viernes, mayo 12, 2017

Reseña: Get Out (2017)

Get Out (2017), debut como director de Jordan Peele, está llamada a ser uno de los estrenos de terror a destacar de este año y por varios motivos. No sólo se trata de un impresionante primer trabajo de un artista más asociado a la comedia, sino que es una película que toma elementos ya conocidos y los reinventa gracias a una perspectiva poco habitual en el cine de terror de esta o de cualquier época: un trabajo de contenido claramente racial visto desde la perspectiva de un hombre negro, y que mediante una muy básica historia de misterio en la línea de The Twilight Zone consigue hablar sobre temas muy actuales y por lo general poco tratados en ficción como es el racismo de la clase "progresista", uno que no se manifiesta a través de la violencia o el odio sino de la condescendencia y la apropiación de una causa. Es una película que con muchos más detalles y lecturas de las que ofrece en un principio.

El mismo director Jordan Peele manifestó en una ocasión que la idea del argumento proviene precisamente de su faceta como comediante gracias a una anécdota contada por Eddie Murphy (quien originalmente era su candidato principal para el papel protagonista hasta que se hizo demasiado mayor para el personaje), así como la película Adivina quien viene esta noche (1967). Ambas, a pesar de no tener nada que ver con el género de terror, sí que tocan un tema bastante serio que sin embargo pocas veces se había tratado como tal: el miedo y recelo que el hombre negro siente hacia el hombre blanco, especialmente aquel que tiene poder, independientemente de sus supuestas buenas intenciones. Aquí los racistas no son miembros del Ku Klux Klan o votantes de Trump sino todo lo contrario: blancos acomodados de izquierdas, que abrazan entusiastas la cultura del "otro", que coleccionan souvenirs de países exóticos y que votarían por un tercer gobierno de Obama si pudieran, seres "post-raciales" que pueden darse el lujo de decir que han dejado todo el tema racial atrás porque no en realidad no les afecta.

Detrás de toda esta idea se esconde, como decíamos arriba, un argumento muy sencillo y una premisa que se puede resumir un pocas líneas: un joven negro que visita por primera vez a los padres de su novia blanca en un suburbio de clase alta y que descubre que algo en aquel lugar no pinta bien. Hay una maravillosa tensión y suspense logrados ya desde el principio puesto que la situación por la que hacen pasar al protagonista ya es inicialmente muy incómoda y genuinamente inquietante una vez que nos adentramos en el ambiente de esta familia de blancos pudientes y sus conocidos. Y lo mejor de todo es que ese ambiente de tensión se logra, como comentábamos, en medio de una atmósfera que en la superficie no se presenta como algo hostil. Lo fácil en este sentido habría sido algo como 2000 maníacos (1964), una película con la que se le ha comparado de forma errónea porque la violencia y el racismo de estos personajes no es tan evidente sino que subyace detrás de su trato condescendiente y su paternalismo. 

La verdadera naturaleza de la amenaza que se cierne sobre el protagonista de Get Out no es realmente una sorpresa, no sólo por su demasiado explícito trailer sino también porque la película en sí no hace muchos esfuerzos por ocultarlo y tampoco es lo principal. Pero sí es cierto que una vez que se revela el misterio y los elementos de horror se ponen sobre la mesa la película cambia de tono y se convierte en algo mucho más violento y entregado a un gore algo más convencional que, en mi opinión, es el único punto flaco que la película tiene. Este cambio de registro me recordó mucho, por cierto, a La cura del bienestar (2016), otra gran película estrenada este año que también cambiaba radicalmente de estilo en sus últimos minutos convirtiéndose en algo mucho más explícito y serie B. Esta además adereza los horrores con algunos toques de humor muy bien integrados, y es en general una película que invita a varios visionados. Reconozco que el hype alrededor de ella viene no tanto por la película en sí sino por su inusual perspectiva y por la forma en que aborda temas poco tratados en el cine comercial, pero aun así es muy recomendable y se queda contigo mucho tiempo después de verla. 

2 comentarios:

philomeno kthulhu dijo...

dankeschön, ya terminé de verla! y por cierto,... no incurre la película en aquello que parece estar criticando, cuando al final se descubre de qué va el asunto? es decir, (intentando no hacer spoiler) : cuando al final se descubre que la asistenta tal y el jardinero cual, y el otro y el otro tal y cual,... no se está incidiendo en la tesis liberal-"post-racial"-multikulti?
quiero decir, a la vista del contexto social que hace que la película sea tan interesante y venga tan a cuento ahora, no hubiera sido más certero y también más coherente con la "moraleja" de la peli, que la historia hubiera terminado confirmando las sospechas menos edificantes que la trama misma va alimentando? no sé si me explico, difícil sin hacer espoilers a lo bruto,... saludos de philomeno cthulhu ^{;,;}^

Ricardo Riera dijo...

No sé como contestar sin soltar un spoiler loco, pero sin entrar mucho en detalles, digamos que es como si todos pensaran que ellos podrían ser un mejor negro :)