sábado, diciembre 24, 2005

Reseña: Romasanta (2004)

A finales del siglo XIX, en los predios rurales de Galicia, un vendedor ambulante de jabones se convirtió en uno de los primeros asesinos en serie de España (si no el primero), al descubrirse que había sido el responsable de un gran número de cadáveres, a menudo utilizando la grasa de sus víctimas como materia prima para sus productos. Este hombre alegó en su defensa una supuesta condición de licántropo que, si bien nunca fue demostrada, al menos consiguió librarle de la muerte gracias a un indulto concedido por la propia reina. La historia de Manuel Romasanta, el hombre-lobo de Allariz, ha inspirado numerosos libros y artículos, por lo que resultaba obvio que vería la luz en forma de una película. Y es que, en su momento, Romasanta (2004) fue una de las apuestas más ambiciosas de la ya difunta Fantastic Factory, y de todas sus películas, quizás sea la que más se aleja de los preceptos típicos de serie B en busca de "algo más", que lamentablemente no consigue.

El director, Paco Plaza, quien ya se había hecho un hueco con su thriller El segundo nombre (2002), intenta repetir aquí, sin lograrlo, los elementos que hicieron de su debut un acierto ante la crítica: afincarse más en el aspecto psicológico y sutil de la historia en lugar de ceder a los preceptos formales del horror. El resultado, sin embargo, no es el producto "respetable" que buscaba, sino una película que ostenta una grave crisis de identidad, sin un criterio claro, una historia anodina y aburrida que se la pasa saltando desde el típico thriller hasta los vericuetos del period-piece o dramón decimonónico, intercalando los crímenes de Romasanta (interpretado por un Julian Sands que simplemente repite el personaje silente y misterioso que le hemos visto tantas veces) con la historia de una pasión adúltera que mantiene con su cuñada (interpretada por... ella), al mismo tiempo que se concentra en representar un costumbrismo localista que se cae por incoherente: el vestuario de los personajes es demasiado extravagante para tratarse de un ambiente rural gallego, especialmente en el caso de Romasanta, que es representado en el póster con una pinta muy al estilo de The Shadow. Entre este desquicio de temas, Plaza intenta meter con calzador una discusión nimia sobre el conflicto entre ciencia y superstición. Es como si el director hubiese querido hacer algo parecido a Drácula de Bram Stoker (1992) sin decidirse nunca por el camino a seguir.

Como suele suceder en estos casos, el gancho publicitario de "basado en un hecho real" tiene muy poco que ver con la realidad misma, ya que difícilmente lograremos encontrar en esta película un reflejo fiel de los hechos que rodearon la leyenda de Manuel Romasanta. La cinta no funciona como una película de terror (más que nada porque es aburrida), tampoco como una historia de licántropos (sólo hay una transformación en toda la película, y es testimonial), ni como costume-drama, ni como historia de amor (la química entre el Sands y la Pataky es nula) ni como nada. Cuando mucho serán salvables algunas escenas que buscan reflejar el marco de leyenda rural que tiene esta película, planos de los bosques con los que Plaza intenta marearnos para que no nos demos cuenta de que no tiene nada de carne en el asador. Eso y la secuencia de la carreta, que realmente me gustó. En definitiva, una película que quiere parecer más inteligente de lo que es, y eso señores, es un verdadero crimen, y no los del lobo gallego.

4 comentarios:

EE dijo...

llevo mas de una hora leyendo las reseñas de tu blog y debo decir que mi lista de peliculas por ver crecio de manera inaudita...
excelente blog!
(by the way Skeleton key me parecio genial)
(con ganas de ver Ginger Snaps!!!)
(Espero leer algun dia tu reseña de una película de terror que vi hace muchos años y que no me dejo dormir durante muchas noches..."los usurpadores de cuerpos" algo asi se llamaba jajajaja)
saludos,
ee

protheus dijo...

Bueno, dificulto que salte el Atlántico. Afortunadamente, por lo que leo de tí.

Angel Negro dijo...

Me encanta tu blog, soy fan del cine gore y de terror desde que tengo 8 años, muchas de las peliculas que mencionas son mis preferidas. Soy Oscura desde hace 34 años, me conocen por Lilíth El Angel Demonio.

Me ha encantado tu blog y espero visitarlo muy a menudo..¡¡actualizalo!!

Yo ahora estoy aficionandome mucho al genero nipon y coreano, no los remakes americanos "Dos Hermanas" , "Ichi the Killer", "The Eye","Auditon".Necesitaba un cambio despues de tantas pelis de adolescentes americanos hormonados que chillan a la primera ;)

Si quieres visitar algun dia mi blog seras bienvenido, pues eres de los mios de los que aun ningun film de terror les ha hecho estremecer, Aunque me queda por ver el "Exorcismo de Emily Rose"

Enhorabuena tienes buen gusto en tu seleccion de cine.

http://sentimientosnegros.blogspot.com/

ifrit dijo...

Podía haber sido peor. Yo me quedo con que sale Ella (la escena de la bañera es de lo mejor del cine español XD y los figurantes son de Oscar, por lo menos. qué sentimiento, qué entrega, qué todo!