miércoles, mayo 11, 2016

Reseña: Hush (2016)

En este blog ya hemos reseñado al director Mike Flanagan en dos ocasiones: con la excelente Absentia (2011) y la un poco menos pero también muy recomendable Oculus (2013). Para esta su tercera película de terror, Hush (2016), Flanagan acomete un reto muy diferente con una película completamente distinta que abandona el ángulo sobrenatural para abrazar un relato minimalista de invasión domiciliaria, y a pesar de que en esta ocasión no nos muestra nada que no hayamos visto en muchas otras ocasiones, el resultado está lo suficientemente bien hecho como para que merezca darle una oportunidad.

Confieso que me esperaba lo peor ya desde la premisa, puesto que la idea de una joven escritora (interpretada por la esposa y habitual guionista de Flanagan, Kate Siegel) que vive sola en una cabaña en medio del bosque y es de repente acosada sin mayor explicaciones por un asesino enmascarado es algo que se ha hecho muchas veces y en la mayoría de los casos muy mal. Hay un par de sorpresas, sin embargo, ya que no estamos aquí ante una cinta como I Spit on Your Grave (2010) (probablemente la más obvia referencia que se me viene a la cabeza en este momento) sino a algo por el contrario mucho más sutil y que nada tiene que ver con la venganza sino con la idea de una mujer que se niega a convertirse en víctima y que busca por el contrario imponerse sobre su agresor, algo que acerca más la premisa al estilo de You're Next (2013). Como extra, la cinta introduce en su argumento un grado más de dificultad al hacer de la protagonista una sordomuda, con lo que se plantea una disparidad entre ella y el asesino más allá de su talento para la violencia.

Este último ángulo tampoco es novedoso (creo recordar varias películas cuya trama tiene que ver con el enfrentamiento entre un asesino y alguien con algún tipo de discapacidad), pero a pesar de su escasa originalidad hay muchas cosas a destacar de esta película, siendo la principal de ellas (para mí al menos) la naturalidad que Flanagan da a los personajes, sobre todo al asesino a quien desde los primeros minutos vemos quitarse la máscara, algo que una película más convencional nunca hubiese hecho. A pesar de que en ningún momento se nos revelan o explican las motivaciones de este para cometer el crimen, la verdad es que dichos motivos no importan y aún así la cinta dota al personaje de una gran carga de humanidad al hacerlo falible, dado a perder el control en numerosas ocasiones y a recurrir a su astucia en aquellos momentos en los que se ve clara y temporalmente superado.

Por supuesto que hay también su buena carga de lugares comunes de este tipo de historias, y algunos aspectos del final se ven venir desde mucho antes, pero la atmósfera dada por la supuesta limitación de la protagonista (y digo supuesta por motivos que no voy a revelar pero que quien lea estas líneas muy probablemente podrá intuir), las actuaciones y la genuina tensión generada en varios momentos hacen que Hush destaque como una muy eficiente película de invasión domiciliaria, y aunque sin duda alguna es la más convencional de las tres entregas de terror de Mike Flanagan hasta el momento, se hace muy recomendable. 

6 comentarios:

Lady Ovejita dijo...

Pues así a bote pronto parece una historia bastante tópica. No he visto nunca nada de Mike Flanagan, pero igual algún día le doy una oportunidad.
Un abrazo.

Gervasio dijo...

Hay un detalle de verosimilitud que se me hizo imposible de digerir en este film. ¿Por qué el atacante recién a la hora de film decide romper el cristal de la puerta? No hay justificación en el guión para que no lo haya hecho antes. Y menos si me dicen que son cristales blindados, que nunca se usan en ese tipo de casas. El film se transforma rápidamente en un ejercicio absurdo, no en una narración con sentido y lógica.

Kurazaybo dijo...

Creo que fue gracias a este blog que decidí darle una oportunidad a Flanagan, al igual que muchos comencé con Oculus y quedé muy sorprendido con Absentia. En mi país se estrenó Somnia antes que Hush y pues también te la voy a recomendar, el desenlace la eleva muchísimo.

The Bloody Princess dijo...

Yo soy de las que no termina de entender el entusiasmo que se ha montado con esta película porque a mí no me pareció nada del otro mundo. Un Home Invasión con una protagonista más especial por su discapacidad pero, en definitiva, el asesino me pareció anodino y las motivaciones que le llevan a asaltar esta casa se quedan un poco el aire. Los asesinatos tampoco es que sean muy creativos y a las victimas tampoco las conocemos tanto como para que su muerte nos importe. Es una película que recomendaría para pasar un rato entretenido, pero nada más.

Del resto de la filmografía de Flanagan, he visto Oculus y me gustó y hace poco vi Absentia y la verdad es que me dejó un poco fría, ni fu, ni fa.

Un placer leerte como siempre y esperando cada nueva reseña con expectación.

Un saludo Ricardo ;)

Aida

Anónimo dijo...

Con todo respeto, la considero una de las peores películas que ví en mi vida. Aburrida y carente de suspenso. Cero tensión. Hice un sacrificio enorme y la vi hasta el final. Desde el momento que el asesino se saca la máscara, ahí se terminó la película para mí.

Pascual dijo...

A mi por lo que me han comentado, la peli no llega a enganchar.