ambos progenitores, dotada también de una dualidad en el punto de vista de la narración: la historia está vista tanto por el lado de los muertos como de los vivos. Este detalle en particular es lo suficientemente curioso para dar cierto ánimo a la película, y es con toda seguridad el único aliciente que puede tener.

Por desgracia, todo el resto resulta tan vacío y pobre que llega a desesperar. La película tiene, incluso para los estándares del formato doméstico, una pinta tan barata que deja demasiado en evidencia la carencia de medios con la que ha sido compuesta. El aspecto de los fantasmas (lo único bueno de su antecesora) ahora es diferente, para nada amenazante y por completo carente de imaginación. Pero lo más insultante de todo es que la película muestra un abuso de la "pantalla azul" hasta límites absurdos, y con esto me refiero a que incluso escenas en la que los personajes están en un simple dormitorio son realizadas a través de un montaje digital. El efecto resultante descoloca tanto al espectador que distrae del visionado, perjudicando incluso momentos que muestran cierta promesa, como por ejemplo esa primera escena en la que un personaje misterioso se dispone a salir a la calle no sin antes prepararse con un traje rojo "anti-fantasmas".

Llegado un determinado momento la película muestra una escena que en un principio parece que sobra y que no lleva a ningún lado, hasta que nos enteramos de que no es más que un adelanto de la tercera parte que fue rodada casi simultáneamente y estrenada en formato doméstico pocos meses después. Pero de esa hablaremos otro día. De momento conformémonos con saber que estamos ante una secuela bastante pobre cuyos mejores detalles se encuentran hundidos por un desarrollo carente de todo atractivo y que (mucho me temo) no disfrutarán ni siquiera aquellos que hayan gustado de la primera parte.

5 comentarios:

Davo Valdés dijo...

No he querido ver Pulse por que no he visto Kairo. Sin embargo te agradezco la reseña para evitarme la pena.

¡Saludos!

Sir Laguna dijo...

Por poco empatamos en la reseña... tambien fue la ultima sobre la que escribi. http://cinedehorror2.blogspot.com/2009/03/pulse-2-afterlife.html

Almas Oscuras dijo...

bufff... la descarté. Me daba una pereza enorme. No soporto la primera parte, así que directamente prescindí de su continuación. Por lo que veo no me equivoqué demasiado...

Saludos

Hombre Lobo dijo...

Davo Valdés: yo le recomendaría que viera la original, es realmente muy buena. El remake americano es totalmente prescindible, pero si por algún motivo termina viéndola, al menos que sea después de haber visto la versión japonesa.

Sir Laguna: me he sorprendido al ver su reseña. Créame cuando le digo que ha sido pura causalidad. Es curioso: esto me sucede a menudo con usted y con el blog del señor John Trent, como si ambos estuviésemos viendo las mismas películas al mismo tiempo. Da hasta miedo la cosa.

Almas Oscuras: de Pulse 2 se puede pasar tranquilamente. Es interesante en algunas cosas, pero lamentable en su ejecución. Parece (y no exagero) el trabajo de clase de unos estudiantes de primer año de cine. Esto me parece muy triste teniendo en cuenta que el director, Joel Soisson, no es ningún novato en esto del cine de terror, sino que tiene un currículum bastante largo como productor, director y guionista.

Saludos a todos.

DanCreep dijo...

Una Burla cínica y descarada a la original, que basura, pero solo la supera la 3 parte