domingo, febrero 26, 2006

Reseña: Constantine (2005)

Dicen que tras el rotundo fracaso de las adaptaciones de dos de sus obras más famosas, Desde el infierno y La liga de los hombres extraordinarios, el autor de cómic Alan Moore se opuso a ser nuevamente asociado con la industria hollywoodense, a la que no negó sus obras pero sí su firma. Por eso no veréis su nombre por ningún lado en la película Constantine (2005), adaptación a la gran pantalla de su cómic Hellblazer, y que es también el primer largometraje de Francis Lawrence, nombre que resultará familiar a todo aquel que haya visto MTV más de dos horas seguidas.

En realidad, Constantine pertenece al mismo terreno y categoría de series de televisión como Buffy la cazavampiros o la película de semi-culto The Prophecy (1995), en el sentido de que se trata de un despliegue pop de un sinfín de símbolos y arquetipos de corte gótico y/o simbología cristiana. Esto es así incluso desde la descripción de su héroe, John Constantine (Keanu Reeves repitiendo en cierta forma su faceta más mesiánica), capaz de distinguir a los ángeles y demonios que se pasean entre nosotros y encargado de mantener el equilibrio en el eterno conflicto entre el cielo y el infierno. Pero el personaje está muy lejos de ser un héroe convencional: John siente una particular repulsa a su misión, y debido al cáncer que poco a poco devora sus pulmones, sabe que no le queda mucho tiempo, y que cuando muera, la suya será la primera alma que el Diablo vendrá a recoger personalmente.

La trama es un tanto caótica y sin sentido, mezclando la correspondiente mitología del enfrentamiento entre el Cielo y el Infierno con la conspiración oculta detrás de ángeles y demonios que luchan por hacerse con el control de la Lanza del Destino, un artefacto que puede ayudar a traer a la Tierra al heredero del mismísimo Lucifer. Todo esto aderezado con las aventuras del propio Constantine y su interacción con una mujer policía que investiga la muerte de su hermana gemela, quien al parecer tenía fuertes conexiones con el mundo de los espíritus. Todo esto en menos de dos horas (!). Afortunadamente, las carencias narrativas de la película son bastante bien compensadas por una estética envidiable; las visiones del Infierno como un mundo devastado por el fuego (con grandes parecidos, por cierto, a un apocalipsis atómico) te dejan bastante impresionado, pero además, la particular apariencia de los ángeles (como el arcángel Gabriel, quien en un gran acierto de casting es interpretado por una mujer) y el diseño de las criaturas semejantes a los cuadros de El Bosco son sin duda lo mejor de todo.

El principal defecto estaría en que la trama se va improvisando, con nuevas reglas y detalles apareciendo en cada momento, y no exentas de un particular sentido del humor. Por mi parte, yo no soy un entendedor de cómics, pero creo recordar que en su momento esta película fue duramente criticada por los fans de Alan Moore al darse cuenta de las libertades tomadas con la historia original, que van desde la fusión de varios personajes clave hasta el detallazo que fue cambiar la ambientación de Londres a Los Ángeles y la proveniencia del mismo Constantine, que pasa de ser el británico flemático de la obra original a convertirse en un americano con todas las de la ley.

En definitiva, se trata de una película bastante pasable y mucho más meritoria de lo que originalmente había pensado. Sus carencias a nivel de historia no son completamente resueltas por el despliegue imaginativo de su estética, pero al menos consigue impresionarnos lo suficiente. Constantine, en todo caso, resulta un deleite para los ojos, no para el cerebro.

11 comentarios:

J. P. Bango dijo...

Y a mi que me parecía un cruce entre Sin Noticias de Dios de Agustín Díaz Yanes y el Cielo sobre Berlín de Wenders..., sin garra ni punch.

Dcine dijo...

Pues a mi me gusto. Vale que no es ninguna obra maestra, que no pasará a la historia como una de las mejores adaptaciones de un cómic al cine, que es un poco caótica, pero como película de palomitas a mi me parece que no es nada despreciable, con esas visiones del infierno (como muy bien dices, con una apariencia de holocausto nuclear) o esas criaturas al estilo de los cuadros del Bosco (lo que han dado de sí a lo largo de la historia las obras de Dante y los cuadros del Bosco) y un personaje protagonista que es todo un antihéroe en toda regla, que se muere por momentos y que le añade un grado de mala leche que le sienta muy bien a la película. En fin, un comic en imágenes con el que te pasas dos horas en el cine muy entretenidas y nada mas. Que no es poco últimamente.

Barry Collins

Eki dijo...

Yo la disfrute batante, me encanto el exorcismo con el espejo y el enfrentemiento final con XXX y la posterior conversacion con YYY.

Hombre Lobo dijo...

Dios bendiga al señor Eki y sus comentarios "100% spoiler free". Lo que me recuerda aquella vez en que xxx descubrió que yyy era el verdadero padre de zzz.

El caso es que yo también disfruté mucho esta película.

asph dijo...

me esperaba menos, a mi me sorprendió positivamente porque me pareció bastante entretenida :)

Noel dijo...

Buff... Pues servidor se sintió un poco estafado (y eso que no se ha leído un solo tebeo de "Hellblazer"). Da la sensación de que hay una buena película, pero que está enterrada entre capas y capas de estilismo vacío e ínfulas autoriales.

John Trent dijo...

A mi me decepciono bastante. No sirve ni como divertimento basado en los efectos visuales, ya que estos lo que hacen es poner dolor de cabeza. No sirve como divertimento sin efectos visuales puesto que la pelicula por si sola no interesa demasiado. Como adaptacion ni idea, desconozco los comics. En definitiva, me aburrio.

Anónimo dijo...

Amigo.
Efectivamente la pelicula es mala.
Pero cometiste un error.


EL COMIC NO ES DE ALAN MOORE.

El nombre del autor no lo recuerdo definitivamente no es Alan Moore.

Hombre Lobo dijo...

Al amigo anónimo:

El cómic "Hellblazar" SÍ es de Alan Moore. Te lo aseguro, ya que fue él quien creó el personaje de Constantine. Tal como digo en el texto, fue el propio Moore quien decidió no aparecer en los créditos debido a su mala experiencia con previas adaptaciones de su obra. Por eso, en la película aparecen como único "creador" el artista que dibujaba a Constantine con él.
´
Cualquier información adicional, busca en la IMDB.

Juniper Girl dijo...

la pelicula no es la obra maestra pero ver a peter stormare como satan... ufff demasiado bueno!

Anónimo dijo...

keremos KULT ya!!!! La Muerte Es Solo El Principio