lunes, mayo 11, 2009

Reseña: Viernes 13 parte 6 (1986)

Es 1986 y el hombre tras la máscara ha vuelto. El estreno de Viernes 13 parte 6: Jason vive (1986) marca el final de la "trilogía de Tommy Jarvis" y la entrada de la saga en el terreno de lo sobrenatural al sacar a Jason de su tumba, esta vez literalmente y sin ambigüedades. Si bien no resulta una película tan sólida como las primeras entregas, está a años luz de la quinta película en cuanto a calidad, y representa otro paso hacia delante en lo que fue la consolidación del personaje en icono indiscutible del cine de terror, algo que sólo fue posible (al parecer) tras abandonar las ideas originales de la saga en cuanto a su némesis, que en esta película hace una última aparición, esta vez sí como héroe.

Gran parte del mérito lo tiene el director y guionista Tom McLoughlin, quien no solamente ignora por completo la fallida quinta entrega, sino que da a la película un marcado giro hacia la comedia: Jason resucita por medio de un rayo igual que los antiguos monstruos de la Universal, y las muertes son fantásticamente exageradas. El mismo Tommy es interpretado por Thom Mathews, un actor a quien ya habíamos visto en El regreso de los muertos vivientes (1985), y que también da a su personaje el mismo toque cómico que ya habíamos presenciado en la mencionada comedia de zombis. En cuanto al argumento, este se desarrolla tan rápidamente que casi no nos enteramos de que va, pero parece ser que tras salir de su tumba Jason se encamina hacia su antiguo hogar, ahora rebautizado Forest Green, donde está a punto de abrir un nuevo campamento de verano lleno de jóvenes fiesteros y libidinosos, a los que por supuesto irá cargándose uno a uno.

El Jason de C.J. Graham (que no era ni siquiera un stuntman profesional) es considerablemente bueno teniendo en cuenta todo lo que tuvo que hacer. Se trata en esta ocasión de un Jason más atlético cuya performántica le hace parecer asombrado de sus propios poderes: de apenas un cadáver ambulante cubierto de gusanos (la escena del desenterramiento es sin duda genial), Jason pasa a arrancar miembros, volcar caravanas, doblar a un policía por la mitad e incluso acosar a un grupo de niños, eso sí, siempre sin abandonar el tono ligeramente cómico de sus apariciones, que McLoughlin parece sacar directamente de las monster mash de los años cuarenta. El resultado es bastante bueno, quizás no como película de terror, pero sí como una manera de traer la saga a un camino que se ahondaría en las secuelas posteriores, destruyendo las posibilidades terroríficas de la saga, pero encumbrando al gigante de la máscara de hockey como imborrable icono pop.

Por supuesto no puedo cerrar la reseña sin mencionar el que sin duda es el mayor acierto de la película: su gloriosa banda sonora compuesta por Alice Cooper. Es este el punto más alto y destacable del modesto pero eficaz regreso de Jason a su imparable saga cinematográfica.

5 comentarios:

Sam_Loomis dijo...

Una de mis entradas favoritas de la serie. Como bien dices el soundtrack es efectivo, la presentación del título de la película con Jason haciendo su mejor imitación de James Bond, y muchos detalles más...

¡saludos!

Sir Laguna dijo...

Mi favorita de la serie!!! un Jason brutal (incluso acechando niños! aunque no les haga nada), una genial canción, la segunda batalla final mas interesante de la saga (en el Crystal Lake y rodeados de fuego!) y varias referencias a Frankenstein.

Esta pelicula me pone de buen humor

MonoRojo dijo...

La primera peli de Jason que vi cuando 6 años , todavía me acuerdo del intro con jason saliendo de su tumba arrancando corazones y usando una vara oxidada de metal como lanza

Criss Cross dijo...

Todavia no he temrinado de verme la saga pero esta tambiene s sin duda mi favorita (Con la 2). Jeje pense que muchos de ustedes fanaticos no les gustaria precisamente por su giro de comedia ... eso es lo que mkas me gusta en esta. Y bueno .. la canción de cooper ya es historia.

ASTRAKUS dijo...

¿Nadie menciona que sale la "niña de las estrellas" en el papel de superheroina rubia?