viernes, mayo 26, 2017

Reseña: Alien: Covenant (2017)

A pesar de que se ha ganado un buen puñado de críticas positivas a su paso por la cartelera, en lo personal no puedo dejar de ver Alien: Covenant (2017) como un fracaso de nosotros como espectadores y una prueba palpable de que no siempre hay que darle al público lo que el público (cree que) quiere. En cierto sentido también es la muestra de un director como Ridley Scott capitulando ante las críticas de Prometheus (2012), una cinta que en retrospectiva he terminado apreciando más y que pese a su caótico desarrollo y sus innegables problemas, al menos tenía la virtud de querer hacer cosas nuevas y explorar ideas distintas, las cuales son dejadas casi completamente de lado en esta secuela con el único objetivo de dar al público otra película de Alien (1979) con los mismos elementos que la hicieron famosa. El resultado es atractivo, sin duda, y con el dinamismo y la calidad que podemos esperar de alguien como Scott, pero también es una película mucho más convencional y cuyas mayores virtudes se sienten muy vistas ya.

La película parece entender esto y ya desde el principio parece empeñada en corregir el rumbo de la saga hacia derroteros más acordes con lo que el público esperaba de ella: si eres de los que esperaba conocer lo que se anunciaba al final de Prometheus y ver respondidas aquellas preguntas acerca de los Ingenieros y el por qué deseaban acabar con la raza humana, pues lamento decirte que te vas a quedar con las ganas porque nada de eso se explora aquí. Por el contrario, Alien: Covenant se centra en otro grupo de exploradores humanos con su propio drama y su propio objetivo, y una vez que se retoma el argumento de la película anterior, el guión se encarga de despacharlo en un par de escenas y seguir su propio camino hasta desembocar en la aparición del xenomorfo clásico. Cuando esto ocurre la película se vuelve, en mi opinión, mucho menos interesante y se dedica simplemente a repetir el mismo esquema de las anteriores sin prácticamente ninguna variación.

A pesar de que la fotografía y la estética están al mismo nivel de entregas anteriores, hay una seria falta de consideración a la hora de montar un argumento interesante. No hablo aquí por supuesto de las decisiones tontas por parte de los personajes o de la muy poco creíble forma de actuar de lo que se supone son un grupo de científicos espaciales, sino de que el mayor número de persnajes (es decir, víctimas) de la película ha hecho que estos sean menos importantes y dibujados apenas con un par de brochazos que en ningún momento serán explorados. Esto es tremendamente evidente durante el tramo final, cuando la película se convierte en un slasher film del montón y en un enfrentamiento con la criatura en los pasillos de la nave muy predecible y sin nada de la tensión que lograron otras entregas. Tampoco ayuda la insoportable protagonista que se pasa media película llorando. De hecho, el único que salva esta historia de la mediocridad es, una vez más, Michael Fassbender en un doble papel que es por un amplio margen lo más destacable de la película y a quien parecen haber dado las mejores líneas de diálogo y los mejores momentos de una cinta mucho más trash de lo que había esperado.

Por supuesto, muy probablemente no estéis de acuerdo conmigo, visto que ya incluso Prometheus parecía dividir al público de forma irreconciliable. Así que si lo que estáis buscando es simplemente otra película de monstruos que repita los esquemas clásicos de Alien aunque sea de forma superficial, quizás veáis esta entrega de una forma más positiva. Si por el contrario estáis esperando algo distinto que explore las ideas que su antecesora contenía acerca de la creación y la mitología de ese universo que Scott nos había presentado, me temo que os llevaréis una gran decepción. Por mi parte, a pesar de sus innegables logros técnicos y del hecho de que se trata de una película aun así bien hecha, la idea de un director veterano como Ridley Scott forzado a tirar por la borda todas sus ideas y reconducir todo a algo más convencional simplemente para darle al público lo que quiere es algo que me deprime, así que me es imposible recomendarla.

4 comentarios:

DEVILMAN dijo...

Esa division de estilos es bastante evidente y ciertamente apunta a como querian que esta pelicula fuera mas aceptada por el publico. Por eso el titulo - muy mal elegido a mi parecer - de Alien y no Prometeus.

En lo personal a mi me resulto a la inversa; el inicio mas "convencional" me gusto y encaja bien con su tramo final (muy apresurado) a tal punto en que si le extirpan toda la secuencia intermedia nadie se enteraria.

Fue en la seccion intermedia donde todo mi interes murio por las piruetas narrativas que sacaron para mal cerrar el ciclo de Prometeus. Total que como Prometeus 2 se queda a medias y como Alien....tambien

Hoy elijo y comparto dijo...

Muyy buena reseña!!! super completa. Muy sorprendida con tu blog, recien lo descubro. Aprovecho para invitarte al nuestro en el cual nuestro ultimo post es sobre cine.
http://hoyelijoycomparto.blogspot.com.ar/2017/07/premio-platino-del-cine-iberoamericano.html
saludos desde mar del Plata!!!

Renaissance dijo...

No ha llegado a gustarme el giro...se nota que no llegamos a tener un Prometheus 2 y que está vendría a cubrir el hueco entre ambas sagas, pero choca mucho con un desarrollo predecible en el que eliminan de un plumazo los cabos sueltos de la anterior (los ingenieros todos muertos, y Liz Shaw también. Así nos ahorramos una trama y crear una sociedad alienígena).
Además, respecto a los personajes, parece que los únicos bien desarrollados son David 8 y Walter, y que el resto es una tripulación genérica.

Krueger dijo...

A mí me parece que las precuelas están mal planteadas desde Prometheus. El guión original de John Spaihts se llamaba Alien Ingenieros y le daba cien vueltas a esto contando de un tirón el origen de los Aliens.
En cuanto a la lógica de esta película, es asombroso lo tontos que son estos colonos, aún peores que los de la Prometheus. Un planeta plagado de hongos, virus y bacterias que nuestro sistema inmunológico nunca ha catado y se ponen a pasear por allí sin protección, hasta mascando el trigo. Eso sí, bien que llevan armas.
En cuanto a la suplantación, no se veía venir desde la pelea. Se veía venir desde que dijeron Fassbender IBA A INTERPRETAR A DOS PERSONAJES.