jueves, noviembre 20, 2008

Reseña: Saw 5 (2008)

El tagline de Saw 5 (2008) rezaba "no creerás como termina", lo cual no deja de ser curioso dado que la quinta entrega de esta saga, de hecho, no termina, y no parece en el fondo más que la introducción de lo que será la inevitable sexta parte. Tanto es así, que la hora y media de metraje que dura no parece estar tan interesada en hacer continuar la historia como en expandir aquello que ya habíamos visto en entregas anteriores, siguiendo eso sí el mismo esquema de doble argumento empleado a lo largo de toda la saga.

Saw 5 recupera, además, la estructura de la segunda parte mostrándonos a un grupo de personajes atrapados juntos en una serie de trampas de las que sólo podrán escapar aprendiendo a seguir las ambiguas reglas ante ellos trazadas. En esta ocasión, por desgracia, dichas trampas no resultan demasiado interesantes, y la auténtica relevancia de dichos personajes es uno de los muchos misterios que aparentemente se han dejado para una sexta entrega. Para colmo su predicamento está dotado de un guiño autoconsciente: digamos simplemente que estos personajes saben que están en una película de Saw y actuan como tal. El segundo eje argumental es, como no, la investigación que se realiza en torno a los crímenes de Jiggsaw y de su posible secuaz, a quien ya conocimos en la entrega anterior y que aquí se nos muestra con todo y su trasfondo anecdótico que relata cómo llegó a convertirse en el alumno aventajado del asesino en serie protagonista de la saga.

Dicha investigación no resulta, a decir verdad, demasiado interesante, y la verdad es que resulta extraño ver la exasperación que llega a provocar una película en la que las grandes preguntas que se había realizado el espectador en la cuarta entrega siguen sin resolver, ocupado casi todo el metraje en perpetuos flashbacks dedicados a la relación maestro/discípulo que, para colmo de males, incluso se dedican sin ninguna vergüenza a reciclar escenas y metraje de las películas anteriores, con lo que se hace más evidente que nunca el intento por estirar la saga más de lo necesario. Aunque sigo admirando la tenacidad de sus responsables en dotar de unidad todas y cada una de las películas de Saw, cada vez se hace más palpable la sobrexplotación de una franquicia que había quedado razonablemente bien cerrada en la tercera entrega y que ahora se ha extendido a niveles innecesarios. Aquellos que hayan disfrutado estas películas en su faceta más superficial (básicamente, lo grotesco de cada una de las trampas) tampoco saldrán demasiado satisfechos, ya que estas no son tan atractivas como en entregas anteriores, e incluso la participación del carismático Tobin Bell se ve seriamente reducida.

Eso sí; la auténtica sorpresa final de Saw 5 ha sido darme cuenta de que, realmente, no hay final sorpresa, ya que si nos fijamos bien todas las entregas de la saga terminan más o menos igual. Confieso que el clímax tiene su lado de emoción debido a las sabias artes manipuladoras de un serial que conoce bastante bien sus propios trucos, y la ya anunciada sexta parte volverá a atraer a todos los que han picado con esta quinta y las otras. Si ofrecerá una conclusión a la macro-historia del Jiggsaw Killer y su legado o si por el contrario se irá por esa espiral de la explotación que sólo puede terminar en autoparodia es algo que todavía está por verse.

5 comentarios:

Captain Howdy dijo...

No me gustó, por los motivos que tú mismo apuntas y porque el final se huele a leguas (si a eso se le puede llamar final).
A mí me pareció un largo prólogo a la ya oficial sexta secuela... esto ya no da más de sí!

Salu2

Jon Heiner Diaz dijo...

En cambio a mi si me gustó,te invito a que leas mi reseña, creo que yo terminé por asimilar estos films, en el que su mayor logro es la conexión que han tenido cada uno de ellos, no es fácil de hacer y se los valoro, y claro, es ya una serie que hay que seguirle la pista, el que no haya visto las 4 pasadas, pues se pierde. A la espera de la VI.

Ñako, señor de los vídeos dijo...

Bueno, como dice Captain Howdy, el final se huele a legüas, y está claro que desde acabó la tercera Saw ha basado la 4 y la 5 en recordar todo lo ocurrido y el porque de los actos de Jigsaw. Por otra parte es la saga del cine de terror que más me gusta, porque fue la que me llevó a este mundillo del terror, aunque estoy de acuerdo con que la saga se está alargando demasiaaado.

Ahora a esperar un añito hasta el esperado final, en el que lo que cabe preguntarnos si se acabará todo definitivamente o si volverám hacer un final abierto con posibilidad de... SAW VII??

Anónimo dijo...

a pesar de las buenas y malas criticas que se dice de saw 5, para opinion personal la saga de saw es lo meor de terror que han sacado en años. piensenlo

Anónimo dijo...

Según entendí, saw constará de 7 películas, todas ellas basadas en un cómic de los años 80'... aunque esto último no sé si es verdad o no. Rumores tanto como gustos y colores. El caso es que creo que en esta saga, sólo merece la pena ver las impares (la 1ª, la 3ª, y más o menos, la 5ª, y esta última sólo un día de domingo lluvioso sin nada que hacer), pues el resto es relleno y un intento de "aclarar" y "unir" la anterior con la siguiente. La 2ª no me gustó, pues no le veía sentido ya que todos morían. No había forma alguna de salvarse. Que vale que luego se explica el porque en el final, pero un final increíble no me quita el mal sabor de una hora y media. La 4ª es sencillamente pésima.