miércoles, agosto 24, 2005

Reseña: El maquinista (2004)

Desde hace algunos años, Filmax ha estado luchando por convertirse en la referencia ineludible del cine de género español. Después de varias películas, puedo decir que El maquinista (2004) es, sin duda, su mejor esfuerzo hasta la fecha. Rodada en Barcelona (aunque en inglés), esta película puso en primera fila a su director, Brad Anderson, y a su estrella principal, Christian Bale, en lo que fue para mí uno de los estrenos más memorables del año pasado. Quizá muchos no estén de acuerdo en que la incluya en el mismo grupo de las películas de terror puro y duro, pero pienso que la atmósfera de tensión creada por esta cinta fue tan fuerte que difícilmente se le pueda encontrar una mejor categoría.

El maquinista parte de la historia de Trevor Reznik (Christian Bale), un operario de fábrica que, por motivos que en un principio ignoramos, lleva un año sin dormir. El desgaste físico al que se ha visto sometido durante ese tiempo hacen que camine todo el día como un zombi, y han reducido su cuerpo a una delgadez alarmante, comparable a la de esas viejas fotos del Holocausto judío. A través de la película asistimos a su rutina de trabajo, a su costumbre patológica de lavarse las manos a cada momento, y a la relación que lleva con dos mujeres: una prostituta (Jennifer Jason-Leigh) y una camarera de aeropuerto (Aitana Sánchez-Gijón), que le proporcionan, respectivamente, un consuelo carnal y emocional. Pero entonces, coincidiendo con la llegada de un nuevo operario a la fábrica, Trevor comienza a sufrir alucinaciones que le revelan que podría ser víctima de una conspiración en su contra.

El director de esta cinta, Brad Anderson, no es ningún novato a la hora de presentar historias de atmósfera densa y fuerte. Al igual que en su anterior película, la historia se va desenvolviendo lentamente revelando la psicosis de Trevor (así como su pasado) como si fueran las capas de una cebolla. Pero lo importante no es la historia en sí, sino el como se va mostrando a nuestros ojos, esa cadencia narrativa que nos mantiene en tensión constante y nos hace, como Trevor, mirar por encima del hombro y sentir la desesperación de su quizá-no-tan-fortuito insomnio. Tanto es así, que poco importa el hecho de que el final te sorprenda o no (no me estoy jactando, pero creo que a partir de la mitad de la película es bastante obvio de qué se trata exactamente esta "sorpresa"). Lo esencial no es el final, sino la manera como te han llevado hasta él, en una historia con demasiados tintes a Kafka y Dostoievski como para creer en coincidencias.
Gran parte de este maravilloso ambiente lo proporciona sin duda Christian Bale, un actorazo que me sorprende otra vez. Bale es el alma de la película, y no solamente por su dramática pérdida de peso para el papel (un poco más de 28 kilos), sino por su innegable talento para los personajes límite. La verdad es que la cinta no sería lo mismo sin él. Se trata de una de esas ocasiones en las que el éxito de una película de género recae sobre los hombros de su intérprete.

Independientemente de si se le considera de género o no, la verdad es que El maquinista es de las películas más recomendables que he visto últimamente. Verla es hacerse a uno mismo un favor.

8 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Noel dijo...

¡Malditos spams del diablo! No se preocupe, que seguro que Blogger ya está desarrollando la vacuna.

Yo lo que quería decir es que Christian bale debería, a estas alturas, tener una vitrina llena de Oscars y demás premios gordos. Lo de este hombre no es ni medio normal: ha interpretado TODO TIPO DE PERSONAJES y nunca lo ha hecho ni siquiera un poquito mal. Un grande, sin duda.

Anónimo dijo...

Lino
Me parece increible que no nominaran a Bale por esta pelicula. De verdad la pelicula es muy buena, aunque me hubiese parecido mejor si hubieran dejado algunas cosas abiertas para interpretaciones.
Sin duda hay que ver que nos ofrecera Anderson con su nueva pelicula, The Crazies.

Hombre Lobo dijo...

Efectivamente, "The Crazies" es un remake de la película homónima de George Romero, así que aparte de imprimirle su toque, veremos qué hace Anderson con el material original.

Juniper Girl dijo...

Bale es tremendo. Nunca lo olvide despues de que vi el imperio del sol cuando era chiquita.

Anónimo dijo...

amigo te recomiendo que cambies el fondo de las letras, leerlas en blanco y fondo negro da dolor de cabeza, ley un par de reseñas y al llegar a esta ya no podia con el dolor y el mareo.